9/10/2021

Opinión

Así la vemos: Jubilados, pero no pasivos

"Adultos mayores, Pasivos, viejos o como nos llamen, pero con experiencia sobre quienes nos han llevado a ser una sociedad pobre, con extrema inequidad social." Columna de opinión desde los adultos mayores por Alberto Gómez.

Autor de la nota: Alberto Gómez

Alberto Gómez

Publicado el 9 de Octubre de 2021


Imagen de la nota 'Así la vemos: Jubilados, pero no pasivos'

Los Adultos Mayores no debemos asumir el rol pasivo que nos etiqueta la sociedad.

Seguro, en nuestras prolongadas vidas hemos cometido errores o equivocaciones, pero también dimos vida, trabajo, socializamos, y todo ese cúmulo de vivencias, nos concedió el más importante patrimonio personal, que atesoraremos hasta el fin, experiencia.

Esa veteranía, es mucho más importantes que la acumulación material. Los bienes pasan o ya nos son inútiles, la salud se apaga, pero la experiencia siempre la tendremos.

Como aplicarla. Transmitiéndola a los activos. Orientar a los que hoy, puedan estar cometiendo nuestros mismos errores o equivocaciones y solo vivan insolidariamente.

Nuestra adolescencia nos expuso el poder de lobby de la vieja oligarquía, junto a la pluma de los medios, sus cómplices, quienes con sus esbirros denostaron, desgastaron o ridiculizaron la política, mientras sus patrones golpeaban las puertas de los cuarteles para revolucionar la democracia. Recordemos, echaron un Presidente (caricaturizado, por los medios y esbirros, como tortuga) que había osado inmiscuirse en los negocios de algunos poderosos.

Al llegar la juventud, sobrevivimos la terrible dictadura militar del 76, pero, no expliquemos las muertes, desapariciones o tortura que es harto conocido y juzgado con cárcel democrática a varios ejecutores. Destaquemos, para clarificar que, la civilidad que accedió al poder por la fuerza militar, nunca fueron juzgados.

Esos cívicos ilustrados vienen saqueando nuestra colonizada economía, nos endeudaron, destruyeron la industria nacional, y los reencontramos al recuperar la democracia.

No olvidar, lo decía un alto dirigente radical ante las críticas del diario Clarín: “te atacan como un partido político y se defienden con la libertad de expresión”.

También, los “nobles ciudadanos” volvieron en la década del 90, accediendo gracias a poderosos empresarios. El caballo de Troya, fue un traidor gobierno auto denominado popular, que prontamente se entregó a la joven derecha, heredera de la rancia oligarquía que venía de décadas anteriores. Memoria, el lema de la traición era “Revolución Productiva”.

También vivimos el estallido popular del 2001, cuando se les quemó el laboratorio neoliberal a aquellos ciudadanos herederos de Martínez de Hoz, y tuvieron que echar mano al bolsillo de la orgullosa clase media, que se unió a los pobres, que venían sin bolsillo por la explotación.

Siempre Recordar, el “piquete y cacerolas, la lucha es una sola”, y no olvidar que los muertos de aquel fatídico Diciembre los pusieron los pobres y los militantes populares. Los “caceroleros” se fueron a disfrutar de sus acumulaciones, o en el exterior o el interior del país.

Además, los instrumentadores del saqueo organizado, huyeron a dar clases o trabajar al exterior. Por supuesto, siguieron sin ser juzgados, y continuó concentrándose el cuarto poder.

Tras el aquelarre de cinco presidentes interinos, llamado a elecciones, abandono del otrora traidor, accede un candidato, desconocido, y con solo 22% de votos.

Más allá del pragmatismo, de ciertos consensos y/o acuerdos a los que tuvo que acceder con los poderosos, ciertos sapos que le impuso la realidad política, Néstor comenzó a ejercer el poder, e inició una década de vida ordenada para los de abajo y progreso para los del medio.

Como los poderosos siguieron acumulando, y los principales medios periodísticos fueron más hegemónicos aún, el último lustro del gobierno popular iniciado en el 2003, sufrió una crisis de origen global, y el ataque de un nuevo “Consenso Internacional” del neoliberalismo.

Si sumamos la oligarquía vernácula, y la auto creída clase media alta, junto a las miserias y traiciones de los propios, se logró el objetivo de reinstalar “pacífica y democráticamente” el neoliberalismo en otro gobierno de Latinoamérica.

Nosotros, los viejos, los adultos, los pasivos, como quieran llamarnos, debemos extremar la militancia en los más jóvenes, activos e inactivos. Deben conocer el eje del mal que viene sometiendo a muchos argentinos al descarte, llegando incluso a que el principal representante del gobierno anterior haya aconsejado al inicio de la pandemia: “que muera el que tiene que morir”. Que “la luz al final del túnel” no los vuelva a enceguecer.

Destaquemos, aquel famoso “Les hicieron creer que podían tener…..”, luego en funciones su autor le entregó US 300millones de nuestro bolsillo a empresarios quebrados y fugadores.

Aún sabiendo que la pobreza es estructural, que viene de décadas, que el actual (y nuestro) gobierno popular muestra una “blancura” política, a veces indignante, y conociendo los “sapos” que nos tuvimos que tragar por la Unidad, expliquemos que la nueva “luz prometida”, no es más que el mismo tren que nos despedazó en cuatro años de epidemia neoliberal.

Ayer, 8 de Octubre se cumplieron 127 años del natalicio del General Juan Domingo Perón, y lo recordamos “La verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés: el del pueblo” y el 27 se cumplirán 11 años de la muerte de Néstor, lo recordamos: “Clarín, hablá con la verdad. Decile la verdad a los argentinos. ¿Qué te pasa Clarín…. por qué estás tan nervioso? Hace democracia, sé abierto, usa los medios para informar y no para desinformar” (2009). 

 

Publicidad - Fatica