17/8/2020

Política

Capital Nacional del Virus

Cada vez más actividades habilitadas en CABA mientras crecen las muertes y los contagios

Autor de la nota: Belén Acuña

Belén Acuña

Publicado el 17 de Agosto de 2020


Imagen de la nota 'Capital Nacional del Virus'

Mientras la cantidad de casos de Covid-19 sigue en aumento y muchas ciudades y localidades del país vuelven a Fase 1 de la cuarentena para atravesar el pico de contagios con la menor cantidad de infectados y muertos posible; Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el lugar con más contagios desde el inicio de la pandemia en el país, en vez de intentar disminuir la circulación de gente y por tanto la del virus; habilita aún más actividades.

Durante el anuncio presidencial de la nueva fase de cuarentena, que durará hasta el 30 de agosto, el Jefe de gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta, aseguró que se abrirían escuelas para realizar clases presenciales en varios puntos de la ciudad que incluían sobre todo los barrios más vulnerables donde la circulación del virus no es atendida con los insumos y cuidados correspondientes. Esta confusa afirmación que no fue corregida en el momento por Alberto Fernández, fue desmentida después por el Ministro de Educación Nacional, Nicolas Trotta, quien aseveró que la Ciudad de Buenos Aires está muy lejos de estar en condiciones para la vuelta a clases.

Este episodio desató el malestar en los gremios docentes y en la comunidad educativa en general, puesto que se tenía la voluntad de exponer a docentes, directivos, auxiliares de limpieza, estudiantes y las familias de todas y todos ellos, al contagio masivo inminente. No suficiente con esto, Larreta siguió anunciando medidas de reapertura. Esta vez los Ministros Nacionales no salieron a desmentir las habilitaciones, por lo que se entiende que las mismas cuentan con el aval del gobierno nacional. Sin embargo, siguen siendo contradictorias no solo con el accionar de todo el resto del país, sino también con el discurso de supuesto cuidado a la sociedad que adoptó el gobierno porteño durante la pandemia de Covid-19.

A partir de hoy, queda habilitada la práctica de 21 deportes individuales en la ciudad de los contagios. Esto se desarrollaría supuestamente “bajo estrictos protocolos” pero estos no son tan estrictos porque la ausencia de controles en las calles e instituciones se profundiza a cada semana, llevando a horarios pico donde no se ve ningún tipo de reten o personal de fuerzas de seguridad o gubernamental controlando los accesos de tránsito o la alta circulación de gente que en muchos casos transita sin ningún tipo de permiso en los espacios de mayor riesgo como los transportes públicos.

Además, según se recuerda en el comunicado que habilitó nuevos deportes "se elimina el requisito del DNI según el día para salir a hacer actividad física como caminata, ciclismo y running", por lo que "se podrá salir cualquier día siempre en el horario de 18 a 10 de la mañana". Este accionar ilimitado y sin consecuencias de ningún tipo para quienes tienen el tiempo y las urgencias resueltas como para salir a correr se contrapone con las dificultades de las y los trabajadores de la economía popular que no solo han sido abandonados en los barrios populares sin asistencias económicas, alimentarias, sin conectividad ni los servicios básicos garantizados y sin sistema de salud que los ampare, sino que quienes salen a realizar changas, trabajos de albañileria, jardineria, venta ambulante o en puestos callejeros, cuidado de personas, limpieza, reciclaje, entre otros, son perseguidos, multados y muchas veces detenidos incluso cuando sus actividades están habilitadas y sus permisos y documentación en orden.

La ciudad de las dos caras sonríe a los runners y castiga a la gran mayoría de las y los trabajadores que no pueden sostener más la crisis económica que desde hace cuatro años los golpea y que con la pandemia se ha profundizado terriblemente.

