5/1/2021

Opinión

Crisis sanitaria y reactivación en la producción de insumos médicos

¿Por qué es necesaria una crisis mundial para que comencemos a fabricar nuestros propios insumos?

Autor de la nota: Franco D. Cruz

Franco D. Cruz

Publicado el 5 de Enero de 2021


Imagen de la nota 'Crisis sanitaria y reactivación en la producción de insumos médicos'

En un momento de la pandemia dónde están comenzando a surgir nuevos picos de contagios y defunciones a nivel global, conseguir insumos medios resultó ser un verdadero dolor de cabeza para un gran número de países que no contaban con un desarrollo industrial que les permitiese producir sus propios insumos, ya que los países productores comenzaron a restringir las exportaciones de los productos necesarios con el fin de abastecer a sus propios ciudadanos primero.

En este marco, Argentina experimentó una nueva fase de sustitución de importaciones que dejó en claro que la industria nacional tiene la plena capacidad de suplir la producción internacional con diseños locales, cuando nuestros puertos dejan de ser bombardeados con productos extranjeros que no dejan florecer la industria.

En estos meses donde la escasez de productos médicos era moneda corriente, las universidades e industrias nacionales mostraron una importante capacidad de innovación y producción, logrando fabricar en el país elementos que resultaban indispensables para mitigar los efectos de la pandemia como; nuestros propios test rápidos diseñados en la Universidad de La Plata y elaborado con productos nacionales, barbijos y elementos de higiene fabricados por pequeñas pymes y cooperativas que lograron mitigar el faltante de estos productos, y hasta nuestros propios respiradores.

Este último producto fue desarrollado por investigadores de la Universidad de Rafaela, aprobado recientemente por ANMAT y su producción estará a cargo del Grupo INBIO, una empresa radicada en Entre Ríos y Santa Fe dedicada a producir insumos médicos para el litoral y ahora con aspiraciones de que sus respiradores se distribuyan por todo el país.

Producción Nacional como consecuencia del contexto mundial
Esta no es la primera vez que sucede que la reactivación de algunos sectores de la economía lleguen como consecuencia de una coyuntura externa, como si no pudiéramos tomar las riendas de nuestro propio sistema económico. 

Una situación similar ocurrió durante el periodo de guerras mundiales, donde la producción industrial argentina se disparó por no poder continuar importando productos manufacturados, pero la industria que había surgido para sustituir las importaciones no tardó en desmoronarse y cerraron sus puertas cuando las fábricas de Estados Unidos y Europa volvieron a reabrir sus exportaciones. Incluso la misma explotación petrolera, que vivió sus épocas de apogeo cuando aumentaban los costos del barril de crudo, pero comenzaba a reducir la producción cuando se aumentaron las importaciones, “aprovechando” los precios por debajo de los U$S 50. 

Fabricar un sistema económico propio que no deje afuera a nuestros trabajadores
Hoy, tras 9 meses de pandemia el sistema productivo consiguió suplir con producción nacional 9 de cada 10 insumos médicos necesarios para hacerle frente a la pandemia gracias a un importante programa de incentivos económicos propuestos por el Estado Nacional. Pero este programa de reactivación productiva poco sirve si una vez normalizada la situación dejamos morir cada una de las nuevas industrias nacionales que fueron surgiendo en estos meses de crisis e incertidumbre global, y volvemos al consumo de los productos extranjeros - con el afán de ahorrar unos pocos pesos - devolviendo a los trabajadores empleados a la calle.

Publicidad - Fatica