12/6/2021

Política

“El Canal de Magdalena nos permite pensar que la Argentina no es un callejón para sacar soja"

Lo afirmó el ingeniero Horacio Tettamanti en el marco del debate por la vía de navegación Paraguay-Paraná. Frente a este problema, el ex funcionario marcó su posición.

Publicado el 12 de Junio de 2021


Imagen de la nota '“El Canal de Magdalena nos permite pensar que la Argentina no es un callejón para sacar soja"'

La vía troncal de navegación Paraguay-Paraná une el corazón productivo del Mercosur. Por allí transita el 60% del comercio exterior del país, y anualmente circulan más de cuatro mil barcos que transportan productos por millones de dólares. 
Cabe destacar que el Gobierno Nacional, extendió la concesión por 90 días más a la empresa belga Jan de Nul para que continúe con su explotación. Frente al gran problema de soberanía que marca esta cuestión, y en el marco de un debate absolutamente necesario, en un escenario donde la Argentina está subsumida bajo el 42% de pobreza, el trabajo escasea y las certezas de un futuro mejor parecen esconderse cada día un poco más, Horacio Tettamanti, ex subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación durante el segundo mandato de Cristina Kirchner, sentó su posición. 
En diálogo con La Raíz del Grito, en primer lugar, se refirió a la palabra “hidrovía” y a la necesidad de entender el sentido que se le imprimió durante este tiempo. “Cuando empezamos a indagar sobre ella, determinamos que se trata de un fraude desde todo punto de vista. Lingüístico, porque es una palabra ajena al castellano. Segundo, no refleja ningún sujeto geográfico que hayamos conocido, porque en realidad no existe. A través de esa primera maniobra que pareció ingenua pero no lo es, se secuestró el sentido de las cuestiones.”

El huevo de la serpiente: sobre el decreto 949/2020 y las declaraciones de Alberto Fernández


“Es un engaño y la punta de un iceberg” que expone cuestiones superficiales que desvían la discusión hacia temas que son secundarios, explica Tettamanti que además ratifica que para él “no se escribió en la Argentina”. 

En este punto, hace referencia a la entrevista que brindara el propio Fernández a Pedro Rosemblat, donde expresó que “el problema de la hidrovía no es un hecho revolucionario” sino que se trata de “resolver un problema que tenemos nosotros para conectar el norte del país con la salida al atlántico. Para que eso pueda ocurrir necesitamos dragar mucho esos ríos. Esto quiere decir que haya permanente barcos que vayan cavando en el fondo del Paraná, sacando la arena y el barro, para que haya más agua y puedan ir barcos con más porte.” 

Seguidamente, Fernández enfatizó que ese trabajo “no lo puede hacer cualquiera y si lo tiene quisiera hacer el Estado tendría que hacer una inversión millonaria.”

Allí es donde se desdibuja aquella voluntad de asumir la decisión soberana anunciada en agosto de 2020 frente a los gobernadores de las provincias vinculadas a la vía troncal de navegación, y cede al discurso repetido hasta el cansancio por los medios hegemónicos de comunicación que el Estado no puede desarrollar cierto tipo de actividades. 

Tettamanti sostiene que el Presidente de la Nación “se equivoca” con estas declaraciones. Asimismo, plantea que el eje de la discusión debería estar en torno a la geopolítica, es decir, “cómo se navega y al servicio de qué intereses se colocan nuestros ríos. Decir que acá solamente se trata de un tema menor, de sacar barro y arena y reducir un aspecto tan significativo en la geopolítica argentina, que yo estoy convencido que es uno de los conflictos más serios que tenemos de cara al futuro, me parece que es algo demasiado grosero.”  
“Este modelo es la consecuencia del consenso de Washington, donde uno de los objetivos fundamentales era expulsarnos del agua. Nos quitaron los barcos, los puertos, los ríos, el océano Atlántico y nos obligaron a que todo lo que hagamos sea dentro del territorio como si el agua no fuera nuestra, y a que nos comuniquemos vía camión. Es evidente que un país de las características de argentina no tiene futuro con este modelo logístico. El decreto 949 no es otra cosa que la ratificación del mismo modelo lanzado hacia el futuro”, agregó.

¿Qué rol cumple el Canal de Magdalena?


Para Horacio Tettamanti tiene “una potencia geopolítica extraordinaria” porque viene a “reintegrar, restituir, recoger los pedazos de Patria tirados en el piso y empezar a unirlos”, tras el despojo que han hecho las políticas privatizadoras de los años 90, que se profundizaron durante el gobierno de Mauricio Macri.

“Hoy el Magdalena nos vuelve a permitir pensar que la Argentina no es una hidrovía ni un callejón para sacar soja. Es algo mucho más importante. Nos permite pensar una argentina marítima y fluvial que nace en el polo sur, que es el último punto de la Patria y termina en Posadas o en Formosa, con lo cual ahí empezamos a pensarnos de nuevo.” 

Lejos de ser anticuado, no caben dudas de que en el debate por la soberanía se hallan muchas de las respuestas indispensables para la crisis que atraviesa el país y amenaza con profundizarse. 

“La Argentina tiene problemas muy serios y tiene que poner al servicio al Rio Paraná y al Rio de la Plata y el Atlántico Sur para que sea el soporte del empleo, del trabajo y el desarrollo industrial”, agregó.

Es aquí donde tal vez estén las respuestas para generar trabajo digno, fortalecer la producción nacional y destinar los recursos de nuestro suelo a los intereses de nuestra gente.

 

 

 

Publicidad - Fatica