13/2/2021

Sociedad

¿Cuáles son las consecuencias de la interrupción de clases presenciales?

El Observatorio Argentinos por la Educación, realizó una investigación y difundió un informe en el que se detallan las desventajas de no volver a las clases presenciales en este ciclo lectivo 2021, después de un año de virtualidad.

Autor de la nota: Muriel Bertolini

Muriel Bertolini

Publicado el 13 de Febrero de 2021


Imagen de la nota '¿Cuáles son las consecuencias de la interrupción de clases presenciales?'

Según el informe del Observatorio Argentinos por la Educación, de acuerdo a un monitoreo realizado por la UNESCO (2021), debido a la pandemia del Covid-19, en 2020 se registró el mayor número de países con cierres de escuelas: 172 sistemas educativos habían interrumpido las clases presenciales y el 84,3% de los estudiantes en el mundo estaban afectados por estas medidas. 
Como consecuencia del cierre de escuelas hubo muchas voces de investigadores y expertos en educación que alertaron tempranamente del potencial desigualador de la suspensión de la presencialidad. Las principales explicaciones residen en que la virtualidad no reemplaza la presencialidad y que la situación genera mayor dependencia de los recursos en el hogar: tecnología, conectividad y acompañamiento familiar. 
Por lo tanto, el impacto negativo es mayor en estudiantes de bajo nivel socioeconómico. 
Por su parte, la vuelta a clases presenciales implica el procesamiento de una tensión entre las razones sanitarias y las cognitivas, sociales y psicológicas. 
En este sentido, se argumenta que mantener las escuelas cerradas reduce la circulación de personas y del virus, disminuyendo contagios y riesgo de muerte. Sin embargo, los estudios disponibles no muestran incrementos significativos de tasas de contagio cuando la reapertura de escuelas se realiza de manera cuidada.
Pero las desventajas de la virtualidad sí son evidentes y entre ellas, el informe destaca las siguientes: 
 
Pérdida de aprendizaje
La pérdida se concentra en los estudiantes más vulnerables, cuyas madres no han completado la educación primaria. Además, los estudiantes afectados pueden mostrar menores niveles de progreso en el aprendizaje en los años posteriores al regreso al colegio, ya que son promovidos de grado sin tener el aprendizaje correspondiente a ese grado, y al enseñarles a un nivel por encima del correspondiente, el rezago puede aumentar.

Desigualdad educativa
El cierre de escuelas profundiza la desigualdad existente a medida que los niños de entornos más desfavorecidos experimentan mayores pérdidas de aprendizaje. Esto se debe a la falta de herramientas y recursos para llevar adelante la virtualidad y el aprendizaje en casa.

Efectos sociales y en la salud 
En el caso de California, en abril a agosto los informes de sospecha de abuso infantil cayeron un 28% en comparación con los informes durante esos mismos meses en 2019. Esto puede deberse a que los maestros son el agente que más reporta situaciones de abuso infantil. Por otro lado, una encuesta reciente de trabajadores sociales escolares encontró que el 59% sintió que la pandemia está agravando el abuso y la negligencia infantil, al menos en un grado moderado. “Si vemos esto en conjunto, podemos apreciar que hay significativamente menos denuncias de violencia doméstica y abuso infantil que el año pasado a pesar de que los trabajadores sociales entienden que la pandemia agravó esta situación” sostienen en el informe.  
Cabe destacar, que la posición de algunos maestros de permanecer en sus casas por miedo al virus es también válida y se trata de una decisión conjunta en la que todas las partes puedan hacer oír su voz, tanto docentes, como estudiantes, tutores y autoridades sanitarias y educativas. 

Aquí el informe completo: