7/8/2021

Deportes

José Omar Pastoriza: futbolista, gremialista y peronista

Pastoriza fue un grande de nuestro fútbol. Número 5 campeón con Independiente en 1967, 1970 y 1971. En aquel año, encabezó la huelga de futbolistas profesionales. Enfrentó a la intervención de AFA y la dictadura de Lanusse. Debió irse del país. Volvió para ser campeón como entrenador. Una historia que merece ser conocida.

Autor de la nota: Carlos Aira

Carlos Aira

Publicado el 7 de Agosto de 2021


Imagen de la nota 'José Omar Pastoriza: futbolista, gremialista y peronista'

José Omar Pastoriza. El Pato. Símbolo del fútbol argentino. Futbolista y director técnico exitoso. Sobre todo en Independiente, donde el éxito y la gloria le sonrió muy seguido. Pero hay una faceta de su vida digna de mención: su militancia gremial. Motor de la huelga de futbolistas de 1971. ¿Cual era el reclamo? Desde 1931 el fútbol porteño era profesional pero no existían convenio colectivo de trabajo. No existía el trabajador futbolista. Camiseta número 5 de Independiente campeón, Pastoriza no miró de costado y fue al frente. Como lo hacía dentro de la cancha.

Noviembre de 1971. Rodolfo D`Onofrio, padre del actual presidente de River Plate, era el interventor que la Revolución Argentina había puesto en AFA. El gobierno de Agustín Lanusse pretendía disolver el convenio 6/49, por el cual los futbolistas eran considerados trabajadores en relación de dependencia. Pastoriza era el Secretario General de Futbolistas Argentinos Agremiados. Su cuna rosarina tenía aroma peronista.  Devoción hacia las figuras de Perón y Evita. En los primeros días de noviembre de 1971 estalló la huelga de futbolistas profesionales. Durante tres fechas los equipos se formaron con elementos juveniles. Finalmente, Rodolfo D`Onofrio no quebró la rigida postura de Pastoriza: el reclamo de los futbolistas había triunfado.

El 8 de diciembre de 1971, River recibió a Independiente en el estadio Monumental. La huelga había triunfado. Pastoriza recordó aquella tarde: “Me pidieron que tenía que dejar el país. Y por eso me fui al Mónaco de Francia. Pero me tomé una pequeña revancha. River e Independiente empataban 2 a 2 y sobre el final hubo un tiro libre cerca del área y rematé por arriba de la barrera. Fue un golazo y por todo lo que pasó, lo grité con el corazón. Es que los hinchas de River me silbaron por el paro de futbolistas. Cuando me fui del gremio, volví a laburar como siempre”

Luego del encuentro, el interventor D´Onofrio le entregó al Pato el borrador del Estatuto del Futbolista profesional y el pasaporte: la huelga le valió un exilio forzoso en Mónaco.

“José Omar Pastoriza es un omitido por la gran prensa argentina“, expresó el periodista Carlos Elorza en Abrí la Cancha, quien realizó un semblante donde recordó la huelga de profesionales de 1948 y la figura de Adolfo Pedernera, otro fundamental: “José Omar Pastoriza se metió en Fútbolistas Argentinos Agremiados y provocó una verdadera toma de conciencia sobre los más caros contratos de aquel entonces. Hizo militar gremialmente a los futbolistas de todas las categorías. Años después, el propio Pastoriza contó que sus modelos de conducta fueron Adolfo Pedernera, Pipo Rossi y Osvaldo Brandao, un técnico brasileño que tuvo en Independiente. Yo recuerdo a Pedernera de técnico y lo escuchaba hablar siempre comentaba que al jugador de fútbol se lo trataba como un mueble, se lo compraba y se lo vendía como uno. El antecedente de la huelga de Pastoriza fue en 1948, siendo Pedernera peronista en un gobierno peronista pero no fue contra Perón, sino contra los dirigentes del fútbol argentino, que no era tipos que pensaban en la justicia social, estaban formados en las viejas conductas del empresariado nacional”

Pastoriza regresó al país luego de su exitoso paso monegasco. Fue el entrenador de aquel Independiente que conquistó el mítico Nacional 77. La noche de la Boutique de Barrio Jardín. Los tres expulsados y una frase para la historia a sus jugadores cuando querían irse al vestuario: “Entren a la cancha, sean hombres y ganen”. Pero Pastoriza quedó señalado por su posición política y gremial: en 1981 le armaron una causa por venta de nafta adulterada. Pasó unos días preso. Al año siguiente tuvo problemas con una empresa transportista que había montado. Sin nada comprobado, los bancos le cortaron el crédito. Pastoriza se preguntó si eso era justicia y declaró a la revista El Gráfico: “Este es un país de maricones, por eso soportamos todo el atropello de la dictadura. Nadie pensó que de mí dependen cien familias. Yo hice la diferencia jugando en el exterior. Volví e invertí la plata porque fui de los creían“.

“Pastoriza ganó mucha guita en Mónaco, pero era un tipo con dimensión política. Tal vez por eso fue un tipo exitoso en la pelea con un régimen tan duro como el de los dirigentes de fútbol y luego contra el poder militar“, señaló Elorza.

Peleado con el poder comunicacional, Pastoriza fue un proscripto silencioso de nuestro fútbol desde 1993. Su destino estuvo en Centroamérica y Venezuela. Fue quien forjó la Vinotinto. El hacedor de un milagro deportivo. Pasados más de veinte años de aquel momento, en Venezuela reconocen la labor realizada por el Pato.

José Omar Pastoriza nació en Rosario el 23 de mayo de 1942. Formado en las divisiones inferiores de Rosario Central, debutó en el fútbol profesional en 1962 en Colón de Santa Fe. Campeonato de Primera C. Contratado por Racing en 1964, será cambiado a Independiente por Miguel Angel Mori a comienzos de 1966. En la Avellaneda roja jugó 184 partidos, convirtiendo 32 goles, hasta que debió marchar a su exilio francés.

El Pato falleció el 2 de agosto de 2004. Tenía 62 años.

En marzo de 2020, el Consejo Deliberante de Avellaneda aprobó la creación de la calle José Omar Pastoriza. La misma pasará detrás del Libertadores de América, pasará por atrás del sector Erico, doblará en la Tribuna Sur y se juntará con la calle Bochini.

 


Carlos Aira es periodista. Conductor de Abrí la Cancha / La Señal Fútbol en Radio Gráfica. La nota fue originalmente publicada el 10 de Junio de 2020. 

Publicidad - Fatica