11/1/2021

Opinión

Así la vemos: El simple deseo de que se cumpla el contrato electoral

Columna de opinión de adultos mayores, por Alberto Gómez.

Autor de la nota: Alberto Gómez

Alberto Gómez

Publicado el 11 de Enero de 2021


Imagen de la nota 'Así la vemos: El simple deseo de que se cumpla el contrato electoral'

Los adultos hemos vivido revoluciones libertarias, asonadas militares, gobiernos de facto con participación civil, luchas intestinas cruentas (para el Pueblo) entre los “ganadores de siempre”.


Hoy nos desayunamos con la noticia, que Ud Sr. Presidente, en la “residencia de verano” recibió al mayor medio periodístico golpista, y se explayó con un “muchos en el Fdt sueñan con una revolución, que nunca voy a hacer”.


Nunca, Sr. Presidente soñamos eso de lo que Ud habla, eso, queda para las febriles mentes de quienes nunca pueden acceder a un gobierno por el voto popular.


Nosotros, hoy, solo deseamos que se cumplan las promesas que lo llevó a gobernarnos. Por eso las revoluciones no están en nuestros genes, si la resistencia, la defensa de un sentimiento, la doctrina y por los derechos que han luchado, y han logrado, nuestros líderes históricos y vigentes.


La misma prensa hegemónica utiliza eso, como dardo contra su base electoral, y no es más que un elogio. Porque? Porque ratifica lo que dijimos, nunca soñamos revoluciones.


Solo deseamos que se apliquen las medidas que conlleven al bienestar del Pueblo. Por ello, deseamos que se inicie la lucha contra los poderosos para alcanzar una sociedad más justa e igualitaria. Si, exigimos que se luche por nuestros deseos.


-Deseamos que los grandes pooles paguen lo que les corresponde, que se luche ciertamente contra la evasión, el contrabando de granos, vías navegables nacionales y populares, no privatizadas en grandes poderes, muchos extranjeros. Que se hagan cumplir las Leyes vigentes de Comercio Exterior, y mejorar las que aún mantienen sesgos monárquicos.


-Deseamos que el Sistema Financiero opere para generar capitales de trabajo a los empresarios serios y que apuesten al país, que no les financiemos más su renta (Leliqs, Lebacs, Títulos del Estado), que los llevó a triplicar sus ganancias (vía intereses pagados) y que con la “contabilidad creativa” la diluyen a través de “clausulas” (SER) que reducen hasta casi su extensión los pagos impositivos. Basta de subsidiarlos, y eso retorne al Pueblo.


-Deseamos que los formadores de precios “abran” sus costos y que el Estado ejerza un control serio y respetado, para establecer precios que sean adecuados a los ingresos de todos. 


-Deseamos una Justicia, justa, independiente y proba. Nada más que eso. No exigimos “libertades arbitrarias”, pero si la revisión de juicios amañados, oscuros y direccionados a voluntad de los poderosos. Ansiosos por una Justicia, que, a través de su decisión política investigue, y haga pagar, si corresponde, una Deuda Externa e Interna pletóricas de fuga.


-Deseamos una Prensa libre, sin condicionamientos editoriales empresariales, con periodistas que investiguen en serio, para el lado que corresponda, sin importar banderías políticas. Se inició el desmantelamiento de los sótanos de la Justicia, pero no de la democracia. Reverdecer y adecuar la Ley de Medios, para que la mentira tenga costos.


-Deseamos funcionarios que funcionen dentro del pensamiento popular. Si no pueden transitarla, que regresen a sus cómodos sillones anteriores. No más a la “carrera política” que surja de procedimientos muy poco transparentes, y con una verdadera elección por parte del Pueblo (basta de listas sábanas y funcionarios conocidos antes de votar).


-Deseamos una política Impositiva que iguale, desde el más pobre hasta al máximo rico. Que pague el que tiene que pagar, acorde a lo que gana, y “resguardaron” afuera. “Cerremos” las fronteras, y quien opere en el país no puede acogerse a leyes de otros paraísos.


Como verá Sr. Presidente, no exigimos nada, solo deseamos que se gobierne para el bienestar del Pueblo, que se priorice a los pobres/jubilados/trabajadores sobre los poderosos ganadores de siempre. Seguimos, y seguiremos, apoyando todo lo popular, aún aquello que dependa de la “esperanza” de medidas populares implementadas o a implementar.

Publicidad - Fatica