26/7/2020

Cultura

Brasil posterga los tradicionales festejos del carnaval

En la ciudad de San Pablo, la más grande de sudamérica, se anunció la cancelación de las celebraciones multitudinarias del Carnaval 2021, a raíz de la pandemia del coronavirus.

Publicado el 26 de Julio de 2020


Imagen de la nota 'Brasil posterga los tradicionales  festejos del carnaval'

Brasil es el segundo país en cantidad de infectados y muertos por el coronavirus. El estado de San Pablo es el más afectado de Brasil por la pandemia, con más de 20.000 muertos. En ese contexto, el intendente Bruno Covas, sostuvo que "Realizar las fiestas de carnaval y los desfiles era algo inviable", durante una conferencia de prensa.

El jefe comunal dijo que hablará con otros colegas para determinar si es posible a fines de mayo o en julio del próximo año realizar los tradicionales desfiles de carnaval, siempre dependiendo del avance del virus y la aparición o no de una vacuna o cura. 

Hasta el momento, Río de Janeiro, Salvador de Bahía y Recife no definieron qué hacer con la popular festividad, que es la principal de Brasil, además del principal ingreso por turismo. Además de los desfiles en el sambódromo, las comparsas callejeras en febrero pasado llevaron 15 millones de personas durante tres semanas solamente en San Pablo.

Los representantes de la Liga de la Escuelas de Samba (Liesa) fueron unánimes en la decisión de realizar el Carnaval de 2021 en Brasil solamente si existiera una vacuna para combatir el coronavirus. Es que los eventos deportivos pueden realizarse sin público, pero los desfiles de carnaval realmente pierden sentido. 

También el intendente de San Pablo canceló la tradicional fiesta de Año Nuevo, que por supuesto, atrae turistas de todo el mundo. Se estima que en la edición 2020, unas 2 millones de personas asistieron a ese festejo. 

Los desfiles, las máscaras, el baile, la alegría en las calles, la celebración popular, quedarán para más adelante. Claramente no es momento para pensar en la diversión y la salud de la población es prioridad en todo el mundo, sobre todo en América Latina, el continente más afectado por la pandemia. 


Publicidad - Fatica