5/11/2022

Política

El verso de ajustar para generar trabajo

En medio de enormes movilizaciones denunciando el recorte en las cuentas públicas contenido en el presupuesto 2023, el presidente Alberto Fernández dictó un decreto para dejar de inscribir nuevos beneficiarios al programa “Potenciar Trabajo” que perciben 1.350.000 compatriotas. Retórica y excusas acompañan la decisión para justificarla.

Publicado el 5 de Noviembre de 2022


Imagen de la nota 'El verso de ajustar para generar trabajo'

“No se le puede meter más la mano en el bolsillo al pueblo” lanzaba el miércoles 2 de noviembre Alejandro “Coco” Garfagnini, coordinador del Frente Milagro Sala, que compone junto a la Federación Nacional de Trabajadores (FNT) el Bloque Social por el Trabajo, en un improvisado escenario sobre un camión al frente de una inmensa columna de diez mil personas que integran distintas otranizaciones populares.

La movilización del Bloque Social por el Trabajo había sido convocada en claro rechazo al paradigma contenido en el presupuesto 2023. “Los serivicios de la deuda se llevan la mayor parte de la guita. Mientras todo el sistema político discute como recortan los beneficiarios del Potenciar Trabajo, los Bancos se terminan llevando 17.000 millones de pesos por día de intereses por la fiesta de la timba de Leliq. Para los humildes auditorías, burocracia y verdugueo. Para los grupos económicos dólares, libre importaciones y menos impuestos. Marchamos contra el ajuste, convencidos que la Argentina necesita trabajo y dignidad, seguimos construyendo organización popular” sostuvieron en la previa a la convocatoria.

“Marchamos contra el ajuste; no por unos planes ni por fideos, sino porque están malhiriendo a la Argentina” había sostenido Fernando Esteche, del Frente Milagro Sala, en la previa de la convocatoria, en una carta que interpelaba las entrañas de los funcionarios del Frente de Todos.

“Marchamos los conocidos de los que ocupan los despachos porque ahí llegaron con nuestra campaña electoral, con nuestros votos, con nuestra militancia. Nosotros no hacemos marchas ni cortes como parte de una campaña electoral, no nos divierte ni entusiasma tener que pedirle a los compañeros y a las compañeras que salgan temprano de sus barrios, posterguen sus cosas cotidianas y se lleguen a la pérfida capital federal a protagonizar una protesta. No son nuestras luchas puestas en escena. Son luchas a conciencia, sin tomar lista, sin pedirle un mango a nadie” sostuvo en su carta pública y agregaba “Nosotros los defraudados, los estafados, los que soñamos y creímos que hablaban en serio cuando nos decían que entre las leliq y los jubilados iban a priorizar a los jubilados.”

“Coco” Garfagnini, referente además de la Organización Barrial Túpac Amaru, sostuvo que “Tuvimos reuniones en el Ministerio de Desarrollo Social y nos hablaron del modelo de país. ¡Qué caraduras! Hablan en nombre del peronismo pero no lo leyeron a Perón, no vivieron el gobierno de Néstor Kirchner. ¿Cuál es el modelo de país? ¿El del Fondo Monetario Internacional? El FMI pidió más ajuste y este gobierno le va a dar más ajuste porque es lo que están votando en el Congreso. La mayoría de la guita que producen los argentinos es para pagar una deuda ilegítima e ilegal que se la llevaron al extranjero”.

Por su parte Nicolás Mayr, de la FNT, apuntó que “lamentablemente el Congreso de la Nación decidió, en su composición actual, hacerse cargo de la estafa del macrismo y también que el Presupuesto para el año que viene sea redactado de puño y letra por el FMI. Vemos muchas veces como algunos discuten en los medios de comunicación o hasta en discursos públicos pero en garantizarle la guita al Fondo y ajustar a nuestro pueblo, ninguno dudó en levantar la manito y lo hicieron todos juntos. Áreas recontra sensibles como las jubilaciones, los salarios de empleados estatales, las notebooks, la infraestructura escolar, han sido recortadas para el año que viene”.

“No solo no se ha avanzado en volver a recuperar para manos del Estado a las empresas de servicio, sino que ahora, con el argumento de recortar los subsidios, nos revolean por la cabeza flor de tarifazo. Nunca se les cruzó por la cabeza que los empresarios multinacionales, que se han llenado los bolsillos desde el menemismo en adelante, ganen un peso menos. La ganancia de las multinacionales la vamos a tener que pagar nosotros pagando la garrafa al doble. Hay una decisión concreta de que la guita que se va llevar al Fondo salga del bolsillo de los humildes, los trabajadores y los jubilados” añadió.

