14/1/2021

Internacionales

La granja vertical más grande del mundo que funciona 100% con energía renovable

Las granjas verticales están ganando terreno por ser un método más económico, práctico y sobre todo ecológico para suplir la producción agrícola convencional.

Publicado el 14 de Enero de 2021


Imagen de la nota 'La granja vertical más grande del mundo que funciona 100% con energía renovable'

Para quienes vivimos en Argentina se nos hace fácil pensar que producir una mayor cantidad de alimentos se limita a explotar una porción cada vez más grande de tierra, en los países Europeos esa no siempre es una alternativa. 

Con los devastadores efectos del cambio climático y con limitadas extensiones de tierra cultivables, se ven cada vez más obligados a innovar en nuevas y más efectivas formas de producción agrícola.

Tal es el caso de Dinamarca, donde actualmente el grupo YesHealth está expandiendo las fronteras de la producción sustentable a un nuevo nivel, mucho más amigable con el medio ambiente. Se trata de la granja vertical más grande del mundo, un mega proyecto que prevé producir más de 1000 toneladas de verduras al año, y lo más importante, sin que ello implique aumentar el ritmo de las deforestaciones.

Esta no es la primera vez que se implementa este tipo de proyectos, ya que este formato productivo también viene siendo empleado en países como Arabia Saudita y Taiwán, aunque claro, nunca antes se había practicado a escalas tan desorbitantes.
¿Cómo funciona?

El cultivo de plantas sin suelo, conocido como hidroponía, es la técnica que busca ampliar la producción agrícola de forma efectiva y sin que ello implique sumar nuevas extensiones de tierra cultivable. 

Esta planta contará con 7000 cuadrados (menos de una hectárea), donde se prevén producir más de 1000 toneladas de verduras al año.

Estas plantas, son cultivadas empleando luz led de última generación, que logra suplir la necesidad de la energía solar, y un sistema de bombeo de agua que alcanza cada uno de los niveles de forma muy efectiva.

De esta forma, la granja vertical aprovecha cada centímetro cúbico de agua, lo que la hace más efectiva que los sistemas productivos convencionales.
No solo eso, si no que toda la energía necesaria tanto para sus luces, como para el bombeo de agua, se recoge de fuentes renovables, lo que implica un verdadero avance en materia ambiental.

El cambio climático y la producción vertical

Como consecuencia del acelerado cambio climático que venimos viviendo, es que la comunidad internacional condena cada vez más la producción extensiva que suele arrasar con millones de kilómetros cuadrados de bosques nativos cada año. No obstante, es imposible negar que cada vez vivimos en un mundo más poblado, por lo que las necesidades alimenticias también crecen haciendo inviable estancar la expansión agrícola.

En este contexto, la transición de una producción extensiva a una intensiva se presenta como la única alternativa capaz de aumentar la producción alimentaria a nuevos niveles, sin que ello implique seguir arrasando con los bosques nativos que aún nos quedan.
¿El sabor de los productos cambia?

De acuerdo a los resultados que ha tenido esta práctica, en términos de sabor, no parece afectar negativamente el sabor de las verduras. Los consumidores no notan la diferencia en la forma de cultivo. Sin dudas una alternativa que promete traer grandes cambios en la industria de los alimentos, y nos acerca un poco más hacia un futuro más sustentable.
Publicidad - Fatica