11/6/2022

Política

Los ladrones de La Anónima

La risa socarrona del miserable de Federico Braun no sorprende. Es la hipocresía que caracteriza a la caterva de empresarios parásitos que consolidan, a fuerza de inmoralidades y delitos, su posición dominante en cada mercado; y multiplican poder y rentabilidad para seguir esquilmando el bolsillo del conjunto de los que habitamos este suelo.

Publicado el 11 de Junio de 2022


Imagen de la nota 'Los ladrones de La Anónima'

Federico Braun es el presidente de la Sociedad Anónima Importadora y Exportadora de la Patagonia, cuyo nombre de fantasía es La Anónima y popularmente conocida como Ladrónima. Su nombre figura en los directorios de cuanto lobby empresario se cree en éste país y su patrimonio encuentra reflejo en la revista Forbes como uno de los mil millonarios del mundo.

Emergente de una familia que comenzó el negocio de supermercados allá por 1908, propietarios hoy de 163 sucursales distribuidas en 83 ciudades, 10 centros de distribución, 2 frigoríficos y 1 base de transferencias. 

La semana pasada, en el foro de empresarios reunidos en la Asociación Empresaria Argentina (AEA), Braun sostuvo “Somos un país fallido” y aclaró que "La Argentina es un fracaso si comparamos lo que somos con lo que imaginamos hace 70 u 80 años que podíamos ser".

La ponencia de Federico Braun estaba presentada como una falsa entrevista, en la que su interlocutor le tiraba centros y el miserable de Braun cabeceaba. En ese devenir, le preguntaron a Braun que hacía La Anónima con la inflación. Remató con picardía “Remarcamos precios todos los días”. La elocuencia fue seguida por risas de Federico Braun y aplaudida por toda la audiencia de millonarios que colmaban el Foro.

No fue ningún chiste lo que expresó Federico Braun, tampoco es motivo de risas.

Observatorio de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, que conduce el economista César Herrera, reveló que en Comodoro Rivadavia La Anónima subió los precios del aceite y los fideos un 33% desde enero; casi un 37% los de la carne; y un 29% los de la yerba. La remarcación fue solamente entre enero y mayo, mientras que el IPC Patagonia promedio fue del 23,6%. "Según lo que venimos relevando, es cierto que La Anónima remarca de una manera muy importante", aseguró Herrera en Radiocracia de Comodoro Rivadavia.

"Nos llama la atención que en comienzos de la guerra en Ucrania aumentó mucho las harinas y demás, en abril eso retrocedió, hay un ‘overshooting' donde los precios van al alza por las dudas y después bajan en función de acuerdos que se hacen con el Gobierno, pero siempre planteando un esquema de alza", describió Herrera.

El economista aseguró que "esto tiene que ver con La Anónima, donde es cierto que remarcan de una manera muy importante" y que "después de muchos años de trabajar con personas que están en los supermercados, uno va comprendiendo en algo ese sistema".

"Lo que nos queda es que, en líneas generales, ese sector tiene información precisa y permanente, por lo que un gerente de cualquiera de las sucursales de Comodoro Rivadavia puede saber el ticket promedio, qué fue lo que más llevaron, los precios de la competencia, dónde tienen que levantar y bajar el precio. Son todas cuestiones que se hacen con sistemas sofisticados", analizó.

“No hay dudas de que las grandes cadenas de supermercados son formadoras de precios.”

Así lo sostuvo en una reciente entrevista con el portal Canal Abierto el politólogo y analista económico del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), Martín Epstein, quien sostuvo “El sincericidio sorprende pero no lo que revela, porque hace tiempo venimos planteando que en la dinámica de precios que estamos observando es cierto que hay cuestiones que nos vienen de afuera como los aumentos internacionales y el aumento de la energía que golpean, pero también que hay una cuestión central que es la formación de precios”.

