20/2/2021

Tendencias

Catamarca: Descubren 12 tumbas antiguas y una valiosa máscara de cobre

Las tumbas dejan evidencia una amplia diversidad de prácticas funerarias existentes, mientras que la máscara podría ser la manufactura en este material más antigua de los andes.

Publicado el 20 de Febrero de 2021


Imagen de la nota 'Catamarca: Descubren 12 tumbas antiguas y una valiosa máscara de cobre'

Un grupo de investigadoras e investigadores del Conicet, a cargo de la doctora en Arquelogía María Cristina Scattolin, descubren antiguas tumbas que podrían tener una antigüedad de hasta 6000 años en la provincia de Catamarca.

Una de ellas, cobró valiosa importancia arqueológica ya que allí "se halló una máscara de cobre, que es el objeto más antiguo manufacturado en cobre de todos los Andes y tiene 3.000 años y se encontró en esa localidad de La Quebrada".

El presente descubrimiento, fue posible gracias a un profundo estudio que comenzó hace ya 15 largos años, por un equipo de investigadores del Conicet que estudian las metodologías de entierro en las poblaciones prehispánicas.

Afortunadamente, las lluvias de verano suelen ser una gran ayuda para estos investigadores, que muchas veces son notificados cuando los huesos comienzan a descubrirse naturalmente. "Registramos doce tumbas en total, de las cuales la mayoría fueron hallazgos fortuitos, ya que los pobladores que encuentran los restos nos avisan para que llevemos a cabo el rescate arqueológico, lo que suele ocurrir después de la temporada de lluvias, en verano, cuando llegan los huesos a la superficie", explicó la doctora en Arqueología, Leticia Cortés a la Agencia CTyS-UNLaM.

Las tumbas registradas presentan diversas cronologías, que abarcan entre los 6.000 y 1.300 años de antigüedad, informó Cortés quien estudia las metodologías de entierro en las poblaciones prehispánicas, de las que no se conoce ningún registro escrito.

Estas tumbas representan una gran ayuda para la investigación, ya que los restos óseos evidencian que "existían una gran variabilidad de modos de enterrar, en tumbas individuales o colectivas". Es por eso que la postura de los cuerpos presentan una amplia variedad de posiciones; “hay algunos que están 'hiperflexionados', como en cuclillas, con los hombros que tocan las rodillas, algunos están extendidos y otros desarticulados y mezclados".

La investigadora precisó que "muchas veces la gente convivía con sus muertos en la cotidianeidad", al señalar que "los enterraban en el mismo patio donde cocinaban, hacían vasijas o tallaban piedras".

Lamentablemente, todas estas prácticas se fueron perdiendo desde la llegada de los colonizadores. Si bien la manipulación de los cuerpos y el hecho de reabrir las tumbas son tradiciones de larga data en esta región y por ejemplo, los incas, en Perú, tenían la costumbre de sacar los cuerpos de los ancestros y, en determinados momentos, mostrarlos a la comunidad en forma de ritual, pero fue una de las prácticas que los españoles trataron de erradicar.
Publicidad - Fatica