5/6/2020

Tendencias

¿Cómo debería hacerse un asado en cuarentena?

El asado y compartir el mate, dos de las costumbres que nos definen como argentinos y están totalmente desaconsejadas por la pandemia de Coronavirus. Conoce la insólita propuesta para elaborar un protocolo.

Publicado el 5 de Junio de 2020


Imagen de la nota '¿Cómo debería hacerse un asado en cuarentena? '

Si en un tema hay consenso mayoritario entre argentinas y argentinos, es en que se extraña compartir el mate y comerse un buen asado en familia o con amistades.

Si bien realizar un asado no está estrictamente prohibido, las reuniones en torno a los mismos por el momento si. Más allá de que todas y todos disfrutamos los alimentos recién salidos de la parrilla, hay que reconocer que compartidos con afectos tienen un sabor aún más delicioso. Además, no todo el mundo tiene parrilla o un espacio para improvisar una.

En función del tema asado, el concejal Gustavo Iril, del bloque unipersonal “Compromiso” de la ciudad de Plaza Huincul, en Neuquén, presentó un protocolo para hacer un “asado seguro”en el marco de la pandemia del nuevo coronavirus. 

El protocolo, según el edil, se trata de “un listado de buenas prácticas a la hora de una reunión social que no tiene que ver con acelerar o presionar en ningún sentido”.

Iril elevó la propuesta al gobierno municipal para que sea analizada, también, por el Poder Ejecutivo de la provincia.

“La presentación del protocolo no tiene que ver con acelerar ni con presionar en ningún sentido porque somos muy respetuosos de quienes tienen la mayor responsabilidad”, dijo a Télam el concejal.

Aclaró que el mismo protocolo también podría utilizarse en cualquier tipo de reunión de hasta diez personas, tanto “en un taller literario o en una comida donde cada uno se lleve su vianda para compartir una alimentación saludable pero con distanciamiento social, lavado de manos y respetando todos los consejos de prevención”.

La propuesta tiene algunas condiciones generales y varios anexos con pautas sanitarias. Se propone presentar un listado de asistentes a las autoridades a cargo y la correspondiente autorización por el medio que se disponga. En el mismo deberá constar nombre, apellido, domicilio y teléfono de contacto de las personas asistentes; día, horario y domicilio de la reunión". El anfitrión o anfitriona sería responsable de la aplicación del protocolo y la autorización. 

Además dice el proyecto que "la duración del evento no podrá superar las 4 horas desde la llegada del primer invitado hasta el egreso del último; los días autorizados serán los viernes y sábados a partir de las 19 y con plazo límite las 00.00 horas, y los sábados y domingos entre las 11 y las 16 .

Dispone que los comensales deberán ser mayores de 18 años, que se deberá designar cocinero y ayudante (que puede o no ser el anfitrión). Tanto anfitrión como invitados lavarán sus manos con jabón antes de manipular alimentos. Todos los participantes del evento deberán utilizar cobertor naso bucal y guardar distanciamiento mínimo de 1,5 metros mientras no se encuentren comiendo. 

La vajilla será convenientemente lavada y desinfectada previo al evento con soluciones sanitizantes, pudiendo esta ser provista por el anfitrión o, en su defecto, cada invitado podrá disponer de la propia.

La guía del "asado seguro" establece que está “completamente contraindicado” compartir utensilios, vasos o botellas, en tanto el baño del lugar deberá asegurar la posibilidad de lavarse las manos con jabón. También se recomienda no fumar para evitar tocarse la cara y evitar compartir el mate.

Durante la pandemia “deberá controlarse” el consumo de alcohol, dado que el estado de ebriedad se asocia con conductas imprudentes y se recomienda en esta primera etapa que no participen comensales que formen parte del grupo de riesgo.

La compra de los insumos, alimentos y bebidas estará a cargo del anfitrión o anfitriona; que deberá preparar el lugar para asegurar el distanciamiento social, proveer alcohol en gel a participantes de la reunión y solución sanitizante para desinfectar superficies. 

Este es el proyecto a grandes rasgos. En cierto modo, son tantos los impedimentos que sólo nos queda rezar para que pronto se descubra una vacuna. Comerse un asado en estos términos, o realizar una reunión donde haya tantos mates como personas, es mucho mas difícil que aquél anhelo de Juan Luis Guerra, y que llueva café en el campo.


Publicidad - Fatica