Los deportes habilitados son: automovilismo (prueba de pista, ensayo de automotrices), karting, pelota paleta, grupos de corredores, vela, remo, deportes ecuestres, kayak y piragüismo (canotaje); tenis y padel (ambos en modalidad singles); atletismo, golf, driving, tiro con arco, escalada, BMX, ciclismo federado, patinaje artístico, patín carrera y skate. Para todos ellos quedan habilitados los clubes e instituciones privadas con la supuesta condición de restricción de espacios comunes como confiterías y vestuarios. Para facilitar aún más los contagios se abrirán más lugares para la circulación de personas, estos son el Parque Manuel Belgrano (Ex KDT), el Hipódromo de Palermo y el autódromo.

Además de los deportes, el gobierno porteño habilitó las actividades de las compañías aseguradoras, reaseguradoras e intermediarios; y el funcionamiento de consultorios, oficinas y prestadores de servicios profesionales como contadores, abogados, administrativos de oficina, arquitectos, diseñadores industriales, de indumentaria, gráficos y de imagen y  sonido; licenciados en Economía, en Administración de Empresas, en Marketing, en Sistemas, en Recursos Humanos, en Ciencia política y en Sociología; ingenieros químicos, industriales, en sistemas, mecánicos, navales, civiles y agrónomos, Agrimensores y Actuarios.



Mientras las y los trabajadores de la salud se infectan de a decenas intentando abarcar a todas las personas que necesitan atención sin los insumos, protocolos, cuidados a ellos mismos e infraestructura necesaria; el gobierno porteño mantiene abiertos más del 95% de los comercios no esenciales y busca habilitarlos en su totalidad sabiendo que en la mayoría de los casos no se cumplen los protocolos y que tanto trabajadores como consumidores se encuentran en riesgo.

Mientras alrededor de 5100 chicos y chicas quedan fuera del sistema educativo, Horacio Rodríguez Larreta, intenta meterlos sin ningún tipo de cuidado nuevamente en las aulas, porque la solución no es garantizar la conectividad y los servicios básicos en las villas y barrios populares de la Ciudad, tampoco completar las entregas de las netbook que la gestión macrista en Nación paralizó, sino exponerlos al contagio junto con las y los trabajadores de la educación que trabajan sin descansos ni certezas y con sueldos que cada vez quedan más por debajo de la inflación.

Mientras miles son despedidos, cientos de negocios bajan sus persianas definitivamente, miles desde hace meses no trabajan por ser monotributistas, emprendedores, o trabajadores de la economía popular; el Gobierno habilita el deporte para quienes no tienen la urgencia de conseguir el plato de comida de esa noche y corren sin cuidado contagiándose tranquilamente.

Mientras las empresas son habilitadas a continuar con sus actividades nuevamente, las y los empleados son expuestos diariamente al contagio porque no se controlan ni se cumplen los protocolos, los elementos de higiene y protección deben salir de los bolsillos de las y los trabajadores y los horarios y sueldos se flexibilizan generando no solo posibilidad de contagios de covid-19 sino también otro gran abanico de situaciones insalubres para las y los trabajadores.

En tanto, Horacio Rodriguez Larreta sigue sentado junto al Presidente en los anuncios que dictan medidas de restricción y cuidado, en la jurisdicción que gobierna el sistema de salud camina por la cuerda floja, los contagios y muertes crecen y son cada vez mas las actividades que se habilitan.

El anuncio de la Fase 1 en el AMBA queda anulado por la realidad de CABA. Las contradicciones de un sector político que busca cuidar a las grandes mayorías y el otro que  privilegia las libertades individuales de un pequeño grupo por sobre la salud de millones; no se ponen sobre la mesa al hacer los anuncios, y la “unidad” de discurso, termina perjudicando en la práctica a las y los millones de trabajadores que día a día viven o circulan en Ciudad de Buenos Aires y obligados por las mismas medidas que dicen cuidarlos, terminan contagiados, distribuyendo el virus y colapsando aún más el sistema de salud. Quizá sea hora de mostrar los contrapuntos en los anuncios o explicitar si es que a caso no hay diferencias ideológicas entre quienes encabezan los gobiernos de Nación y de Ciudad. Es necesario un esclarecimiento de la situación porque la confusión hace estragos en la salud y vuelve cada vez más insostenible la vida de las grandes mayorías en la Capital Nacional Del Virus en la que se ha convertido CABA.

Publicidad - Fatica