9/1/2021

Cultura

#HistoriaNativa: A 203 años del Cruce de los Andes

El Cruce de los Andes comandados por José de San Martín fue un conjunto de maniobras militares realizadas entre el 12 de enero y el 9 de febrero de 1817.

Autor de la nota: David Acuña

David Acuña

Publicado el 9 de Enero de 2021


Imagen de la nota '#HistoriaNativa: A 203 años del Cruce de los Andes'

El Cruce de los Andes comandados por José de San Martín fue un conjunto de maniobras militares realizadas entre el 12 de enero y el 9 de febrero de 1817. En la misma cruzaron 4000 soldados regulares y 1200 milicianos que conformaban la Expedición Libertadora que desde las Provincias Unidas del Río de la Plata se envía hacia Chile y Perú con el objetivo de expandir la Revolución de Independencia y derrotar a los ejércitos absolutistas.

Recordemos que José de San Martín solamente libra un combate en lo que conforma el actual territorio de la República Argentina, el mismo había sido en San Lorenzo el 3 de febrero de 1813. Al año siguiente ya se encuentra a cargo de la gobernación de Cuyo preocupándose de diseñar la logística y conseguir los recursos para la creación de un ejército libertador. Al mismo tiempo que realizaba estas cuestiones, se dedicaba a gobernar toda una región. Pensándolo de esta manera, el recordado capitán ocupó más tiempo efectivo gobernando que guerreando en territorio de las Provincias Unidas. La figura de San Martín como político aún tiene mucho para contar en nuestras escuelas y universidades.

El 1 de agosto de 1816, el entonces Director Supremo Juan Martín de Pueyrredón decreta la creación del Ejército de los Andes nombrando a San Martín a cargo del mismo con el rango de Capitán General.

La base inicial fueron dos compañías de batallón de infantería, una batería con cuatro piezas de artillería y cuatro escuadrones del regimiento de Granaderos a Caballo, creado por el propio San Martín. Asimismo, se pone bajo su mando el cuerpo Auxiliar de Chile que había regresado derrotado en la Batalla de Rancagua, el mismo contaba con la comandancia de Las Heras. Junto a las tropas chilenas exiliadas venía Bernardo de O’Higgins, otra figura clave de la independencia sudamericana. El resto del ejército se fue conformando con la leva de civiles entre 18 y 30 años.

Paralelamente al ejercicio de gobierno y a la formación material del ejército, San Martín organiza un Estado Mayor. El mismo es el encargado junto al Capitán General de pensar la estrategia del ejército, ocuparse de la leva, de la obtención de los recursos, de la formación militar de la tropa, de la logística y al mismo tiempo tener prestas las armas por cualquier contingencia defensiva de la provincia. No hay duda que San Martín ejerció el mando de sus tropas y fue el alma de la estrategia, pero pudo serlo porque se preocupó de rodearse de personas aptas para el ejercicio del mando a las que le dedicó el tiempo necesario de instrucción militar, formación política e imbuirlos de la mística necesaria que todo cuerpo colectivo necesita para convencerse que la tarea que lleva adelante redundará en una victoria segura. El cruce de los Andes fue una hazaña militar, no hay duda, pero fue en mayor grado una épica política de todo un pueblo.

El cruce fue realizado por siete lugares.

Las dos columnas principales cruzaron por el Paso de Uspallata en Mendoza y por el Paso de los Patos al sur de San Juan. Ambas columnas llegaron a Chile el 8 de febrero para dar batalla en Chacabuco, cuatro días después, a las fuerzas realistas bajo las órdenes de Casimiro Marcó del Pont. Los otros cuatro cruces se realizaron: al norte, el Paso Comecaballos en La Rioja y el Paso de Guana en San Juan; y al sur, el Paso El Portillo Argentino en Tunuyán y los pasos El Planchón y Las Damas en San Rafael.

La gesta sanmartiniana es la prueba contundente de que cuando un proyecto político de liberación cuenta con la conducción adecuada y se hace encarnadura en el conjunto del pueblo no hay obstáculo que no pueda ser vencido.

Argentina y el resto de América Latina tiene mucho aún que aprender de su pasado.

Publicidad - Fatica