infoNativa

Así la vemos: A votar y elegir la vida


18 de noviembre de 2023

Columna de opinión desde los adultos mayores, por Alberto Gómez.

Alberto Gomez

Ya estamos, ya la decisión debería estar tomada por la inmensa mayoría de la ciudadanía. Quedan solo 24 horas para que decidamos quien debería regir nuestros destinos, como sociedad, los próximos cuatro años.

Como decíamos la semana pasada, o vamos por un candidato que nos permita abrigar esperanzas, de poder exigirle con movilización, cambiar el rumbo en muchas de las políticas del actual gobierno. Movilizarnos para que el “nuevo” cumpla las promesas que nos hicieran en el 2019 para poder asumir el gobierno, aunque el Presidente (hoy “desaparecido”), nunca asumió el poder.

Si buscan cumplir con el odio antiperonista y popular, y votan al inestable opositor (asesorado por nuestro mayor endeudador y fugador) terminaremos de entregarnos al gobierno de ricos (el poder real) que nos ha llevado a esta crisis económica que hoy sufrimos. Han pulverizado los bolsillos de los más pobres, y agregan la entrega definitiva de la soberanía nacional, aludiendo a “tiranías”.

 

Que debemos exigirle a nuestro candidato si gana

En la interminable campaña, habló Massa de un gobierno de coaliciones, y hace unos días, aclaró que el BCRA., se podría “otorgar” en gran parte a la oposición.

Primero, se va a tener que explicar quienes serían esos opositores en el Banco rector, que los opositores en las urnas quieren “dinamitar”.

Además, antes de asumir nos deberían explicar que harán con lo que Traber explicara en estas páginas la semana pasada.

“el sistema financiero argentino se encuentra dedicado exclusivamente a la especulación financiera. Para fundamentar esto, …la base monetaria (el total de billetes emitidos en manos del público más lo depositado en bancos) actualmente es de 7,7 billones de pesos, mientras que lo depositado en instrumentos financieros, “leliqs, notaliqs y pases pasivos del BCRA”, suma 23 billones de pesos (un 300% respecto a la Base Monetaria) cobrando una tasa de interés del 133% anual”.

Todos sabemos que los Bancos, o mejor dicho los 10 principales –nacionales y extranjeros- son uno de los mayores ganadores de esa economía “extractiva” de nuestros bolsillos.

Entendamos, ese volumen de dinero no tiene contacto alguno con la economía real y genera emisión de intereses, (2,5 billones de pesos mensuales, 84,000 millones por día), mientras se denuncia que no hay plata, se generan recortes en educación, salud y vivienda para cumplir con metas de ajuste fiscal, impuesto por el FMI (traído por Macri, y ratificado por el ausente presidente y el Congreso).

Amerita urgente explicación por parte del ganador de mañana, como resolverá ese nudo especulativo financiero que nos esquilma.

Otro punto que debemos asegurarnos retomar, es el círculo virtuoso que Aldo Ferrer definía, “afirmaba que aquellos que se transformaron, que se industrializaron, cumplían tres condiciones. La primera es la inclusión social, la sociedad participa masivamente en el proceso de cambio. La segunda son los dirigentes nacionales, es decir que exista una elite patriota que acumula poder dentro de las fronteras y no vende el patrimonio nacional. La tercera, es la estabilidad institucional, porque la transformación genera tensiones que deben ser administradas”.

Por supuesto, subsistirán muchas promesas incumplidas del 2019 que deberán saldar los ganadores de la esperanza mañana.

Democratizar los medios, eliminar los secuaces opinadores de los medios de la vieja y trágica dictadura, desmenuzar los conglomerados periodísticos mafiosos, recuperar una Corte Suprema que no imparte Justicia, solo opera políticamente a su favor, etc.

Si,  son muchas cosas las que faltan, casi en la misma magnitud que la ausencia de plata en los bolsillos pobres. Si no se encuadran a los bochornosos empresarios nacionales acumuladores, y grupos transnacionales desestabilizadores, la efervescencia podría culminar en drama social.

 

Y la política, como la encararemos.

Leíamos la semana pasada la editorial de InfoNativa, y aunque parezca banal este pedido, deberemos reconstruir la política, la militancia, la discusión partidaria, etc., para evitar las situaciones actuales, que desde hace muchos venimos viendo deteriorar.

Decía, “De una democracia cómoda para el sistema político, y con un promedio de incomodidad inocultable para la enorme mayoría de los que habitan este suelo, es el barro que moldeó el balotaje que tendrá lugar la próxima semana” (mañana).

También nos explicaba, “De la justicia social enchastrada en el lodo celebrado por el eterno posibilismo del no se puede, que encubre el no se quiere”, edificó a Javier Milei, ofrecido por el liberalismo económico y el oscurantismo político.

Por eso, cuando retomemos la vida democrática normal, involucrémonos en la denigrada política, discutamos a los negacionistas, a los odiadores, a los anti todo lo que sea popular, tenemos que convencer que aún con sus defectos, carencias y faltas, la democracia es el mejor sistema de vida para nuestra ciudadanía.

Pero, los políticos deberán honrar su profesión (hacer política, no ocuparse del negocio de la politiquería), deberán ejercerla a favor de las mayorías, sin esconderse tras las cortinas de la oscuridad del poder real, siendo funcionales a los mismos desde donde operen sus gestiones.

Solo observamos los cierres de campaña de hace dos días, unos unidos por el espanto (Milei, Bullrich, Macri, Schiaretti) apelan en sus feudos apelan al fraude, como única propuesta para seducir al electorado.

 

CONCLUSIONES

Votemos a Massa, ya tendremos tiempo de exigirle cumplimientos de promesas, pero debemos pensar que solo podremos hacerlo en democracia, nunca bajo los peligros de una tiranía promocionada por los odiadores reunidos en el espacio opositor.

Para concluir, reseñemos todo lo dicho en la nota, recordemos la culminación de la editorial de InfoNativa la semana pasada.  “Cuando la Cámara Electoral informe el nombre del próximo Presidente, ese dolor social expresado en jubilaciones y salarios que no alcanzan, en changas que no cubren ni el plato de comida y en un bolsillo exhausto que no garantiza la vida digna, se agravará criminalmente con las consecuencias amorales de una política de ajuste brutal que explicita sin ocultamiento Javier Milei, que ponen en riesgo ingresos populares y la existencia misma de jubilaciones”

 

 

 

Alberto Gomez

Compartir esta nota en