19/6/2021

Economía

Alimentos y precios en el gobierno de Alberto Fernández

En la canasta básica total que son los bienes y servicios que una familia necesita para vivir, el indicador más importante es la canasta básica alimentaria, después vienen los otros indicadores como prenda de vestir y calzado, equipamiento y mantenimiento del hogar, transporte, salud, educación, comunicación, recreación y cultura, etc.

Autor de la nota: Horacio Rovelli

Horacio Rovelli

Publicado el 19 de Junio de 2021


Imagen de la nota 'Alimentos y precios en el gobierno de Alberto Fernández'

En la canasta básica total que son los bienes y servicios que una familia necesita para vivir, el indicador más importante es la canasta básica alimentaria, después vienen los otros indicadores como prenda de vestir y calzado, equipamiento y mantenimiento del hogar, transporte, salud, educación, comunicación, recreación y cultura, etc.

Dentro de la alimentación el principal indicador es la carne y sobre todo la carne vacuna,  es más, años atrás se tenían dos índices, uno contemplando el precio de la carne de vaca y el otro sin contemplarla-

Bien desde el 10 de diciembre de 2019 a mayo 2021 el precio que más creció fue el de la carne vacuna en general, lo hizo, según el INDEC en un 87,8%,  incremento mayor que el promedio inflacionario general que, medido por el IPC (Índice de Precios al Consumidor) fue del 58,3% en el período y que el crecimiento del valor del dólar oficial determinado por el Banco de la Nación Argentina que lo hizo en un 60,8% (de $ 62,25 el 10 de diciembre de 2019 a $ 100,50 el 31 de mayo 2021).

Los cinco alimentos que más subieron durante el gobierno del Frente de Todos -sin incluir productos con movimientos estacionales- son los cortes de carne: Asado, nalga para milanesas, paleta, cuadril y carne picada.

El aumento del precio de la carne responde a dos razones: la suba del precio del maíz, principal insumo de engorde en corral, y la liberación de las exportaciones de carne al permitirse vender la res entera.

En enero de 2020 en la Argentina, el kilo de maíz costaba ocho pesos; hoy cuesta 24 pesos. Esto quiere decir que aumentó 300% Los precios del maíz surgen de la cotización del mercado de Chicago, en dólares, más la devaluación de nuestra moneda del 60,8% como se dijo, y el derecho de exportación es solo el 12%, con lo que no solo no desacopla el precio externo del interno, sino que hace que la mayor parte de esa diferencial de precios se lo apropien las grandes acopiadoras y comercializadoras de granos que operan en el país( ADM; Bunge; Cargill; Cofco; Louis Dreyfus; Glencore; ente las extranjeras y Aceitera General Deheza; Molinos Agro; y ACA entre las privadas nacionales)

Y con la carne pasa igual, el precio promedio de la hacienda en pie se incremento en el mismo período en un 107,8%, según afirma el IPCVA (Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina) que depende de la Bolsa de Comercio de Rosario, y los derechos de exportación solo es el 9%.  Se permitió vender la res entera por lo que el consumidor nacional compite con otros consumidores del mundo de mayor poder adquisitivo. Según el mercado Rosgan (Bolsa de Comercio de Rosario), en 2010 las exportaciones de carne vacuna se ubicaron en las 160.000 toneladas. El 2020 finalizó con una cifra récord de 616.000 toneladas, lo que equivale a un incremento del 285%.  Cifra que en realidad fue mayor cuando el gobierno nacional se enteró un año más tarde que grades frigoríficos del país subfacturaban exportaciones y/o triangulaban con empresas uruguayas.

El 80% de las exportaciones de carne vacuna lo hace el Consorcio ABC que lo conforman el Frigorífico Rioplatense; Swift; Marfrig (con marcas como Quick Food, Paty y Good Mark); Gorina; ArreBeef; Ecocarnes; La Anónima y Coto.

En el año 2019, la Secretaría de Agroindustria informó que las autoridades de Beijing habilitaron la exportación argentina de carne enfriada y con hueso. Se firmaron los protocolos de carne bovina para la inclusión de carne enfriada con y sin hueso y congelada con hueso, que se sumaron a la carne congelada deshuesada que ya se exportaba y esa política fue continuada plenamente por el gobierno de Alberto Fernández hasta que en el mes de mayo 2021 decidió suspender las exportaciones de carne vacuna por un mes. El 75% de las exportaciones de carne tienen como destino a China. Con una población de 1.400 millones de habitantes y una economía en crecimiento continuo va reemplazando el consumo de carne aviar o porcina por la de vaca y nosotros somos uno de sus principales proveedores.  

El INDEC en su informe sobre precios afirma que para superar la línea de pobreza, es necesario, para una familia compuesta por matrimonio y dos hijos (sin incluir el pago del alquiler)  un ingreso mensual de $64.445. en mayo 2021, cuando el salario mínimo vital y móvil se fijó en $ 24.500.- y la jubilación mínima en $ 23.000.- para el mismo mes.  Por ende se puede tener trabajo y se es pobre y se puede haber trabajado toda la vida y percibir un haber previsional por debajo de la línea de pobreza

Paralelamente los sectores exportadores amparados por la suba de los precios internacionales y la devaluación del gobierno de Alberto Fernández han ganado y ganan fortuna.  Los bancos ganan fortuna por prestarle al BCRA, sin correr ningún riesgo, en Leliq (Letras de liquidez del BCRA) y en pases pasivos.  Y ahora los sectores empresariales nucleados en el viejo CEA (Consejo Empresario Argentino)[1] que luego se autodenominó AEA (Asociación Empresaria Argentina) han logrado recapturar la Unión Industrial Argentina y presionan al gobierno para tener márgenes de ganancias similares a los bancos y a las grandes empresas acopiadoras y comercializadoras de granos y derivados (harinas, aceite, biocombustibles, etc.)

El que no tiene ningún beneficio es el pueblo trabajador argentino que lucha para saber cómo llegar a fin de mes, ante una inflación que no para y que en la gestión de Fernández es del 58,3%, según el IPC del INDEC.



[1] ). El CEA fue creado en el seno de IDEA (Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina) en 1967 en apoyo al ministro de la dictadura de Onganía, Adalbert Krieger Vasena, su presidente hasta el 24 de marzo de 1976, fue José Alfredo Martínez de Hoz y como tal propició el acuerdo “APEGE” que hizo el lock out (paro patronal) en febrero de ese año como antesala del golpe militar y, luego asumió como súper ministro de la dictadura de Videla. Desde el año 2002, el CEA se fusionó con la Fundación Invertir, conformando la Asociación Empresaria Argentina (AEA) como se la conoce hoy, presidida por un hombre ligado a la embajada de los EEUU y como tal principal convocante para conmemorar los 4 de julio, Jaime Campos. Pero sus principales directivos y Vicepresidentes de AEA son Luis Pagani (Arcor), Paolo Rocca (Techint), Héctor Magnetto (Clarín), Cristiano Ratazzi (FIAT), Carlo Pedro Blaquier (Ledesma SA) y Sebastián Bagó (Laboratorios Bagó), empresas que están atadas fundamentalmente al mercado interno.

 

 

Publicidad - Fatica