14/5/2022

Economía

Los efectos de la dolarización en Argentina

“La situación actual es terminal para el conjunto del entramado industrial -en particular para las Micro y Pymes- y del comercio y los servicios, que sufren en simultáneo el impacto financiero de las elevadas tasas de interés y la contracción del mercado interno, el incremento de tarifas y de costos de producción”, plantea Horacio Rovelli.

Autor de la nota: Horacio Rovelli

Horacio Rovelli

Publicado el 14 de Mayo de 2022


Imagen de la nota 'Los efectos de la dolarización en Argentina'

Nuestro país viene sufriendo desde el golpe militar de 1976 (con un intento fallido que fue el llamado “Rodrigazo”) oleadas de destrucción de nuestras cadenas de valor, donde se han pedido eslabones que ahora se importan y además una fuerte extranjerización de las empresas, eso hace que, según el ENGE (Encuesta nacional de Grandes Empresas) de las primeras 500 empresas industriales del país, 335 son extranjeras.

Obviamente esa extranjerización explica el giro de utilidades  a sus casa matrices, pero no sólo el capital extranjero contribuye a la salida de divisas, sino que también los grupos económicos locales agravaron los problemas en el sector externo vía la fuga de capitales, que lo hacen básicamente en la moneda norteamericana y que explica su persistente demanda, corroborado porque según el Balance Cambiaro del BCRA desde el 1 de enero de 2016 hasta el 30 de diciembre de 2019, se fugaron del país (lo llaman FAE –Formación de Activos Externos de residentes argentinos en el exterior) 86.200 millones de dólares, proceso que continua con el gobierno de Alberto Fernández pero que no informa el BCRA

Con el “kirchnerismo” se había logrado frenar ese proceso desindustrializador y extranjerizante, en el año 2015 había en el país alrededor de 509 mil empresas registradas en sectores industriales, de comercio y de servicios. La mayor parte de estas firmas correspondían al segmento de microempresas (70% del total) y Pymes, con 141 mil empresas (28%), y el de grandes empresas, con más de 9 mil compañías registradas (2%).   Hoy no se sabe a ciencia cierta la cantidad de micro y PyMes que han cerrado y cuantas están agonizando ante la mirada desatenta del gobierno de los CEOs del capital financiero internacional.

La situación actual es terminal para el conjunto del entramado industrial -en particular para las Micro y Pymes- y del comercio y los servicios, que sufren en simultáneo el impacto financiero de las elevadas tasas de interés y la contracción del mercado interno, el incremento de tarifas y de costos de producción

A eso debemos sumarle la dependencia de aquellas empresas que requieren insumos básicos como acero, aluminio, productos químicos y petroquímicos, etc., por incrementos desmedidos de precios que fogonean los grandes grupos económicos y se difunden por toda la cadena de valor.

La presión permanente a la depreciación de nuestra moneda generada por el FMI que pretende que en este año 202 se acrecienten las reservas internacionales del BCRA en 5.800 millones de dólares, por lo que se debe devaluar para favorecer aún más las exportaciones y limitar las importaciones, implica la caída en dólares del valor de las empresas, sean del tamaño que sean, ha sido sideral, hoy todas, medidas en la divisa norteamericana, valen menos de la mitad que hace un años atrás.  El peligro de la extranjerización, de su compra por mucho menos de lo que valen y ante la situación la venta de las mismas, es una posibilidad real que se agiganta a medida que la situación se deteriora cada vez más.

Si ese es el objetivo, porque le va a interesar a los EEUU que nosotros remplacemos nuestra moneda por la de ellos, es cierto que de esa forma profundizarían la persistente demanda de dólares y que el comercio internacional en su traspatio se siga haciendo en su moneda (recordar que en el acuerdo del Brasil y Argentina en la época floreciente del Mercosur, una pequeña parte, aproximadamente el 8% del comercio entre los dos países se hacía en nuestras monedas),  pero también  implicaría una responsabilidad indirecta sobre nuestra economía y sin otro beneficio que el que logran por el camino de la dependencia, fuga y extranjerización

Lo que quieren los financistas de los EEUU, que son a su vez fuertes tenedores de títulos de deuda externa argentina (Blackrock, Franklin Templeton, Pimco, Grammercy, etc) es que grupos locales como Techint, los Pescarmona, los Bulgheroni, los Madanes, etc. etc., se le subordinen, de otro modo, les compran sus empresas por la mitad de lo que vale en dólares.

Lo que quieren es que dejemos de producir bienes industriales y le vendamos alimentos y materias primas (incluido energéticas que al no producir no se emplean en la Argentina) para que ellos generen valor y los ricos de este y otros países se lo compren.

Avanzan a paso decidido, cada tanto asustan con dolarización u otra estigma por el estilo, pero no la necesitan, no le hace falta, saben que tienen gobiernos que se le subordinan.

 

Dolarización

El riesgo principal de dolarizar es que se pierde el prestamista de última instancia (desaparece el BCRA). La principal función de un Banco Central es preservar el valor del dinero y garantizar la liquidez necesaria al sistema bancario. 

En consecuencia, dado que este último se caracteriza por ser de encaje fraccionario (los depósitos están prestados y así sucesivamente, reservándose los bancos sólo una fracción para contingencias), el BCRA se posiciona como la única entidad que saldría a proveer liquidez a los bancos ante un pánico financiero que lleve al retiro masivo de depósitos. Sin un Banco Central que provea liquidez en estos escenarios, se generaría una falta de liquidez global en el sistema que podría llevar a una severa recesión.

Con la cantidad de dinero circulante y de pasivos del BCRA, dolarizar la economía con el nivel actual de reservas netas implicaría un tipo de cambio en torno a los $ 4.000 por dólar.

Es obvio que todo el tema dolarización es propaganda para denostar al gobierno, y presionarlos para que siga depreciando nuestra moneda.

 

Publicidad - Fatica