25/2/2021

Sociedad

Las ganancias de los laboratorios son la causa de la escasez de vacunas

“Las protecciones de patentes, las limitaciones en la producción de vacunas y la lucha de los países ricos privarán a más de 85 países pobres del acceso público a las vacunas antes de 2023” destacan prestigiosos economistas con pasado en cargos ejecutivos en la ONU.

Publicado el 25 de Febrero de 2021


Imagen de la nota 'Las ganancias de los laboratorios son la causa de la escasez de vacunas'

“Imperialismo de las vacunas”. Así califican dos prestigiosos autores la situación actual de la producción y distribución de vacunas en el mundo entero.

Ambos recuerdan al director de la OMS, quien señalara que se avecina una catástrofe moral por el acaparamiento de vacunas de los países con mayor potencia económica. Coinciden que “el “catastrófico fracaso moral “resultante se debe principalmente a la maximización de las ganancias de los proveedores de vacunas, lo que también limita los suministros y el acceso. Mientras tanto, las compras “excesivamente excesivas” de vacunas de los países ricos les permiten inmunizar a sus residentes varias veces.”

Los autores de un reciente artículo publicado en la agencia IPS son Anis Chowdhury, exprofesor de economía de la Universidad Occidental de Sídney y quien ocupó altos cargos en la ONU entre 2008 y 2015 en Nueva York y Bangkok, y Jomo Kwame Sundaram, exprofesor de economía que fue secretario general adjunto de la ONU para el Desarrollo Económico y recibió el premio Wassily Leontief por promover un pensamiento económico sin fronteras.

En su artículo describen el mecanismo a través del cual las corporaciones farmacéuticas fueron financiadas con fondos públicos para el desarrollo de las vacunas, para luego abrazarse a las patentes con el único fin de maximizar las ganancias, retrasando la producción y especulando con los precios.

 

Financiamiento público

Los autores señalan que “Para acelerar el desarrollo de vacunas, los gastos y riesgos han sido asumidos principalmente por los gobiernos, más que por los laboratorios desarrolladores o la financiación privada. Los seis principales desarrolladores de vacunas candidatas ya han recibido más de 12 000 millones de dólares de dinero público, a veces con poco que mostrar.”

Así, describen que “la estadounidense Moderna recibió 955 millones de dólares para investigación y desarrollo más un compromiso de compra previo a la comercialización de 1530 millones de dólares. En Europa, Pfizer/BioNTech obtuvo 456 millones de dólares del gobierno alemán y otros 122 millones de dólares para refinanciación de deuda del Banco Europeo de Inversiones.”

“Sin embargo, a pesar de la financiación pública masiva, los desarrolladores de vacunas conservan el derecho de monopolio de la propiedad intelectual a obtener beneficios. Por lo tanto, la perspectiva de enormes ganancias de los ingresos por ventas de vacunas en 2021 de casi 40 mil millones de dólares está retrasando el progreso contra la covid.” Destacan los autores.

 

Escasez y precios manufacturados

Resulta evidente que las necesidades globales no están contempladas en los ritmos de producción de las corporaciones farmacéuticas. Lejos de ser un síntoma natural de la falta de capacidad instaladas, la falta de producción obedece a la necesidad  de especular con el precio de la vacuna.

Sostiene los autores que “Como era de esperar, los precios de las vacunas varían considerablemente, en más de 12 veces, de seis a 74 dólares estadounidenses por cada dosis.Dado que los países no han publicado los detalles de sus contratos, la falta de transparencia ha permitido abusos en términos de los proveedores de vacunas para acceder a ellas. Y cuando se les obliga a cumplir con las solicitudes de la Ley de Libertad de Información, los documentos se redactan en gran medida antes de su parcial publicación.”

En ese marco, destacan que “La británica AstraZeneca prometió a la Universidad de Oxford no beneficiarse de sus vacunas de covid “mientras dure la pandemia”. Sin embargo, sus contratos le permiten declarar el fin de la pandemia a mediados de 2021. Entonces podría cobrar precios más altos por las vacunas desarrolladas con dinero público para la universidad.”

La vacuna AstraZeneca se “distribuyó” en la población sudafricana. Sin embargo, está pagando 2,4 veces más que la UE: 5,25 dólares en comparación con 2,16 dólares.

 

El bloqueo de las patentes

Los autores adhieren a la campaña internacional lanzada en forma reciente por Médicos Sin Frontera, tendiente a que se supriman las patentes de las vacunas contra el Covid 19. La campaña se encuentra acompasada por las voces críticas a las que se alzara México en su protesta ante el Consejo de Seguridad de la ONU y el reciente reclamo de nuestro presidente Alberto Fernández, para garantizar el acceso equitativo a las vacunas.

Los autores destacan que “Las vacunas producidas genéricamente a mayor escala serían mucho más asequibles, lo que permitiría una contención más rápida del contagio, las infecciones, las muertes y las alteraciones. Hasta que se logre la inmunidad colectiva a nivel nacional y mundial, la prioridad en la asignación debe basarse en la necesidad urgente, en lugar de la capacidad de pago o la fuerza política.”

Para ello es indispensable un bloque de las normas vigentes en la OMC desde el año 1994 producidas para garantizar el lucro incesante y la posición dominante de un conjunto de grupos económicos de los negocios farmacéuticos.

“La mejor manera de avanzar ahora es la propuesta de exención temporal de los Adpic (Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio), todavía bloqueada por los gobiernos de los países ricos en la OMC. Permitiría a todos los países fabricar o comprar vacunas “genéricas” de forma asequible.” Destacan los autores.

“Esto aceleraría de manera más eficaz la contención de la pandemia con la menor pérdida de vidas y medios de subsistencia y avanzar sólidamente en la recuperación pospandemia, que necesitan tanto las economías y sociedades del Norte industrial como el Sur en desarrollo” señalan.