10/9/2022

Política

Equilibrio, pero para ellos: Consolidación del modelo neocolonial

¿Cuál es el punto de equilibrio que se logró alcanzar en el gobierno del Frente de Todos? ¿En qué contexto y bajo qué esquema económico? ¿A quiénes beneficia, y a quiénes perjudica? Son los interrogantes que plantea Rodolfo Pablo Treber en esta nota. Las tareas y desafíos de un pueblo que necesita volver al proyecto de una Argentina soberana.

Autor de la nota: Rodolfo Pablo Treber

Rodolfo Pablo Treber

Publicado el 10 de Septiembre de 2022


Imagen de la nota 'Equilibrio, pero para ellos: Consolidación del modelo neocolonial'

La designación de Sergio Massa, tal como se preveía, va generando una estabilidad que puede resultar un bálsamo, en un contexto de caos e incertidumbre, para algunos desprevenidos y, otros, malintencionados.

Estabilidad que se ve claramente reflejada en el cese de las corridas bancarias, la presión feroz que existía sobre el tipo de cambio, el clima de consenso y unidad que se respira por primera vez en el gobierno del Frente de Todos, el aval y respaldo de los Estados Unidos como padrino explícito de este proceso, y los acuerdos sellados con los sectores más importantes del poder concentrado.

Pero, ¿Cuál es este punto de equilibrio que se logró alcanzar? ¿En qué contexto y bajo qué esquema económico? ¿A quiénes beneficia, y a quiénes perjudica?

Los resultados anunciados, de la actual gira de Sergio Massa por los Estados Unidos, traen algunas respuestas a estos interrogantes y, principalmente, muestran el arduo trabajo que nos debemos dar como pueblo si deseamos volver a transitar el sendero hacia la soberanía nacional, la independencia económica y la justicia social. 

En primer término, vale resaltar que quien encabeza esta nueva etapa es un perfil de confianza para el poder real, un hombre designado directamente por los Estados Unidos, desde hace años, para quebrar al movimiento nacional y unificar el criterio político de la democracia liberal argentina detrás de sus designios e intereses en esta región. Esta correcta caracterización, hasta hace pocos días atrás, era compartida por muchos dirigentes del Frente de Todos que, obrando a contramano de sus dichos, traicionando a su base electoral y claudicando ante el poder económico, fueron parte del consenso para su designación. 

El equilibrio en el sector financiero llega de la mano con el cumplimiento estricto de las metas y condicionamientos políticos del FMI mediante un brutal ajuste fiscal que solo aprieta a los que menos tienen. Recortes presupuestarios, en salud, educación, vivienda (DA 826/22), y asignaciones sociales, sumados al incesante ajuste por inflación que deprime el salario real de todos los trabajadores. Esto último, convalidado e impulsado por el mismo Banco Central de la República Argentina (BCRA) a través de una devaluación del 6% mensual, del peso respecto al dólar.

Además, llevando adelante la continuidad del perverso esquema de “deuda eterna”, que comenzó con la estafa de la toma de deuda con el FMI y su posterior validación. Esto es, adquirir créditos con organismos multilaterales, que terminan por financiar la fuga de capitales de las empresas transnacionales que dominan el comercio exterior y, así, fortalecer un espiral creciente de dependencia a una moneda extranjera que no emitimos ni controlamos. En este sentido, el próximo mes se sumarán más de 3,000 millones de dólares de deuda externa provenientes del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

A su vez, con el aumento de tasas de interés, al 70% anual, el sector financiero se asegura ganancias extraordinarias sin inversión productiva, ni riesgo alguno; por las cuales el gobierno nacional pagará un total de 4,2 billones de pesos (equivalente a más de 20 mil millones de dólares) en un año. -17 mil millones de pesos por día-. 

En cuanto al modelo productivo, el equilibrio llega con la profundización de un modelo de economía primarizada, y exportadora, mediante el ingreso masivo de inversión extranjera directa (IED) para la explotación de nuestros bienes comunes (recursos naturales).

Estas IED ingresan con un marco legal desregulado (vigente desde 1976, profundizado en los 90 y perfeccionado en estos momentos) que permite a las transnacionales girar ganancias de lo producido a sus casas matrices; lo que, en otras palabras, representa una fuga, legal e incesante, de capitales. En consecuencia, la IED genera un ingreso inmediato de divisas, pero un quebranto económico exponencialmente mayor en el mediano y largo plazo; mientras que acentúan la primarización de la economía.

Al mismo tiempo, estas IED, causan daño a las posibilidades de generación de empleo genuino dado que, en los acuerdos comerciales para el crecimiento de las exportaciones, se incluyen obligaciones de compra de productos manufacturados (importación para la Argentina). En consecuencia, el modelo exportador de materias primas concluye en desindustrialización y dependencia creciente de productos importados. Más materia prima vendemos, más productos elaborados importamos. -En los últimos 32 años, las exportaciones argentinas en dólares aumentaron 1,000% en dólares sin beneficio alguno para el pueblo-. 

En el plano de las relaciones internacionales, el equilibrio es alcanzado mediante una subordinación total, y burdamente expuesta, a los Estados Unidos que, no por casualidad, resulta ser el principal interesado, y beneficiado, en que se profundice el esquema financiero y productivo anteriormente detallado. 

Estas acciones del gobierno demuestran que, más allá de los discursos marketineros y oportunistas, nos encontramos ante la ausencia total de amor por la Patria y el pueblo en la dirigencia política. Por el contrario, lo único que manifiesta claramente el quehacer del Frente de Todos es la intención de continuar y profundizar el modelo neocolonial que retornó en el 2015 con la victoria electoral de Mauricio Macri y Juntos por el Cambio. 

Por eso, es ardua la tarea que tenemos como pueblo para volver a transitar el sendero hacia la soberanía política, independencia económica y justicia social, con un proyecto de liberación nacional como guía.

Volver a la Argentina soberana, con la conducción del Estado en los sectores estratégicos en reemplazo del capital transnacional.

Volver a la Argentina independiente, mediante un modelo de desarrollo económico propio, la reconstrucción de la logística nacional y la protección, fortalecimiento y expansión federal del mercado interno.

Volver a la Argentina de la producción, mediante un proceso de industrialización por sustitución de importaciones para recuperar el trabajo que pagamos al extranjero.

Volver a la Argentina socialmente justa, donde se cumplan, sin condicionamientos, los derechos universales a la vivienda, salud, educación, trabajo y salario digno.

Volver a retomar el camino hacia la grandeza de la Patria y la felicidad del Pueblo. 

Dejar de simular, y volver a ser nacionales y populares. 



Rodolfo Pablo Treber - Secretario político de Social 21 – Dirigente de Encuentro Patriótico – Analista económico - Trabajador del Banco Central de la República Argentina.