8/1/2021

Cultura

Hoy se conmemora en todo el país al Gauchito Gil

Cada 8 de enero en cientos de rincones del país se encienden velas rojas para venerar al Gauchito Gil, cuyos altares están presentes en todas las rutas del país. Ladrones, religiosos, pecadores, viajeros, católicos bautizados, no hay restricciones para pedirle protección, agradecer o pedir al Gauchito Gil.

Publicado el 8 de Enero de 2021


Imagen de la nota 'Hoy se conmemora en todo el país al Gauchito Gil'

Sus devotos jamás se olvidan de tocar bocina al pasar por alguno de los altares en las banquinas de las rutas argentinas. Muchos se detienen, bajan, le prenden una vela, le acercan unos cigarros, le dejan un trago de vino. Pero ¿Quién fue Antonio Mamerto Gil Nuñez? ¿Por qué es el santo más popular del país? 

Se sabe que Antonio Mamerto Gil Nuñez, hijo de José Gil y Encarnación Nuñez, nació un 12 de agosto de, se estima, el año 1847, en Mercedes, provincia de Corrientes. En guaraní llamaban a la zona Paiubre.

Se dice que los bailes y las fiestas eran de su agrado, en especial la del santo cambá San Baltazar. También se dice que era devoto de San La Muerte, que tenía un excelente manejo del facón. Según los registros históricos de la época, fue un peón rural que peleó en la Guerra de la Triple Alianza, y que luego fue reclutado para formar parte de las milicias que luchaban contra los federales.

Según la leyenda, el dios guaraní Ñandeyara, se le apareció en los sueños y le dijo: “no quieras derramar sangre de tus semejantes”. Ese fue el motivo por el cual el Gaucho desertó del Ejército. Esa rebeldía, así como el hecho de conquistar a la mujer que pretendía un comisario, fueron algunos de los motivos de su sentencia de muerte. Pero sin lugar a dudas, se ganó el amor y la complicidad de la peonada correntina robando a los ricos para darle a los pobres. Fue el pueblo el que lo protegió hasta su captura.

Lo capturó la policía mientras dormía una siesta luego de una noche de juerga. Estaba en compañía de dos amigos, que fueron abatidos al instante. Al Gauchito Gil no lo entraron las balas, se dice que lo salvó un amuleto de San La Muerte que colgaba de su cuello.

Sin embargo aquel 8 de enero de la captura (no se sabe si fue en 1874 o 1878), miembros de la tropa lo colgaron boca abajo en un árbol de la zona. Ninguno de los presentes, soldados de origen humilde, se animó a ejecutarlo. Finalmente, el coronel Velázquez siguiendo órdenes de un superior, lo degolló. “Con la sangre de un inocente se curará a otro inocente”, le dijo el gaucho a su homicida antes de ser decapitado. El coronel, luego de entregar a las autoridades la cabeza de Antonio Gil, se fue a su casa y al llegar encontró moribundo a su hijo. En la desesperación recordó aquellas palabras y cabalgó hasta la zona donde habían enterrado el cuerpo. Juntó los restos de la tierra todavía húmeda por la sangre, untó a su hijo con ella y ocurrió el milagro.

En los último 30 años la devoción al Gauchito Gil se expandió y se convirtió en el santo pagano más querido de la Argentina. Cada 8 de enero miles de fieles concurren al santuario ubicado en la vera de la ruta N°123 en la localidad de Mercedes, a 230 km de la capital de Corrientes.

Este año la celebración será un tanto diferente. En Corrientes cerraron la ciudad de Mercedes para evitar aglomeraciones, ante la preocupación de las autoridades por el riesgo epidemiológico que representa el tránsito de hasta 300.000 personas que participan de la conmemoración del Gaucho todos los años. Habrá una misa, que será al aire libre y con transmisión por plataformas digitales desde el monumento al Gaucho Gil, erigido en el acceso norte de la ciudad.
Publicidad - Fatica