1/1/2022

Opinión

Así la vemos: Fin de año, solo cambio de almanaque

"Para muchos argentinos, solo fue un cambio de almanaque. Como cualquier día, sigue la desesperanza, se otea un horizonte más oscuro, y se sufre idéntica desigualdad histórica." Columna de opinión desde los adultos mayores, por Alberto Gómez.

Autor de la nota: Alberto Gómez

Alberto Gómez

Publicado el 1 de Enero de 2022


Imagen de la nota 'Así la vemos: Fin de año, solo cambio de almanaque'

2177 días, MILAGRO SALA, presa política.

Ya pasaron dos años desde la asunción de nuestro gobierno, votado por 13 millones de argentinos. Prometieron volver mejores, para reorganizarnos la vida, que desbaratara totalmente la epidemia amarilla, en solo cuatro años.

Nos entusiasmamos con el mensaje del 1ª de Marzo en el Congreso. Prometieron acciones futuras que nos esperanzaron, y que iban a trabajar por y para el Pueblo, equilibrando la desigualdad con los poderosos. También, cambiarían la Justicia, con encendida frase. En fin, creímos que llegaba un gobierno peronista para mejorar la vida de todos.

Es cierto que, a los pocos días del mensaje, estalló la pandemia Covid, la cual continúa. Se trabajó bien, se reconstruyó un Sistema de Salud público destruido, se consiguieron vacunas, y se las aplicó casi masivamente. Bien, pero si analizamos las muertes por millón de habitantes, con el mundo similar, nos preguntamos, esa lucha antipandemia llegó a todos los argentinos?.

Aún inmersos en la tragedia pandémica, no se pudo (o no se intentó?) mejorar la trágica situación económica y social de la inmensa mayoría de la población.

No vemos en la gestión del gobierno, decisiones políticas tendientes a organizar mejor la vida de toda la población. Se siguen sufriendo idénticos índices, del régimen neoliberal.

Por el contrario, se avizoran medidas para mantener beneficios en pocos, contra la mayoría. Todo, en medio de la negociación con el FMI por una deuda ilegítima, e ilegal. Presagiamos mayores  ajustes para pagarla por parte del Pueblo, no de los evasores que la tomaron.

Pretenden recuperar la confianza del votante que los llevó al gobierno (no olvidar, se perdieron casi 5millones de votos entre las generales y las intermedias últimas), sin asumir el poder que les otorgamos. Solo se ve gestión para quedar bien con pocos. Creen que el camino es buscar líderes consensuales, mientras confrontan con una oposición antidemocrática, un núcleo duro creciente, que ya se perpetúa en el Congreso, y en algunos feudos opositores que se acercan como amigos, pero desestabilizan como lo que son, lo peor de la antipolítica.

De verdad piensan que el camino es concertar, como explicar una derrota electoral vía audio, o emitir una cadena nacional para asumir que “estamos mal, pero vamos bien” (mejora la macro, pero aún no derrama), y apelando a la esperanza, pidiendo unidad en el esfuerzo. La verdad, nos golpetea el detestable  “síganme, no los voy a defraudar”.

No estimaron que el Pueblo observó genuflexión en el DNU del 23 de Diciembre, por el cual se decreta la reducción progresiva (hasta su extinción total el 30 Junio 2022), de la DOBLE INDEMINACION, que fuera decretada en 2019 por la Emergencia Laboral. Se creen que no sabemos que era un reclamo obsesivo de las Cámaras Empresariales (“poder real”), cuyo vocero (abogado, no industrial, solo lobista) declamaba era para “poder generar más empleo”.

Creemos, la “Licitación Corta”; hasta Setiembre 2022, efectuada el pasado “día de los inocentes”; para nuestro Comercio Exterior (Río Paraná) en cabeza de los mismos ganadores desde 1995, es una claudicación. No aceptamos que no se puede dragar, administrar y regular las vías navegables nacionales, y menos que las divisas las sigan manejando los mismos 7 agroexportadores poderosos, la mayoría transnacionales, que siguen fugándolas. Venimos de otra claudicación (Vicentín), con posterior demostración de quienes ganaron.

No se entiende, peor, miran para otro lado, que un reconocido jurista tenga que llamar (vía tuit) a la militancia a movilizarse para buscar “que renuncien” 4 cortesanos preexistentes. Porque no llaman nuestros representantes, le piden a la gente que los acompañe en la calle. Además, parece que no se percataron que la “autodepuración” no funcionó.

La idea es que miran para otro lado, para no admitir la existencia de PRESOS POLITICOS. Pero, sabemos que en pocos días, una de ellas, MILAGRO SALA, cumplirá 6 años detenida falazmente por su carcelero feudal (cercano al gobierno), y más grave aún, con más de 2 en este gobierno.

Ya saben lo que pensamos de los medios periodísticos. Los conocimos en nuestra juventud como el “cuarto poder”, y vemos que hoy es el primero, y supremo titiritero de toda la política.

No aceptamos que no se derogue el DNU que deshojó la Ley de Medios, y menos la  continuidad de una injusta pauta publicitaria oficial, que solo benéfica a los desestabilizantes. Del periodismo popular, social ó cooperativo, nada, se lo combate incluso.

Con la desigualdad social creciente, no pedimos “revolución productiva”, sí obligar a regularizar el trabajo a remunerado, y registrado, sin evasiones ni subsidios a los poderosos empresarios.

Esperemos vernos en un mes, deseándole a todos buen año, y a la inmensa mayoría tener la fortaleza de seguir pensando que hubo algunos años de vida organizada, con carencias y necesidades, pero con el respeto humano de quienes gobernaron, que buscaron la inclusión con más derechos, a los que menos tenían. No apelaremos a la Esperanza, ya está tan bastardeada que hasta resultaría cómplice citarla.

Queremos concluir con un par de frases del discurso del General Juan Domingo Perón, el 12 de Febrero de 1946, en el lanzamiento de la campaña electoral.

“No tengo que decir quiénes son los «sindicarios señorones» que han comprado, ni «los Judas que se han vendido».. Quiero decir solamente que esta infamia es tan sacrílega como la del Iscariote que vendió a Cristo, pues en esta sucia compraventa fue vendido otro inocente: el pueblo trabajador de nuestra querida Patria”.

Publicidad - Fatica