20/5/2020

Política

Mientras el mundo fortalece al Estado, Lenin Moreno anuncia plan de ajuste y privatización

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, anunció hoy un recorte del gasto público de más de 4.000 millones de dólares. Adelantó que cerrará embajadas y consulados, como así también suprimirá empresas estatales como los ferrocarriles o correos.

Publicado el 20 de Mayo de 2020


Imagen de la nota 'Mientras el mundo fortalece al Estado, Lenin Moreno anuncia plan de ajuste y privatización'

En plena pandemia, y cuando el mundo entero protege al Estado Nacional para garantizar la integridad del trabajo y la producción, el polémico presidente del Ecuador Lenin Moreno, se aferra a certezas económicas del pasado y anuncia una bateria de iniciativas que apuntan a desmantelar el sector público y destruir la economía nacional.

La tentación de los gobiernos que subordinan sus naciones a los intereses de los Estados Unidos es recurrir a los ajustes sistemáticos de la economía pública para provocar transferencia de recursos hacia los países centrales.

Sin embargo, en pleno avance del coronavirus, aquella dinámica política ha empezado a quedar atrás en la historia.

Lenin Moreno parece no enterarse.

"Sumadas todas las guerras y desastres naturales que ha sufrido el país a lo largo de la historia, nunca llegaríamos a las pérdidas humanas y económicas que hoy vivimos", resumió el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, en un discurso en el día de ayer. Moreno anunció un recorte del gasto público de más de 4.000 millones de dólares para enfrentar la grave situación financiera del país agravada por la emergencia sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus.

"Cerraremos (...) embajadas y oficinas diplomáticas", anunció Moreno, por ejemplo. El mandatario señaló que las medidas diplomáticas, que incluyen el regreso de embajadores para dejar a funcionarios de menor rango.

Tras eliminar durante su gestión más de 40 ministerios e instituciones, Moreno también anunció que continuará reduciendo el aparato estatal con la eliminación de siete empresas públicas como las de ferrocarriles, medios de comunicación y correos. El mandatario no dio detalles sobre si las empresas serán fusionadas, privatizadas o cómo se llevarán a cabo tales supresiones.

En el caso de la aerolínea Tame, que ha perdido más de 400 millones de dólares en los últimos cinco años, dijo que entrará en liquidación preservando las rutas que conectan lugares que no tienen alternativas privadas.

En el ámbito de la función pública, la jornada laboral pasará de ocho a seis horas diarias con remuneración equivalente y prioridad al teletrabajo, excepto para funcionarios esenciales como los de salud, policía, fuerzas armadas y otros cuerpos de seguridad.

La jornada de los docentes se reducirá sólo una hora, decisión que, según Moreno, "permitirá no desvincular a ningún maestro".

El presidente afirmó que desde el inicio de su gobierno, hace tres años, se eliminaron 43 entidades y se prevé la supresión o fusión de 10 más.

En esa línea, anunció la eliminación de siete empresas públicas, entre ellas la aerolínea TAME -con pérdidas de más de 400 millones en cinco años-, que entrará en liquidación, preservando las rutas que conectan lugares que no tienen alternativas privadas.

Además, resolvió cerrar algunas embajadas y oficinas diplomáticas, entre ellas las que funcionan en Irán y Nicaragua, y la representación ante el Parlamento Andino.

En relación con las críticas recibidas por haber pagado deuda externa al inicio de la pandemia, el gobernante argumentó que se cancelaron 341 millones, lo que permitió un ahorro de 1.300 millones por intereses, gracias a los cuales se obtuvieron 1.400 millones de los organismos multilaterales en condiciones muy favorables.

Asimismo, Moreno justificó también la aprobación de la Ley de Apoyo Humanitario, además de la de Ordenamiento de las Finanzas Públicas, que en la práctica aplica una severa reforma laboral.