13/11/2020

Política

Alberto: "El programa con el FMI lo vamos a hacer nosotros”

Así lo señaló el presidente Alberto Fernández en una entrevista radial mientras el organismo internacional seguía avanzando con su agenda de reuniones con los funcionarios del gobierno. En el camino, recibió un fuerte respaldo empresarial y sindical para alcanzar un acuerdo “lógico”.

Publicado el 13 de Noviembre de 2020


Imagen de la nota 'Alberto: "El programa con el FMI lo vamos a hacer nosotros”'

El presidente Alberto Fernández ratificó hoy que al nuevo programa financiero de la Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI) "lo vamos a hacer nosotros". En efecto, señaló que "Ya se lo he dicho a (la titular del organismo multilateral, Kristalina) Georgieva; esto ya lo viví, cuando el FMI hace los programas, la Argentina sufre".

"Esta vez el programa lo vamos a hacer nosotros y vamos a salir adelante con nuestra lógica, como lo hicimos en 2003", cuando la Argentina fue dejada en llamas por la feroz implementación de las políticas del FMI y Néstor Kirchner decidió no suscribir mas acuerdos con el organismo cancelando la deuda y desechando las ofertas de renegociación del entonces presidente del organismo, Rodrigo Rato.

La reestructuración de la deuda externa con acreedores externos encarada por Néstor Kirchner y la cancelación y cierre definitivo de negociaciones con el FMI, fueron las que permitieron asumir decisiones en clave de independencia económica que permitieron generar un rápido ciclo de recuperación salarial en el país.

De hecho, aquella decisión soberana de cancelar el crédito con el organismo multilateral fue la razón del voluminoso préstamo concedido a Mauricio Macri, récord por su cuantia para la historia del organismo. Ante la necesidad de afianzar la dependencia económica, el préstamo concedido para financiar la fuga de capitales materializada por un puñado de grupos económicos, es tan grande que impide su cancelación, lo que obstaculiza también, las buenas intenciones que esgrime Alberto Fernández.

El presidente destacó que habló con Kristalina Georgieva y le planteó "las dificultades que tiene la Argentina para llevar adelante reformas de esta naturaleza, como la previsional o la laboral". Aparece aquí un aparente desafío al FMI, dado que la fórmula de la movilidad jubilatoria resulta uno de los capítulos esenciales de las reformas previsionales. En tiempos recesivos, la fórmula escogida, no augura fuertes incrementos en los haberes de los castigados bolsillos de nuestros jubilados.

En ese sentido, el presidente señaló que "En la Argentina tenemos jubilados que ganan poco, tenemos un trabajo informal que creció mucho en los últimos tiempos y que llega al 40%, tenemos un 40% de los argentinos por debajo de la línea de pobreza y en estas condiciones no hay margen para un ajuste fiscal", subrayó.

Al mismo tiempo de las declaraciones, Martín Guzmán asistió a la sesión de la Cámara de Senadores donde se le otorgó sanción defintiva al Presupuesto 2021, anque deberá regresar a Diputados por un error técnico. En dicho presupuesto, Martín Guzmán realizó una fuerte poda del 50% a las previsiones del déficit fiscal, unas jornadas antes de la llegada de la visita del organismo al país.

El presidente sostuvo que "nosotros a lo que apostamos es a crecer y que las cuentas fiscales se ordenen a partir del crecimiento, y no del recorte, porque la lógica del recorte es lo que llama el Papa como la lógica del descarte", aunque en la Cámara de Diputados se incorporaron 406 nuevas obras por un crédito total de $ 244.229 millones, y se dispuso para evitar hacer crecer el déficit fiscal, que el Jefe de Gabinete realizará recortes en otros créditos del presupuesto para compensar el gasto.

Pese a ello, señaló el presidente que “para poder cerrar los números alguien sobra, así que se tiene que ir. No es así, una comunidad la integran todos, lo que necesitamos es que la Argentina crezca para que cada uno tenga su lugar adentro", indicó a pesar que los números presentados en la ley de presupuesto contradigan algunos aspectos de lo señalado.

