24/12/2022

Economía

Integración comercial argentina

El modelo económico vigente en Argentina descrito de una manera clara y concisa. “En todos los casos se trata de una inserción exportadora concentrada en pocos rubros, pero también en un número reducido de grandes corporaciones: alrededor de 70% de las ventas externas totales es controlado por las 200 empresas más grandes del país."

Autor de la nota: Horacio Rovelli

Horacio Rovelli

Publicado el 24 de Diciembre de 2022


Imagen de la nota 'Integración comercial argentina'

El modelo económico vigente en la Argentina se basa en el extractivismo y en la venta de productos primarios (esencialmente como forraje), incluso con algún grado de industrialización como puede ser en pellets, harinas, aceite, y hasta biocombustible. Y en manufacturas de origen industrial (MOI) la recuperación de la industria automotriz viene de la mano de la recuperación de la demanda brasileña, permitiendo que las exportaciones de automóviles crecieran sostenidamente por la diferencia cambiaria a favor de la Argentina y la demanda del vecino país 

De las 42 millones de hectáreas cultivables en nuestro país, en 14 millones se siembra soja y, en el arrendamiento de las tierras en gran parte se ajusta por el precio de esa oleaginosa cuyo valor en el mercado de Chicago en diciembre 2022 ronda los 600 dólares la tonelada, precio que se incrementó sideralmente con la pandemia y después por la guerra Rusia-Ucrania, con un valor récord de 652 dólares la tonelada del 8 de junio 2022.  Aproximadamente el 50% de todas las hectáreas trabajadas en la Argentina (todas las actividades, incluida la frutihorticultura) se hacen sobre arrendamiento y un altísimo porcentaje a valor soja. 

Encima se les premia con pecios diferenciales a costa del presupuesto nacional y de la deuda del Tesoro de la Nación, que le subsidia en septiembre de 2002 por $ 50 por cada dólar que decidieron liquidar de soja, que en ese mes lo hicieron por 8.143 millones de la divisa norteamericana (por los que la deuda del Tesoro fue de 407.150 millones de pesos en una letra intransferible que se colocó en el BCRA). Y ahora de $ 60 por dólar, desde el 28 de noviembre hasta el último día hábil de diciembre 2022, se infiere que liquidarán unos 3.500 millones de dólares, lo que implica una nueva deuda del Tesoro de la Nación por unos 210.000 millones y significa en conjunto 0,6% del PIB para beneficiar a 55.000 productores y sobre todo a  9 –nueve- grandes acopiadores y comercializadores de granos (ADM; Bunge; Cargill; Cofco; Glencore; Louis Dreyfus, ACA, Aceitera Gral Deheza, y Molinos Agro –Perez Companc) cuando todos los planes sociales (criticados en forma manifiesta por los grandes medios) que son paupérrimos en cuanto a su monto, alcanza a 12.345.000 compatriotas y representa apenas el 0,9% del PBI y, es fruto del mismo modelo extractivista y primario que se propicia y apuntala. 

La desocupación es fruto del modelo económico, preguntémonos cuántas horas de trabajo lleva una tonelada de soja, o de oro, o de litio, o cuánta mano de obra insume la producción de un barril de 161 litros de petróleo crudo. Es más, no se desarrollan actividades como la construcción de vivienda con el déficit habitacional que tenemos, de la que no necesitamos importar absolutamente nada, todo se produce en el país y sería fuerte demandante de mano de obra, y no se hace, para que la población consuma menos alimentos y menos energía y de esa manera poder exportar más. 

Las actividades mineras e hidrocarburíferas tienen nombre y apellido, donde por ejemplo el grupo Techint, a través de Tecpetrol extrae petróleo y gas, la licitación de obras las hace por Techint, la licitación de caños sin costuras para oleoductos y gasoductos a través de SIAT y Tenaris y, la producción de laminados por Ternium y Usimina (1) 

La apuesta de Vaca Muerta se hace consensuada con los EEUU a través del acuerdo YPF –Chevron, a lo que se suman ExxonMobil, Pan American Energy, Petronas, Pluspetrol, Shell, Tecpetrol y Wintershall, entre otras. 

En todos los casos se trata de una inserción exportadora concentrada en pocos rubros de la actividad económica, pero también en un número reducido de grandes corporaciones: alrededor de 70% de las ventas externas totales es controlado por las 200 empresas más grandes del país.

 

 

El comercio exterior 

En las condiciones ya referidas con el gobierno de Cambiemos y en los tres años de la gestión de la actual administración nacional, crece el comercio exterior, pero hay que saber distinguir entre los méritos propios y los ajenos. Las exportaciones vienen más jaladas por la dinámica de los precios internacionales de los commodities alimentarios y energéticos que, por el aumento de las cantidades y la diversificación de la estructura exportadora. 

Las MOI (manufacturas de Origen Industrial) que son las que generan trabajo y de calidad, alcanzan al 25,4% de las ventas externas de este año de la Argentina por las ya dichas mayores ventas de material de transporte terrestre; seguido por productos químicos y conexos; metales comunes y sus manufacturas; y piedras, metales preciosos y sus manufacturas. También registraron crecimientos máquinas y aparatos, material eléctrico; y materias plásticas y sus manufacturas, entre otras, lo que logró revertir parcialmente la fuerte primarización de nuestras exportaciones.

