30/11/2020

Política

Ex presidente de la Sociedad Rural va a cobrar compensaciones del Estado como si fuera pequeño productor

Luciano Miguens, el recordado presidente de la Sociedad Rural Argentina durante el conflicto con las patronales sojeras, como así también Mario Llambias de la CRA, se presentaron como pequeños productores sojeros y van a cobrar las compensaciones dispuestas por el Estado.

Publicado el 30 de Noviembre de 2020


Imagen de la nota 'Ex presidente de la Sociedad Rural va a cobrar compensaciones del Estado como si fuera pequeño productor '

El 27 de Noviembre se publicó en el Boletín Oficial la resolución 237/20 del Ministerio de Agricultura y Pesca, la que autoriza un desembolso de $ 11.550 millones de pesos por parte del Estado Nacional para compensar a los productores sojeros de la cosecha 2019/20.

La decisión de compensar a los “pequeños y medianos productores” nació en el momento de subir las retenciones a la soja del 30% al 33%.

El objetivo, quizás, era establecer una suerte de segmentación indirecta para que las retenciones tengan un pesos mas grande sobre los grandes propietarios de la tierra cultivable de éste país. Con esa premisa, la decisión publicada el viernes en el Boletín Oficial se enmarca en el Programa de Compensación y Estímulo para pequeños y medianos productores de soja. Según informó la agencia pública de noticias Télam: “el monto a pagarle a los productores será depositado en dos cuotas iguales, la primera antes de que finalice noviembre y la parte restante en diciembre.”

Las compensaciones, celebrada en la agencia de noticias pública, se aclara que “serán depositadas en la Clave Bancaria Uniforme (CBU) que hayan declarado los pequeños y medianos productores ante la AFIP, con dos cronogramas diferentes de pagos, dependiendo de cuándo se hayan hecho las ventas de su producción.”

La resolución publicada se acompaña con un listado anexo de 38.000 productores que serán beneficiarios de las compensaciones que les asegura el gobierno nacional. Lo llamativo es que una simple búsqueda en el listado permite encontrar apellidos que integran las históricas familias terratenientes de la Argentina, alejadas de la realidad de los pequeños y medianos productores.

Para graficar apenas, dos de los reconocibles miembros de la otrora conocida como “mesa de enlace” que protagonizó el lock out patronal agropecuario en el año 2009 contra la implementación de un nuevo sistema de retenciones a la venta de granos, aparecen hoy como beneficiarios de las compensaciones dispuestas por el gobierno nacional.

Sin ir mas lejos, el por entonces presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luciano Miguens, aparece como beneficiario directo de la compensación. También, entre los nombres, aparece Mario Llambias, el por entonces titular de las Confederaciones Rurales Argentinas.

Lo paradójico es que, según la propia resolución, los beneficiarios del programa de compensaciones pueden tener como máximo 400 hectáreas declaradas ante la AFIP. Las familias Miguens y Llambí son históricos apellidos terratenientes de nuestro país, lejos, muy lejos, se encuentran de ese número de hectáreas cultivadas de soja.

De hecho, según informa el gobierno “La medida comprende a productores sojeros que no hayan facturado más de $ 20 millones en 2019, y que al 31 de julio pasado hayan declarado poseer hasta 400 hectáreas destinadas para el cultivo de la oleaginosa” y se aclara que el listado de beneficiarios se edificó con un cruce de datos efectuado con la AFIP.

Es decir, Luciano Miguens y Mario Llambías tienen declaradas ante la AFIP menos de 400 hectáreas cultivadas de soja, y aún mas grave, han denunciado facturación por menos de 20 millones de pesos en la campaña. Un auténtico exhabrupto legal digno de ser investigado penalmente.

InfoNativa consultó a un pequeño productor alejado del mundo de la soja, concentrado en la ganadería, quien pidió reserva de su identidad y señaló “En cada uno de los sectores sucede lo mismo. Nadie tiene declarado lo que efectivamente tiene. Cuando surgen políticas de incentivos y componesaciones segmentadas, uno trata de dibujar los números y las cabezas de ganado para poder acceder a los beneficios. Además te mejora la posición en la AFIP.” y agrega respecto a los productores sojeros “En la soja pasa peor todavía. Mirá si a Miguens se le iba a escapar la tortuga, por poca plata que sea, éstos embolsan lo que encuentran”.

