20/7/2020

Sociedad

Los avances de la vacuna China que adelantan a la británica, pero sin prensa

La segunda fase de pruebas de la vacuna contra el Covid19 elaborada por China concluyeron con resultados positivos. Son los mismos resultados que recién hoy dio a conocer la Universidad de Oxford sobre la vacuna que elabora Inglaterra.

Publicado el 20 de Julio de 2020


Imagen de la nota 'Los avances de la vacuna China que adelantan a la británica, pero sin prensa'

La salud también es un botín de guerra para las grandes empresas que controlan los medios de comunicación en el país.

Las enormes expectativas sociales en el mundo entero por el desarrollo de una vacuna contra el Covid19 provocan que uno de los campos de batalla en la guerra comercial desatada por Estados Unidos contra China, sea el terreno de la información sobre el avance de las vacunas que se encuentran en distintas fases de desarrollo.

En forma estelar, los medios presentan la conclusión de la segunda fase del desarrollo efectuado por la Universidad de Oxford, el cual arrojó resultados alentadores sobre los casos testeados, y adelantaron que se avanza en su fase 3 con pruebas en Inglaterra, Brasil y Estados Unidos.

Hace cinco días atrás, con mucha menos prensa, se dieron a conocer los resultados de la segunda fase de los ensayos clínicos de un candidato a vacuna contra la covid-19 en China.

Te contamos aquí el avance adelantado de la vacuna China que ya está desarrollando la fase 3 de experimentación, como así también, de los resultados obtenidos por la Universidad de Oxford.

 

La vacuna China:


La noticia circuló en occidente como producto de la investigación desarrollada por la revista The Lancet.

Las pruebas se hicieron en más de 500 personas y son continuación de las primeras que se publicaron el pasado mayo, también con resultados positivos; se necesitarán más ensayos en humanos, esta vez en fase 3, para confirmar si esta vacuna candidata protege eficazmente contra la infección por el coronavirus SARS-CoV-2.

Según informó la agencia EFE, “el ensayo aleatorio trató de evaluar la respuesta inmune y la seguridad de la vacuna y los resultados proporcionan datos de un grupo de participantes más amplio que el de la fase 1, incluido un pequeño subgrupo de personas de más de 55 años.
Los autores subrayan, no obstante, que ningún participante estuvo expuesto al virus después de la vacunación, por lo que no es posible aún determinar si el candidato a vacuna protege eficazmente contra la infección del SARS-CoV-2.”

"Este ensayo añade más pruebas sobre la seguridad y la inmunogenicidad en una mayor población, lo que supone un paso importante en la evaluación de esta vacuna experimental", asegura Feng-Cai Zhu, del Centro Provincial de Jiangsu para el Control y la Prevención de Enfermedades, quien añade que la fase 3 está en marcha.

En total, las pruebas de esta vacuna, que usa un virus debilitado del resfriado común -adenovirus tipo 5, Ad5-nCoV- para suministrar material genético, se hicieron con 508 participantes.

De ellos, 253 recibieron una dosis alta de la vacuna, 129 una dosis baja y 126 un placebo; aproximadamente dos tercios (309; 61 %) tenían edades comprendidas entre 18 y 44 años, una cuarta parte (134; 26 %) estaba entre los 45 y 54 años, y el 13 % (65) tenía 55 años o más.
En el ensayo se determinó que el 95 % de los participantes del grupo de dosis altas y el 91 % de los receptores del grupo de dosis bajas mostraron respuestas inmunitarias de células T (un tipo de glóbulos blancos que juega un papel clave en la respuesta inmune) o de anticuerpos contra el virus 28 días después de la vacunación.

La vacuna indujo una respuesta de anticuerpos neutralizantes en el 59% y el 47% de los participantes y una respuesta de anticuerpos aglutinantes -pueden unirse al coronavirus pero no necesariamente lo atacan- en el 96 % y el 97 %, en los grupos de dosis altas y bajas, respectivamente.

La mayoría de las reacciones adversas fueron leves o moderadas, y un 9 % de los participantes del grupo de dosis altas tuvieron reacciones adversas graves; la más común grave fue la fiebre.
En comparación con la población más joven, los de mayor edad generalmente tuvieron respuestas inmunológicas significativamente más bajas.

"Dado que las personas de edad avanzada corren un alto riesgo de contraer enfermedades graves e incluso de morir a causa de la covid-19, constituyen una importante población destinataria de la vacuna", indica Wei Chen, del Instituto de Biotecnología de Pekín.
Es posible -añade en un comunicado de The Lancet- que se necesite una dosis adicional para inducir una respuesta inmunológica más fuerte en esa población; para evaluarlo se están realizando más investigaciones.

