9/4/2020

Opinión

Las dos caras del Coronavirus: Estados Unidos y China

Mientras el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, amenaza a la Organización Mundial de la Salud (OMS) con no enviarle más fondos, el gobierno chino dijo que “siempre apoyará” al organismo

Publicado el 9 de Abril de 2020


Imagen de la nota 'Las dos caras del Coronavirus: Estados Unidos y China'

En medio de la crisis mundial por la Pandemia de Coronavirus, en la humanidad florecen virtudes y miserias: solidaridad vs.individualismo, compromiso vs.oportunismo, presencia estatal vs.libre mercado. Así lo evidencian las decisiones de los Estados.

Además de no haberle dado nunca la espalda a la OMS, China, ya habiendo pasado su etapa más dura en relación al Coronavirus, se ocupa actualmente de enviar personal médico calificado a varios países, fabricar y facilitar fármacos que han mostrado alentadores resultados en la recuperación de pacientes, entre otras acciones para manejar el brote de la enfermedad por el nuevo COVID-19 y su constante apoyo en el combate a la epidemia.

Mientras el mundo aplaude a los médicos chinos y cubanos que viajan a países europeos, americanos y africanos arriesgando sus vidas para luchar contra este brote que tiene en vilo al mundo, de espalda al resto del globo, se encuentra Estados Unidos preocupado por ponerle precio a la cabeza de Nicolás Maduro, primer mandatario venezolano. En una situación mundial durísima para Venezuela, tanto por el Coronavirus como por el derrumbe del precio del barril de petróleo, la administración del presidente Trump parece estar muy preocupada en perjudicar a dicho país.

¿Es esto apropiado en tiempos como los que corren? Pareciera que a Trump le preocupa más aprovecharse de esta situación para perjudicar a Venezuela que proteger las vidas de los propios estadounidenses en pleno brote mundial.

Entrevistado telefónicamente por otro medio sobre el tema, un ex funcionario del Consejo de Seguridad estadounidense que participó en la formulación de políticas hacia Venezuela, Fernando Cutz, cuestionó si era apropiado que el presidente anunciara sus últimas medidas contra Venezuela apenas 24 horas después de decirle al pueblo estadounidense, en términos muy lúgubres, que podrían morir 100.000 personas antes de que termine la pandemia. “¿Acaso es ahora el momento de arriesgar más vidas estadounidenses y gastar más dinero?", se preguntó.

Además de la búsqueda de un conflicto con otra Nación en este contexto, las declaraciones subestimando los alcances del Coronavirus y las escasas medidas para que quienes no tienen acceso a la salud privada puedan afrontar este problema en Estados Unidos, Trump va por más. Sigue cuestionando a la OMS por sus decisiones y consejos para enfrentar la Pandemia. Acusa al organismo internacional de haber tomado malas decisiones y amenaza con congelarle fondos.

Mientras el organismo pidió no politizar esta situación, el mandatario va por más y prácticamente lo acusa de tomar partido por China en este asunto. A través de Twitter recordó que decidió prohibir el arribo de viajes desde China, pese a que la OMS no recomendaba el cierre de fronteras. “¿Por qué nos dieron una recomendación tan errada?”.

Frente a una situación de crisis global sanitaria y económica, algunos Estados tienen el privilegio de elegir cómo comportarse. Se puede estar pensando en utilizar los recursos disponibles en detrimento de otros, aún abandonando a los propios. También se puede cuidar a los propios y hacer todo lo que está al alcance para colaborar con terceros. Si los Estados fueran personas y ambas fueran tus vecinos ¿a cuál le pedirías ayuda?


Publicidad - Fatica