Aumentaron las exportaciones de combustible y energía, básicamente por el crecimiento observado en las ventas de petróleo crudo y, en menor medida, de carburantes. En cambio, gas de petróleo, otros hidrocarburos gaseosos y energía eléctrica registró cierta baja. 
  La venta de Productos Primarios por las mayores ventas de semillas y frutos oleaginosos, esencialmente la soja y también las exportaciones de maíz y las exportaciones de MOA (Manufacturas de Origen Agropecuario) impulsadas por las ventas de harinas y pellets representan el 67% de las exportaciones. En ambos rubros juega el factor de la suba de los precios en los mercados internacionales, por la pandemia primero y, el conflicto Rusia –Ucrania después.  También se debe considerar las ventas de carnes y sus preparados, seguido por grasas y aceites; residuos y desperdicios de la industria alimenticia; y productos lácteos.

Demuestra con respecto al período 2003-2015, la disminución de las MOI y de combustible y energía y, en contraprestación, el incremento de las exportaciones de los productos primarios y las MOA: 

Según el Consejo Agroindustrial Argentino, entre enero y noviembre 2022 las exportaciones del sector (productos primarios y manufacturas de origen agropecuario) alcanzaron los 51.570,1 millones de dólares, con una participación preponderante del complejo sojero, que alcanzó un acumulado de 21.071 millones de dólares entre enero y noviembre, superando los muy buenos registros anteriores 

Las importaciones registraron alzas en todos los usos económicos. Se destacó combustible más por precio que por cantidad, por mayores compras de gasoil; gas natural licuado; gas natural en estado gaseoso; gasolinas excluidas de aviación; y fueloil. Le siguió en importancia los Bienes Intermedios debido a suministros industriales elaborados y, en menor medida, a alimentos y bebidas elaborados, fundamentalmente para la industria. 

Se registraron mayores compras de piezas y accesorios para equipos de transporte y hubo aumento de las compras en piezas y accesorios para bienes de capital; además, partes y piezas para computadoras y teléfonos. 

En Bienes de Capital, excluidos equipos de transporte, aumentaron sus importaciones y en equipos de transporte industriales. 

Hay que tener en cuenta que entre los bienes intermedios los insumos difundidos industriales como el mineral de hierro y el aluminio tuvieron un incremento de sus valores internacionales en términos interanuales del 60%. Esto valores cotizados principalmente en las bolsas de Chicago (mineral de hierro) y Londres (aluminio en bruto) también presionaron sobre toda la cadena de valor internacional de productos intermedios fabricados con este mineral como también en la formación de los precios internos de los insumos difundidos que fabrican las empresas metalúrgicas del país como Techint, Aluar entre otras. El aumento exponencial de los precios internacionales de estos insumos difundidos se da principalmente por el aumento de la demanda China de mineral de hierro y, de Aluminio en Bruto primicialmente de Brasil, Australia y Canadá. 

Sin embargo, la fuerte suba de las importaciones del año 2022 (crecieron en dólares en un 34,3%, de ser 56.968 millones de dólares en los primeros once meses de 2021 a ser el récord de 76.493 millones en igual lapso de 2022) se explica más por aprovisionamiento ante la posible depreciación de nuestra moneda para el año entrante que por el nivel de actividad que con toda la furia alcanzara al 5% del PIB. 

Es más, para el año 2023 las proyecciones oficiales estiman que las exportaciones superarán los 100.000 millones de dólares, que no pudo ser este año por la fuerte sequía y su impacto en la cosecha fina. Ese dato engloba un crecimiento en precios, sobre todo en los productos de origen agropecuario y también en cantidades.

 

Dos países 

En el trabajo publicado por este medio el 11 de diciembre 2022 denominado “Exportaciones vs. Consumo”,  por FUNDUS, refiriéndose al record de exportaciones de carne vacuna y de la leche de vaca, dice que ese record se da paralelamente con  “…los niveles de consumo interno de carne bovina y leche que se encuentran en sus pisos históricos”, quiere decir que la reducción de ingresos de las familias y sobre todo las que menores ingresos tienen y que conforman el 40% de pobres del país, no puede comprar la cantidad suficiente de leche y de carne. 

Paralelamente el 21 de diciembre 2022 los trabajadores aceiteros y de biocombustibles llegaron a un acuerdo con los representantes patronales de las cámaras CIARA (Cámara de Industria Aceitera de la República Argentina), CIAVEC (Cámara Industrial de Aceites Vegetales de Córdoba) y CARBIO (Cámara Argentina de Biocombustibles) que eleva el salario básico inicial a $319.185.- a partir del 1° de Enero de 2023, cuando el salario promedio del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación dice que en octubre 2022  es de $ 174.436,90.  El Salario Mínimo Vital y Móvil es de $ 61.953 pesos mensuales en diciembre de 2022; y de $ 65.427 en enero de 2023, y el plan Potenciar Trabajo es la mitad del SMVyM. 

En síntesis, el sector que está directa o indirectamente ligado a las exportaciones puede vivir, el resto no sobrevive. El problema es que más del 70% de la economía Argentina, aún después de Macri y de Alberto Fernández está vinculada al sector interno. 

 

 

Notas
(1)  Usimina era una empresa siderúrgica estatal de Brasil, en la hora privatizadora de Fernando Henrique Cardoso fue vendida a la empresa japonesa Nippon Steel y, está a su vez, vendió la mitad de sus acciones al Grupo Techint. El gasoducto para llevar el gas de Vaca Muerta al puerto de Punta Colorada, recorriendo 700 kilómetros en el norte de Río Negro, fue ganada por Techint para lo cual ofertó su producción en la planta de Usiminas, que tiene en Brasil y cuya realización requería de una financiación previa por más de U$S 200 millones por parte del Estado argentino.  La crítica central fue porque no lo hizo la ex Somisa, comprada a precio vil por Techint y rebautizada primero Siderar y ahora Ternium, generando trabajo en el país.