Los autores recuerdan que este ensayo clínico se llevó a cabo en Wuhan (China) y otros países pueden tener diferentes tasas de inmunidad que deben considerarse.

La fase 3 ya se encuentra en pleno desarrollo tanto en China como en Brasil.

 

Los resultados de Oxford:


La vacuna contra el coronavirus desarrollada por la Universidad de Oxford parece segura para el sistema inmunitario y puede producir anticuerpos, de acuerdo a los resultados de los primeros ensayos publicados, también, en la revista médica The Lancet.

Los ensayos realizados en fase 1 y 2 en alrededor de 1.077 voluntarios mostraron que la vacuna los llevó a producir anticuerpos y tuvo una reacción favorable en las "células T", dentro de los 14 días de la vacunación.

Esta reacción significa que los glóbulos blancos pueden atacar a las células infectadas con el virus SARS-CoV-2.

Los investigadores informaron además que la vacuna no provocó ninguna reacción inesperada, tuvo un perfil de seguridad similar al de las vacunas anteriores de este tipo y sólo causó pocos efectos secundarios que desaparecieron cuando se les suministró paracetamol a los pacientes.

Durante el estudio, los participantes que recibieron la vacuna tenían anticuerpos neutralizantes detectables, algo que los investigadores sugirieron como importantes para la protección contra el virus.

A su vez indicaron que estas respuestas fueron más fuertes después de una dosis de refuerzo, con el 100% de la sangre de los participantes teniendo actividad neutralizante contra el coronavirus.

Los investigadores indicaron que el siguiente paso en el estudio de la vacuna será confirmar que puede proteger eficazmente contra la infección del SARS-CoV-2.

"Vimos la respuesta inmune más fuerte en los 10 participantes que recibieron dos dosis de la vacuna, lo que indica que esta podría ser una buena estrategia para la vacunación", explicó Andrew Pollard, investigador jefe del Ensayo de Vacunas de la Universidad de Oxford.

La reconocida institución británica está trabajando también con la empresa biofarmacéutica mundial AstraZeneca con sede en el Reino Unido, en el desarrollo de la fabricación a gran escala y la posible distribución de la vacuna contra el coronavirus a nivel mundial.

En ese sentido, Mene Pangalos, vicepresidente Ejecutivo de Investigación y Desarrollo de Biofármacos de AstraZeneca, dijo que estos resultados de la fase 1 y 2, muestran que la vacuna fue capaz de generar una rápida respuesta de anticuerpos y células T contra el SARS-CoV-2.

"Aunque queda mucho por hacer, los datos actuales aumentan nuestra confianza en que la vacuna funcionará y nos permiten continuar con nuestros planes de fabricar la vacuna a escala para un acceso amplio y equitativo en todo el mundo", agregó.

Por su parte, Sarah Gilbert, investigadora de la Universidad de Oxford, resaltó que estos primeros resultados son prometedores ya que se puede producir a gran escala

"Además de continuar probando nuestra vacuna en ensayos de fase 3, necesitamos aprender más sobre el virus; por ejemplo, todavía no sabemos qué tan fuerte es la respuesta inmune que debemos provocar para proteger eficazmente contra la infección por SARS-CoV-2", agregó.

La primera fase del ensayo comenzó en abril e incluyó al menos 1.000 voluntarios adultos, mientras que ahora se está probando en 10.000 voluntarios, incluidos personas mayores de más de 70 y niños de de 5 a 12 años.

"Los resultados de hoy son extremadamente alentadores, ya que nos acercan un paso más a la búsqueda de una vacuna exitosa para proteger a millones de personas en el Reino Unido y en todo el mundo", agregó también el Ministro de Comercio británico, Alok Sharma.

"Con el respaldo de una inversión gubernamental de 84 millones de libras esterlinas para el desarrollo y la fabricación de la vacuna, la agilidad y la rapidez con la que la Universidad de Oxford ha estado trabajando es sobresaliente. Estoy muy orgulloso de lo que han logrado hasta ahora", expresó el funcionario.

A su vez, Kate Bingham, presidenta del Grupo de Trabajo de Vacunas del Reino Unido subrayó que ese país tiene la suerte de contar con innovadores académicos tan destacados que trabajan junto con el equipo mundial altamente experimentado de AstraZeneca.

"Esta asociación está trabajando a una velocidad excepcional para demostrar la seguridad y la eficacia clínica de la vacuna en la protección de las personas contra la infección por coronavirus", señaló.

Mientras tanto, el Reino Unido anunció hoy que ya ordenó 100 millones de dosis de la vacuna.

Publicidad - Fatica