Consultado por los mecanismos utilizados para subdeclaración, el productor señaló “Puede ser que tengas fragmentada la declaracion en varias sociedades a tu nombre, en varios familiares, que mantengas una sucesión abierta para manejar la administración. Me imagino que además le tenés que poner el gancho a una declaración jurada, por eso no está bueno hacer mucho ruido con esto”.

Los cruces entre los 37.000 “pequeños productores” arrojan apellidos idénticos en múltiples búsquedas que uno pueda efectivizar. Pablo Pedro Miguens, Luciano Miguens y la sucesión de Aurleia Miguens, fiiguran entre los beneficiarios de las compensaciones.

Otro ex presidente de la Sociedad Rural también integra el listado de beneficiarios, el ilustre apellido de Eduardo de Zavalía aparece entre la nómina de “pequeños productores”.

Ocho apellidos Vicentín surgen en la nómina de pequeños prodcutores que recibirán la compensación junto con dos apellidos Nardelli entre los pequeños productores. Adelina Padoan, que comparte apellido con el presidente de la Bolsa de Cereales, recibirá la compensación por su sociedad con Luis y Norberto Bedini, también la sucesión de Luis Bedini, vinculada al grupo, cobra la compensación.

El apellido Etcheverry, entre quienes se encuentra Jorge Oscar, ex presidente de la Sociedad Rural de Lobos e intendente de la localidad, suman nueve apellidos a ser compensados por las retenciones.

Federico Boglione, vocal de la Sociedad Rural, no aparece entre los beneficiarios, pero 7 apellidos de la estirpe cobrarán la compensación.

El histórico apellido Álzaga, de la histórica familia terrateniente argentina, no podía faltar y se anota con 5 beneficiarios para cobrar compensaciones como pequeños productores. El apellido Anchorena con apenas 4. Los Pereyra Iraola, apenas se anotar con dos nombres, Héctor y Hernán.

El Grupo Depetris, de Río Cuarto, con 40 años en los negocios agropecuarios, se anotó con 13 apellidos entre los compensados.


Las compensaciones:

Para calcular la compensación correspondiente para cada productor beneficiario, se determinaron dos regiones con cuatro estratos de escala productiva, que comprenderán por un lado a las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba; y, por el otro, al resto de los distritos.

A partir de esto, cada beneficiario será compensado por las ventas de granos de soja realizados en el período comprendido entre el 1 de febrero y el 31 de diciembre de 2020.

En el caso de las provincias del primer grupo, el tope será de hasta 2,9 toneladas de soja por hectárea declarada; y de hasta 2,5 toneladas en las demás provincias del país.

El monto en pesos a percibir por cada beneficiario del Programa será determinado multiplicando las toneladas de granos de soja vendidas en cada Liquidación Primaria de Granos, en la que figure como vendedor, por los siguientes montos de acuerdo con la cantidad de hectáreas y su zona de producción.

Por ejemplo, para un productor de hasta 100 hectáreas de la provincia de Buenos Aires representará un monto de $1.543 por tonelada, mientras que para un productor extrapampeano la cifra ascenderá a $2.205, de manera de compensar diferencias por costos logísticos.

De tal modo, las compensaciones ascienden entre medio millón de pesos y setecientos mil pesos por productor inscripto, algo que muchos embolsarán por las distintas identidades con la que encubren las grandes extensiones de tierras de las que son propietarios, y subfacturan ante la AFIP las ventas de granos para asegurar rentabilidad con una fuerte evasión fiscal.

Una vez mas, cabe preguntarse sobre aquella máxima que Alberto Fernández espetó a los grandes empresarios de éste país: ¿Cuándo se termina el tiempo de los vivos?  

Publicidad - Fatica