31/3/2020

Política

Jair Bolsonaro contra las medidas de prevención del coronavirus

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, convocó hoy a sus compatriotas a “un gran pacto nacional por la preservación de la vida y de los empleos” para enfrentar la pandemia de coronavirus, que ya dejó más de 5.700 infectados y de 200 muertos en el país

Publicado el 31 de Marzo de 2020


Imagen de la nota 'Jair Bolsonaro contra las medidas de prevención del coronavirus'

Evaristo SA - AFP

El gobierno brasileño preparaba la semana pasada una campaña publicitaria llamada "Brasil no puede parar", impulsando ese plan para que el país "vuelva a la normalidad". Sin embargo, una jueza federal suspendió la publicidad y resaltó el riesgo de amplificar mensajes que no estén alineados con las recomendaciones consensuadas por las autoridades sanitarias y científicos.

 

El mandatario de ultraderecha había publicado tres vídeos en los que se lo veía paseando por Brasilia, acercándose a seguidores en pequeñas aglomeraciones y reforzando su llamado de romper la cuarentena. Haciendo caso omiso a las medidas preventivas de su ministerio de Salud. Jair Bolsonaro, piensa igual que su socio político y espiritual, el obispo Edir Macedo, propietario de la cadena de TV Record y la Iglesia Universal del Reino de Dios, para quien “el coronavirus es inofensivo y la alarma es fruto de Satanás”.


Contra las recomendaciones del propio ministerio de salud de suspender los cultos y las misas para evitar la aglomeración de personas, el presidente brasileño Jair Bolsonaro modificó un decreto e incluyó tales eventos en la lista de actividades esenciales durante el estado de calamidad pública. En São Paulo, la ciudad más afectada por la pandemia, la justicia había prohibido la realización de cualquier acto religioso que involucra la reunión de creyentes. Sin embargo, unos días después, el Presidente de la Corte de Justicia de São Paulo revocó el mandato, en respuesta a las solicitudes del ayuntamiento y del gobierno.


Bajo el lema “Fora Bolsonaro”, miles de personas golpearon sus ollas y cacerolas desde sus ventanas y balcones, en una clara protesta por la forma en la que el Ejecutivo viene manejando la crisis abierta por la llegada del nuevo coronavirus al país.

Publicidad - Fatica