Asimismo, advirtió “que uno de los factores centrales en este proceso tiene que ver con la concentración empresarial en un par de eslabones de la cadena, entre ellos, los supermercados, y claramente La Anónima es uno de los máximos exponentes de ese proceso de concentración, sobre todo por su impacto en el sur de la Argentina”.

En este sentido, denunció que “más allá del sincericidio, lo que está diciendo Braun es algo que ya sabemos y es que hay un proceso de remarcación sistemático que no alude a un correlato de variación de precios, sino que es meramente especulativo”.

“Los grandes supermercados son determinantes a la hora de fijar precios. En la medida en que vos te encontrás con mercados con mayor concentración la capacidad de inferir para bajar los precios es muy difícil. No hay competencia real entre los grandes supermercadistas de Argentina, lo que hay es un proceso de convalidación de precios porque no hay una diferencia significativa entre las cadenas”.

 

El reclamo de Braun, más allá de los precios

En su discurso Federico Braun pidió por un Estado más liberal en cuanto a la regulación y control sobre estas grandes empresas.

En una diatriba que atrasa décadas y se remonta al tiempo en que su familia asesinaba a las comunidades originarias, se apropiaba de tierras o incluso, hacía negocios con Martínez de Hoz en la última dictadura, Braun sostuvo que "En la Argentina hay decisiones que no son correctas, para tener el país entre capitalismo y comunismo. El comunismo lo defino como que el Estado es dueño de los medios de producción. Muchas empresas estamos adoptando prácticas para que el capitalismo sea más adoptable, creíble, amigable con la sociedad. No hay buen viento para quien no sabe dónde va".

La falta de destino que atraviesa nuestro país, tiene como principales responsables a los empresarios que subordinan bajo sus intereses los destinos del desarrollo nacional. La familia Braun y la familia Menéndez son los principales accionistas de La Anónima, y no parecen refractarios al dinero público cuando el Fondo de Garantías de Sustentabilidad de la Anses compra sus acciones en la bolsa para sostener sus inversiones privadas.

Las familias Braun y Menéndez, en 1870 fueron beneficiarios del Estado, tanto de Chile como de Argentina, cuando se les consignaron miles de hectáreas de los pueblos Ona, Selk nam o Yámanas.

Según recuerda Ariel Iglesias, también “en 1980, durante la dictadura, La Anónima le vendió las acciones de Austral al Estado argentino, en una operación que ha sido considerado como un acto de corrupción, que involucró también la comisión de delitos de lesa humanidad. La decisión de ofrecer a la Anónima la compra de las acciones de la aerolínea, fue tomada por el ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz. Por entonces el principal accionista de La Anónima, con más de un 70%, era William Reynal, primo de Alejandro Reynal, integrante del equipo de Martínez de Hoz que por entonces se desempeñaba como vicepresidente del Banco Central; otros accionistas importantes eran Federico Braun, Pablo Braun y Eduardo Braun Cantilo.”

El politólogo Epstein, enfatizó sobre las paradojas anti estado y anti impuestos de Federico Braun en su discurso ante AEA.

Para explicar lo que, a su parecer, sucede, habló de dos variables: la diferencia entre la regulación del Estado en Argentina en comparación con otros países y la variable dólar. Con respecto a la primera, sostuvo que en el primer mundo “el Estado regula y pone límites a esos procesos de concentración y maximización de ganancias”, cosa que se evidencia en la comparación de “los márgenes de rentabilidad de las mismas empresas en el primer mundo donde hay una diferencia abismal que refiere a los procesos de control y regulación del Estado”. En cuanto a la otra dinámica, el dólar, aseguró que “el tipo de cambió se convirtió desde 1975 en una variable absolutamente determinante y condicionante de la economía”. Y afirmó que “entre esas dos cuestiones hay un proceso de inflación difícil de frenar”.

Al respecto, Epstein expresó: “Quedó medio escondida esta cuestión expresada como la idea de que los impuestos son ridículos o que hay una excesiva presión impositiva, lo que no es cierto porque Argentina está en los mismos niveles que la región”.

Publicidad - Fatica