4/9/2021

Opinión

“Llorar es un sentimiento, mentir es un pecado”

Columna de opinión del sacerdote cristiano Eduardo de la Serna, del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres.

Autor de la nota: Eduardo de la Serna

Eduardo de la Serna

Publicado el 4 de Septiembre de 2021


Imagen de la nota '“Llorar es un sentimiento, mentir es un pecado” '

Hace muchos años, el (¿último?) gran dirigente sindical, Saúl Ubaldini, a quien criticaban de lacrimógeno, usó la frase que elegimos de título. Una señora de barrio se la había dicho. Y no está de más volver a insistir con este tema.

En tiempos de “posverdad”, “fake news” y demás joyitas no está de más. Por posverdad suele entenderse la actitud de creer, asumir como verdad, lo que yo quiero creer. Sea o no cierta yo quiero creerlo. Siguiendo los clásicos, Perón había señalado que “la única verdad es la realidad”. Para el mundo bíblico, la verdad tenía que ver con la fidelidad de una palabra con la cosa. Así, aunque hoy no suela identificarse (“es”) parece difícil negar que entre la verdad y la realidad hay una relación estrecha. Pero, para ser justos, hay que distinguir técnicamente, la mentira del mentiroso. Veamos.

Yo puedo estar convencido, por un error, por mala información, por confiar o creer en fuentes que no son ciertas que algo “es” o que algo ocurrió. En ese caso, cuando yo lo repito, no digo la verdad, puesto que eso no ocurrió, o así no fue; el hecho en sí “es mentira”, pero – por mi parte – no hay una intencionalidad de mentir. Yo creo en la verdad del hecho. Me he equivocado (sea por mala información, por ingenuidad, por pereza, o – en ocasiones – porque no quiero creer otra cosa). El hecho es mentira, pero propiamente no soy un mentiroso sino un equivocado. Distinto es cuando yo sé que algo no ocurrió, o que no “es” como yo digo. En ese caso, el hecho es mentira y yo soy un mentiroso.

Pongamos un ejemplo reciente: la jefa de “juntos-por-no-se-sabe-qué” acaba de afirmar que “la premisa del PRO es «no mentir»” y, como puede saberlo cualquiera que simplemente elija informarse, ¡eso es una mentira! Y es muy difícil creer que se trate de una ingenuidad, o una equivocación. A veces, mentira y mentiroso/a van de la mano, como ya hemos dicho.

Es sabido que la mamá del ex presidente dijo que en ocasiones tuvo que pegarle a su hijo cuando niño porque mentía todo el tiempo; cosa que todos sabemos que sigue haciendo, si queremos mirar (“solo hay que saber mirar”).

Es sabido, también, que una denunciadora compulsiva dijo que no iba a denunciar a la mujer del presidente por su fiesta de cumpleaños porque no hace denuncias en tiempos electorales. Pero cualquiera puede saber que se debía precisamente a que ella hizo exactamente lo mismo, y con más gente y menos cuidados que el expuesto en Olivos. Además, que ella hizo una denuncia falsa en su propia casa ofrecida como escenario para una filmación escenográfica contra “la Morsa” en tiempos electorales.

Es sabido que se repitieron mentiras una y otra vez en una práctica goebbeliana para lograr ser creídos (y se sigue haciendo) “algo queda”: que se robaron todo, que no hubo golpe en Bolivia, que el gobierno anterior fue corrupto, que no se pretende un poder judicial macrista, que se pretende una prensa independiente... y hasta hubo quien creyó que ese era “el mejor equipo de los últimos 50 años”.

Una vez alguien dijo “¡la TV miente, la heladera no!” o que “Clarín miente” (lo que es un pleonasmo, como subir arriba, o entrar adentro), o que el Covid era una gripecita que no debía quitar el sueño, o que la vacuna era veneno, o que no iba a haber vacunados, o que podíamos marchar para las fiestas patrias con un flota-flota y quemar barbijos, y hasta poner bolsas mortuorias, o decir que defendemos la libertad insultando al que libremente piensa distinto, y mentir sobre la dictadura…

Sencillamente recuerdo que mi viejo decía “si fulano me dice ‘buen día’, corro a buscar un paraguas”. A lo mejor en “juntos por una mentira” (y el odio) podrían poner una fábrica de paraguas. Sería una forma honesta (algo que desconocen, debo decirlo) de ganarse la vida sin perjudicar a los demás. 

Publicidad - Fatica