13/11/2021

Sociedad

Litio: el debate que se empieza a dar en Salta

A diferencia de lo que sucede en Jujuy, en territorio salteño la explotación del mineral no ha alcanzado grandes niveles de industrialización. La posibilidad de discutir la forma de sustraer y comercializar el metal liviano será una necesidad en torno a al derecho de la población que habita en la zona.

Autor de la nota: Juan Pablo Vásquez

Juan Pablo Vásquez

Publicado el 13 de Noviembre de 2021


Imagen de la nota 'Litio: el debate que se empieza a dar en Salta'

El famoso “triángulo del litio” conformado por Bolivia, el norte de Chile y el noroeste argentino, coloca a las provincias de Salta, Jujuy y Catamarca en una posibilidad que podría torcer el presente de desigualdades sociales que tiene la población de la región.

Y es que, si se aciertan en las tomas de decisiones y en las estrategias, estos territorios rezagados de las grandes economías argentinas podrían ser protagonistas de nuevos procesos de enriquecimiento que fortalecerá Estados casi en su totalidad dependientes de la coparticipación federal y cuyos ingresos propios son muy bajos comparados a la media nacional.

Los gobiernos provinciales y la mayoría del espectro político local se expresaron en contra de la posibilidad de que el Estado nacional interviniera en estas reconversiones económicas que próximamente afrontaran estos territorios. Mucho tendrá que ver entonces los representantes que el pueblo salteño elija para llevar adelante estas discusiones y determinará si el recurso tendrá sus beneficios para los habitantes de la provincia, o como sucede actualmente, la riqueza generada quedara concentrada en las elites locales a la que responden mandatarios políticos y los conglomerados mediáticos del lugar.

El debate sobre la extracción del litio será necesario tome estado público en la agenda de los salteños entonces, ya que saber a quién se le concederá la posibilidad de explotar el recurso, a quién se comercializará lo producido y cómo se administrará la riqueza generada. 


¿Cómo explotar el “oro blanco”?

Actualmente los proyectos industriales que extraen litio en la provincia son ínfimos y no han tenido impactos relevantes ni en medio en que encuentran ni en la economía del territorio.

La forma en que se tratara el recurso estará claramente influenciada por los fines comerciales que se quieran darle y por el impacto que pueda generarse en el ambiente de la zona.

La opinión de técnicos en la especialidad será vital para traer claridad al debate y para la toma de decisiones.

Al respecto encontramos posiciones encontradas sobre el método que puede llegar a implementarse.

Por un lado, encontramos posiciones como la del geólogo Carlos Manjarres, Director de la Sede Regional Tartagal de la Universidad Nacional de Salta y docente en la carrera de Ingeniería en Perforaciones.

El actual titular ejecutivo diferencia la explotación de metales pesados como el oro de la extracción de metales livianos como el litio. En palabras de Manjarres, las mineras que generan contaminación es “porque utilizan químicos como el mercurio en para hacer las separaciones del mineral.”

En el caso del litio solo se utilizarían los acuíferos de salmuera en los que se encuentra actualmente el mineral, bajo el subsuelo de los salares de la región mezclado con materiales. El método defendido por el geólogo es el producido por el precipitado en piletones de la salmuera extraída por perforación.

De esa manera la única contaminación que se puede producir seria por fluidos externos en este caso.

 “El agua que se utiliza en las perforaciones es agua en el mismo salar, es agua salada que no tiene otra utilidad, no se utiliza ni para riego ni para bebida, es un agua que tiene un contenido salino importante. En la zona no hay vegetación, en el salar no hay presencia de suelo. O sea, la interacción es mínima. Haciendo un buen cuidado de esta actividad extractiva de litio para tener una buena relación con el medioambiente no va a resultar muy difícil”, aseveró. 

Sin embargo, existen propuestas como las desarrolladas por la joven doctora Verónica Flexer, electroquímica del CONICET, experta en Litio y una científica muy consultada sobre el proceso de explotación del recurso a nivel nacional.

Flexer por su parte considera la extracción en piletones como tecnología prehistórica que utiliza el agua de los salares que, si bien no tiene consumo humano, sí abastece a lagos y cursos de agua de la zona. El proceso de precipitado implica la extracción de la salmuera y la evaporación del agua que la compone.

El método para la científica del CONICET no solo implica un descarte del agua de la zona, sino que también lleva una cantidad de tiempo considerable que reduce la producción del mismo y, por ende, no genera la cantidad necesaria para la demanda latente de países como China o empresas como Tesla Motors, cuya necesidad radica en obtener “litio fácil”, producción que con los métodos expuestos en contraposición no sería alcanzable.

Flexer propone nuevas técnicas para la extracción, “disruptiva” en sus palabras.

“A partir de la salmuera, basadas en técnicas electroquímicas, captura el líquido de la salmuera de manera muchos más rápida y eficiente que la técnica actual sin la necesidad de agregados de químicos y sin la necesidad de evaporar una cantidad de agua importante, esta técnica que proponemos nosotros está en etapa de desarrollo y es mucho más sustentable que la técnica actual” expreso la experta.

Estas nuevas modalidades propuestas desde la investigación científica implican circuitos de agua cerrados, que evitarían la necesidad de consumo el líquido de la salmuera de los salares.

Sin embargo, los costos en el método de sustracción y explotación del recurso serán otro condicionante sobre la manera en que avanzaran los representantes salteños en las concesiones privadas que trabajaran este recurso.

En ese sentido, será necesario que primen las miradas estratégicas, apostando a los mercados que necesitan del mineral y generando las apuestas necesarias en materia de recursos para que la explotación del litio obedezca a generar las ganancias (tan necesarias en la provincia) y que el mismo no signifique daños ambientales perjudiciales.

Que el Estado exija a las empresas privadas interesadas desarrollar e investigar nuevos métodos, que garanticen la sustentabilidad de las explotaciones y también las producciones demandadas en el mercado, será el desafío y uno de los puntos álgidos que deberán primar en el debate venidero.

Publicidad - Fatica