10/4/2021

Opinión

Así la vemos: La desigualdad social y los índices de pobreza e indigencia

Columna de opinión desde la perspectiva de los adultos mayores de Alberto Gómez.

Autor de la nota: Alberto Gómez

Alberto Gómez

Publicado el 10 de Abril de 2021


Imagen de la nota 'Así la vemos: La desigualdad social y los índices de pobreza e indigencia'

Los índices conocidos durante la semana, Pobreza (41%) e Indigencia (10.5%), fueron el botón de pánico para que la sociedad se alarme, se rasgue las vestiduras y despotrique contra todo lo Institucional. Pero no asume la sociedad que es histórico, algo que se llama pobreza estructural, y que abarca no solo el hambre, sino la carencia de vivienda, salud, etc.

El Estado, salió a defender, dentro de sus posibilidades, los ingresos de los adultos mayores más débiles (incluimos AUH).

Lo planeó con la modificación del índice de Ajuste jubilatorio, modificando los índices que la conformaban desde los cuatros años macristas (cambió por evolución Salarios y Recaudación). Todo esto en forma trimestral, iniciándose en Marzo.


Aclaremos el aumento para jubilados a marzo 2021.

Se partió de un 8,07% para todos los jubilados, con una ayuda a los haberes mínimos (más AUH, etc.) y medios (hasta $ 30.856), de dos pagos no remunerativos de $ 1.500 cada uno, a pagar con los haberes de Abril y Mayo.

Bien, si analizamos en toda la escala, vemos los porcentuales y pesos que representaron (y representarán) en los bolsillos de la gran mayoría de los adultos mayores.

Ahora, analicemos el impacto (porcentual y monetario) de la inflación de una canasta básica y elemental de un jubilado, a partir de los “costos” de un individuo (los del bolsillo).

Vemos que a pesar de la voluntad de ayuda, es insuficiente (cuando no negativa), más aún si consideramos que falta conocer la “evolución” de los precios en Abril y Mayo.

 

Como siempre decimos, no consideramos servicios básicos, ni alquileres. Solamente alimentación y medicamentos para 5millones de jubilados. Esto podría marcar la tendencia de la creciente estructura de la pobreza e indigencia. Cerremos estas ideas con, los precios no los fijamos nosotros, lo hacen los poderosos.

 

Ni hablemos de los Servicios básicos (Agua, Gas, Luz). Seguimos considerando la estructura promedio de lo pagado de bolsillo, del mismo jubilado citado en precios alimentos. La estructura de las 3 facturas de papel recibidas y pagadas es:

 

 

PROMEDIOS

Costo Fijo

25%

Variable

57%

IVA

17%

Otros + Tasas (*)

2%

(*) Incluye 0,60% de Ley 25.413. Una idea del ministro Domingo Cavallo en la crisis del 2001. A modo práctico, ante una transferencia recibida de $10.000, el sistema descontará $60, el 0,6% del importe por la acreditación en cuentas.


Ante la noticia que el Estado evalúa aumentar los precios de las tarifas de estos servicios, porque primero no se “transparenta” la estructura de costos de las Empresas.

-Partamos que el Costo Fijo es el consumo, y el costo variable lo estructura la empresa proveedora. Sobre que parámetros? Porque una sola empresa carga Ingresos Brutos y el llamativo impuesto Ley 25413(*), distorsionando el promedio del IVA, que es el 21%. Cuál es la realidad? No habrá doble imposición impositiva? 

-Otra empresa (edesur), presenta un ítem llamativo y poco claro. Sanc.An.VIII Acta Acuerdo. En la factura de Marzo21 representó una devolución del (4%) sobre el total pagado, y en Abril el (47%)!!!!!. Qué es? Quien controla, si es multa? Sobre que se calcula?

-Otro rubro llamativo, en Metrogas, es “Entrega a cuenta”, que en Febrero21 aplicó una devolución del (4%) sobre el total abonado. Qué es? Quien controla si es multa? Sobre que se calcula?

-Siempre reiteramos AySA es la única empresa que no incrementa su tarifa desde Agosto19.

 

Para terminar

A pesar que el Estado nos libró del yugo de la inflación para calcular nuestros ingresos, veamos, como evolucionaron los haberes vs el IPC Alimentos y bebidas del INDEC a Febrero de 2021.

Muchas de las cosas citadas más arriba, integran el universo de perjuicios que siguen generando la pobreza estructural, que ya afecta a más del 50% de la población, y al 67% de los niños en la pobreza.

Publicidad - Fatica