10/9/2022

Economía

Achicar el Estado

Horacio Rovelli describe con agudeza el oscuro devenir de la economía nacional, en el marco de las medidas que está llevando adelante el gobierno del Frente de Todos. “Una economía cada vez más dualizada, donde se integra al mundo, pero a costa de la desintegración interna, empujando a la marginalidad a amplios sectores de la población” explica.

Autor de la nota: Horacio Rovelli

Horacio Rovelli

Publicado el 10 de Septiembre de 2022


Imagen de la nota 'Achicar el Estado '

David Rato que fue un conocido y afamado publicista, en la dictadura cívico-militar de 1976-1983, acuñó una frase que simboliza el objetivo del gran capital que opera en el país: “Achicar el Estado es agrandar la Nación” y, es lo que se viene haciendo desde el año 2016 en adelante. El presupuesto de la Administración Nacional para el corriente año 2022 determinado por el Decreto de Necesidad y Urgencia 331/22 es de $ 16 billones de pesos, ante un PIB que el Ministerio de Economía prevé de $ 76,5 billones, por lo que el gasto total anual pasa a ser del 20,9% del PIB, cuando fue del 24,43% (base caja) en el año 2021 y del 25,96% (devengado) (1) en el año 2020.

Por ende el objetivo de reducir el déficit fiscal para que sea del 2,5% del PIB para el corriente año 2022, se logra básicamente por la disminución de gasto público que, en grandes números es posible dado que el año 2021 el déficit fiscal fue del 4,5% del PIB, es cierto que el BCRA financió el gasto público en un 3,4% del PIB el año pasado y, ahora,  debe hacerlo solo en un 1%, por ende la diferencia es 4,4% del PIB (2,4% de un financiamiento menor por el BCRA  y 2% de ajuste fiscal), pero el gasto total va a ser 20,9% del PIB  o menos (2), contra 24,43% del año pasado (un ahorro de 3,53% del PIB) por lo que estarían faltando (en esa tesitura) 0,87% del PIB (es en peso pero equivalente a unos 3.620 millones de dólares) y es lo que se busca con nuevos ajustes del gasto público y  con los créditos del BID y del Banco Mundial.

En efecto, el BID tratará un paquete de Financiamiento Especial para el Desarrollo (SDL por sus siglas en inglés) por un total de 700 millones de dólares para financiar el “Programa de Apoyo a la Mejora de la Gestión Fiscal y la Recuperación Económica.  Y otro préstamo PBL (Policy-Based Lending) de 500 millones de dólares a través del “Programa de Apoyo a Políticas Públicas para el Crecimiento Sostenible y Resiliente en Argentina”, que suman 1.200 millones de dólares en el último trimestre de 2022 de “Libre disponibilidad”, esto es que y contrariamente a su Carta Orgánica de generar créditos para obra pública, es deuda que le permite al Tesoro de la Nación pagar intereses de la deuda externa.

Paralelamente el Banco Mundial estima desembolsar unos 500 millones de dólares durante los próximos cuatro meses para las obras de saneamiento de Matanza-Riachuelo, el apoyo al sistema universal de salud, el financiamiento a la capacitación de trabajadores y del apoyo a niños pobres que reciben la Asignación Universal por Hijo.

A esos ingresos de los organismos multilaterales, debe sumarse la liquidación de parte de la soja retenida por los grandes productores y acopiadores que, el ministerio de economía infiere que será por unos 3.000 millones de dólares hasta el 30 de septiembre 2022 (3)

El problema es que al 5 de septiembre 2002 las reservas internacionales brutas del BCRA suman 36.577 millones de dólares, cifra que es menor en 1.439 millones de dólares a los 38.016 millones de dólares de las reservas en el último día hábil de 2021, por ende y en el mejor de los casos con los créditos de organismos multilaterales y la liquidación esperada del dólar soja, el resultado será un acrecentamiento de las mismas en 3.261 millones de dólares (4), cifra que no alcanza a ser los 5.500 millones de dólares de aumento de las reservas para este año 2022 acordado con el FMI.

Esta es la razón por la cual pese a que se puede cumplir la meta de cerrar el año con un déficit fiscal de 2,5% del PIB (base caja) y el gobierno no va a trepidar en tomar medidas para lograr ese fin, como lo viene demostrando, debe además fortalecer el ajuste comercial.

El Directorio del Banco Central mediante la Comunicación A 7532 dispuso prorrogar hasta el 31 de diciembre 2022 la distribución del cupo mensual vigente para importar y, la obligatoriedad de financiar a 180 días las compras por el proveedor externo para el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI) categoría B correspondientes a las Licencias No Automáticas.

Sumado a lo antedicho el gobierno propicia dos proyectos para incrementar las exportaciones, uno el del Consejo Agroindustrial Argentino de mantener por cinco años la actual estructura de los derechos de exportación (retenciones) del sector agropecuario, y el otro, el de  declarar  industria estratégica al sector automotriz, que de convertirse en ley propicia que las terminales y autopartes sólo pagarán derechos de exportación con las alícuotas actuales, hasta el monto facturado en 2020 y una vez superada esa fecha, tributarán el 0% para exportaciones futuras, beneficiando a dos sectores fuertemente  extranjerizado y concentrados en pocas empresas, donde muchas de ellas tiene más patrimonio que el PIB anual argentino.

 

El verdadero objetivo

La reducción del Estado y que no pueda cumplir acabadamente con su rol de regulador (establecer las reglas de juego) y de control de la actividad económica, se hace para que sea el capital más concentrado (nacional o extranjero) quien ejerza el control de las industrias básicas, las finanzas y el comercio exterior, que se logra si esas actividades están en manos privadas, que por la ley de concentración y centralización de capitales termina en monopolios.

Monopolio de la tecnología y del conocimiento, necesidad de importar insumos industriales estratégicos (coeficiente técnico de importación), necesidad de recurrir al endeudamiento condicionando el presente y el futuro del país.

Una economía cada vez más dualizada, donde se integra al mundo, pero a costa de la desintegración interna, empujando a la marginalidad a amplios sectores de la población.

El presente de ajuste fiscal y comercial hace a su vez que se entreguen recursos naturales al capital extranjero, no otra cosa es el acuerdo que en los EEUU arriba la comisión encabezada por el ministro Sergio Massa con las empresas Rio Tinto y Livent (5) en la explotación del litio y minerales raros en nuestra puna. 

Igual tenor los acuerdos con las empresas petroleras Chevron y Apache que incluye la construcción de un oleoducto entre Vaca Muerta y el puerto Punta Colorada de Sierra Grande, en la provincia de Río Negro, en forma conjunta con YPF SA, con una inversión total estimada en 1.260 millones de dólares. El ducto transportará 60.000 metros cúbicos por día, equivalente a 372.000 barriles de crudo, y se extenderá a lo largo de 700 kilómetros, de los cuales 635 serán en territorio rionegrino. El embarque de la producción será mediante mono boyas offshore ubicadas a unos 6,7 kilómetros de la costa. La capacidad prevista será muy superior a la que dispone actualmente el sistema de Oleoductos del Valle (Oldelval), que une Vaca Muerta con Puerto Rosales, en el complejo marítimo de Bahía Blanca, que transporta unos 36.000 metros cúbicos/día. En ese marco se calcula que a través de la estación portuaria rionegrina se podrá despachar, a partir de 2025, un buque cada cinco días con capacidad para 390.000 metros cúbicos, lo que a nivel anual podría sumar un volumen total de 25 millones de metros cúbicos, equivalente a 155 millones de barriles de petróleo.

Tanto la explotación del litio y los minerales raros de la puna, como la extracción de petróleo y gas, nos remite a las obras de infraestructura, de los ferrocarriles y del puerto de Buenos Aires que realizaron los ingleses a fines del siglo XIX para el país de las vacas y trigo, que le proveía de alimentos baratos a los trabajadores de sus industrias.

El gobierno de Alberto Fernández no investigó la evasión fiscal y la fuga de capitales de la gestión de Cambiemos y paga los intereses de una deuda que no benefició a la población. Tampoco supo preservar las reservas internacionales del BCRA cuando obtuvo un fuerte superávit comercial en 33 meses de su administración que supera los 30.600 millones de dólares. Todo eso que no hizo, hace que se subordine a la lógica de un modelo extractivista, agropecuario, automotriz exportadora, en desmedro de un modelo nacional que crece en base a su mercado interno y apuntala el trabajo y la producción local.



Notas

(1) Devengado contempla todos los compromisos y obligaciones contraídas por la administración, se hayan pagado o no en el ejerció anual.

(2) En ello juega la estratificación de las tarifas energéticas, la menor transferencia a las provincias por subsidios al transporte, las Decisiones Administrativas 826 (reduce el gasto público en $ 210.000 millones) y 827 (congela el número de los empleados públicos) y otras.

(3) La Cámara de la Industria Aceitera y del Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC) informó que en los primeros tres días de vigencia del decreto 576/2022, el complejo sojero ingreso 1.075 millones de dólares

(4) Se suman los 1.200 millones de dólares del BID, más los 500 millones de dólares del Banco Mundial, más los 3.000 millones esperados de liquidación de la soja y se le resta la disminución de las reservas internacionales del BCRA de este año 2022 de 1.439 millones de dólares.

(5)   La Dirección General de Aduana (DGA) denunció una maniobra de subfacturación en la exportación de carbonato de litio de la empresa estadounidense Livent Lithium, que es la primera empresa del país en producir carbonato de litio con el proyecto Fénix en el Salar del Hombre Muerto.  La investigación arrojó que entre 2018 y 2019 la minera generó un perjuicio de US$ 8 millones en derechos de exportación y le aplicó a la empresa involucrada en las operaciones una multa de $ 6.700 millones.