Por último Mayr consideró que “es tan berreta el nivel de discusión que ni siquiera le estamos poniendo esto arriba de la mesa, pero hoy estamos planteando algo mucho más básico y esencial, a prueba de boludos y que solo se pueden hacer los desentendidos los hijos de puta. Estamos planteando que no se le puede meter más la mano en el bolsillo al pueblo”.

La respuesta, más ajuste

Al día siguiente de la movilización contra el ajuste y en demandas de respuestas sociales frente a una crisis que se transforma en inocultable, el “presidente Alberto Fernández recibía al jefe de Gabinete, Juan Manzur; y a los ministros de Economía, Sergio Massa; de Trabajo, Raquel "Kelly" Olmos; y de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz; para analizar los planes sociales” (sic) según informaba la agencia pública de noticias.

La respuesta es un decreto que pone fin a la incorporación de nuevos beneficiarios al programa “Potenciar Trabajo”, el cual la dinámica institucional lo presenta como un salario complementario para los trabajadores de la economía popular. Sin atender siquiera a su propio relato, el gobierno sostiene ahora que “Nos imponemos y autoimponemos un techo a seguir incorporando altas. Esto quiere decir que el Ministerio va a trabajar con el 1.350.000 del Potenciar Trabajo para poder garantizarles la búsqueda del capital, las máquinas y las líneas de producción. Sin las herramientas ni la tecnología para producir, se trunca el sueño de confeccionar bienes y servicios desde la economía popular"

Como siempre que los ajustes se profundizan, sus responsables, empiezan a mirar a los de abajo para encontrar un responsabilidad que los evite de tener que cuestionar el acuerdo con el FMI, o el sistema económico de saqueo de nuestra soberanía que se reproduce o cuestionar un modelo extractivista que genera riqueza en el extranjero y probreza en nuestra tierra.

Es recurrente de las políticas de ajuste identificar a los beneficiarios de programas sociales o planes de emplo como responsables del desaliento al trabajo, o encontrar como única herramienta para recuperar la cultura del trabajo, sacarle la poca plata del bolsillo a los mas humildes de la Argentina.

La dinámica miserable del ajuste, siempre encuentra excusas y romanceros que la justifican.

"En función de los ahorros que se van haciendo mes a mes por la bajas, esas mermas las transferimos ya no a pagar 27 mil pesos del programa sino a la compra de asignación de recursos para máquinas y herramientas" sostuvo la Ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, quien de esa forma señala que la baja que se produce sobre un beneficiario del Potenciar Trabajo, como por ejemplo que no haya concurrido a las reiteradas e insoportables auditorías a las que se lo convoca para ver si pueden darle de baja el programa en alguna ausencia, es la que financiará la inversión productiva.

Los adornos incorporados al decreto son la creación de un nuevo Consejo. El Consejo de la Economía Popular y el Salario Social Complementario (CEPSSC) en realidad fue creado el 14 de diciembre de 2016 con la sanción de la ley de emergencia social acordada con el gobierno de Mauricio Macri, y jamás tuvo funcionamiento efectivo.

La otra excusa utilizada en el decreto para justificar el ajuste es que se establece un cupo para cooperativas de trabajo en la obra pública menor a 300 millones de pesos. Lo cierto es que el decreto no establece ningún programa, ni modifica norma alguna de la ley de obra pública, ni establece procedimiento alguno que permita hacer pensar que la “promoción” que se establece en el decreto en algún momento sea una decisión real.

Al mismo tiempo, la preferencias en contrataciones a empresas que tengan en su nómina un 5% de beneficiarios del programa “puente al empleo” es una auténtica incongnita, dado que no existe estadística oficial que pueda evenciar un éxito mínimo al menos en los regímenes de promoción de incorporación al trabajo de beneficiarios de los programas sociales. Anuncios hubo decenas, pero informes de resultados ninguno.

Los únicos anuncios que efectivamente se cumplen en forma inmediata, una vez más, son los que implican un ajuste sobre el bolsillo de los mas humildes.

Lejísimos de los anhelos de trabajo y dignidad con el que el Frente de Todos construyó una victoria electoral sobre la que algunos hoy se siguen asentando para verduguear a los mas humildes y sus organizaciones populares.