"Esto el FMI lo sabe desde antes de que yo sea presidente porque lo venía hablando con Kristalina Georgieva. Ahora que nosotros tenemos que ir poco a poco recuperando el equilibrio fiscal, es así pero no a costa de la gente que trabaja", finalizó.


Los apoyos

Como bálsamo para los oídos de los enviados del FMI, en el día de hoy el acuerdo con el organismo, aunque se desconozcan los términos, recibió un apoyo explícito de dirigentes empresarios y gremiales.

En una carta paradigmática, señalaron "Creemos que el acuerdo que se empieza a discutir con el FMI debe tener como norte la sustentabilidad de la economía argentina",y agregaron que "desde nuestro lugar, como dirigentes empresarios, sindicales y sociales de diversos sectores y regiones del país, confiamos en la hoja de ruta propuesta".

La sustentabilidad es la palabra elegida por el FMI para asegurar los ajustes indispensables que aseguren una transferencia sustancial de recursos hacia un conjunto poderoso de grupos económicos extranjeros.

La carta fue firmada por los empresarios Alejandro Simón (Grupo Sancor Seguros), José Urtubey (Celulosa Argentina), Marcelo Figueiras (Laboratorios Richmond), Martín Umaran (Globant), Daniel Herrero (Toyota Argentina), Martin Cabrales (Cabrales), Pablo Peralta (Grupo GST).

También fue rubricada por Mara Bettiol (UART), Juan Carlos Mosquera (Adira) y Fabián Castillo (Fecoba); y los dirigentes gremiales Luis Barrionuevo (Uthgra), Carlos Acuña (CGT), Óscar Rojas (Somra), Hugo Benítez (AOT), Omar Maturano (La Fraternidad), José Luis Lingeri (Sgbtos), Luis Cejas (FUVA), Daniel Vilas (Utcydra), Rubén Sandobal (Perfumistas) y Gerardo Martínez (Uocra).

"Luego de despejar de manera exitosa el panorama financiero con los acreedores privados, primero bajo ley extranjera y luego con legislación local, el gobierno nacional encara ahora otra negociación crucial con el Fondo Monetario Internacional para encausar financieramente al país", destacaron en lo que parece un párrafo susurrado al oído por algún enviado del organismo multilateral.

La carta agrega que "la Argentina está haciendo un esfuerzo importante para revertir un estancamiento estructural, agravado por la pandemia que impactó en todo el mundo. La recuperación vendrá de la mano de nuestra capacidad de producción e innovación, con una mirada inclusiva y federal".

"Entendemos que es clave para la recuperación definitiva del sector privado que Argentina termine de ordenar sus finanzas públicas para consolidar una estabilidad macroeconómica que dé el aire necesario para poder trabajar y producir", sostienen los dirigentes.

Según los firmantes, "es un primer paso necesario para luego encarar los grandes acuerdos que el país necesita para fomentar la producción, el trabajo, el empleo y la productividad, todos aspectos fundamentales para salir del estancamiento crónico y colocarnos en una senda de crecimiento y desarrollo a largo plazo".

Resulta absolutamente paradigmático encontrar pretendidos dirigentes obreros suscribiendo una carta que significa un cheque en blanco para las políticas depredatorias del FMI.

Máxime en una jornada en que se conoció el índice más alto de inflación en el año, con un acumulado que frustra decididamente la capacidad adquisitiva del salario, los cuales se encuentran entre los mas bajos de la región.

Difícil tarea encara el pueblo argentino si aquella esperanza depositada en las urnas de cerrar el capítulo con el FMI, tras un préstamo escandalosamente ilegítimo, empiezan a frustrarse con endulzadas melodías que apenas pueden capear la retórica de la coyuntura, pero inexorablemente colisionarán contra la cruda realidad que desnuda el bolsillo de los trabajadores.  

Publicidad - Fatica