12/1/2021

Tendencias

El origen de la leyenda del ventrílocuo que usaba un cadáver como títere

En las últimas semanas, la historia de un ventrílocuo que utilizaba a un niño muerto como títere recorrió las redes e incluso algunos portales informativos que hicieron eco de esta historia, pero ¿Realmente sucedió?

Publicado el 12 de Enero de 2021


Imagen de la nota 'El origen de la leyenda del ventrílocuo que usaba un cadáver como títere'

En los últimos días, una antigua noticia publicada por un portal informativo de Santiago del Estero recorrió las redes sociales despertando la curiosidad de los internautas que compartieron la terrible e intrigante historia sobre un ventrílocuo que empleaba un cadáver como títere.

Si bien la publicación ya tiene varios años, los portales sensacionalistas no dudaron en volver a publicar la historia, que hoy algunos usuarios están compartiendo en diversas plataformas, promocionándola como un hecho real, a pesar de que es muy escaza la información que se encuentra al respecto, y que la historia deja muchas incógnitas sin resolver como lo veremos a continuación.

La historia que recorre las redes sociales:
Las distintas publicaciones que incluyen la historia del muñeco Edgar y su respectivo Ventrílocuo nos remontan al año 1920, donde supuestamente ambos lograron hacerse famosos rápidamente gracias al gran talento de Charlie McCarthy de hablar sin mover los labios y a la intriga que despertaba en el publico Edgar.
Lamentablemente la fama no vino sola y un sector del publico no dudo en acusar de brujería al ventrílocuo que se negaba a dejar que la gente se acercara al títere, difamando McCarthy y prohibiendo a los niños a acudir a su show.

Lo más extraño de esta historia, es su drástico giro, ya que una noche los trabajadores del teatro acudieron a su camerino para avisar que el recinto ya estaba cerrado y que McCarthy ya debía abandonar las instalaciones, pero como este no contestaba dieron aviso a las autoridades para que ingresaran al camerino, ya que ellos tenían miedo de hacerlo.

Tras forzar la puerta, encontraron al ventrílocuo muerto y con el cuello destrozado en el piso del lugar, pero lo que más alarmo a las autoridades era que su muñeco continuaba en el lugar y que el mismo era en realidad el cadáver de un niño, que posteriormente se creyó que era su propio hijo.
La misteriosa historia, adjunta dos fotografías donde se muestra al espantoso títere, y al ventrílocuo con el cuello destrozado.

LA REALIDAD
La realidad es que, nunca existió tal ventrílocuo McCarthy con un muñeco Edgar, pero por el contrario si existió un ventrílocuo Edgar Bergen con un muñeco llamado Charlie McCarthy y este claramente no estaba hecho con el cadáver de ningún niño. Es más, este llego a ser muy famoso en su época, como se muestra en el siguiente video.
Pero lo cierto, es que no es el ventrílocuo de la foto, ni su muñeco. Además si buscamos una foto que no este recortada de “Edgar” veremos que el ventrílocuo que lo opera en realidad es otro, se trata de Fedor Wittkowski, más conocido por su nombre artístico Henry Rox, un artista alemán que fue muy famoso en Europa gracias a su feo muñeco llamado Max, que curiosamente era solo un muñeco feo y no un cadáver.
Publicidad - Fatica