1/10/2022

Mundo Asombroso

Nave espacial impactó por primera vez contra un asteroide para cambiar su rumbo

Se trata de un hecho histórico y la misión fue calificada como una prueba de “defensa planetaria”. Millones de personas vieron la transmisión de la NASA.

Autor de la nota: Nicolás Retamar

Nicolás Retamar

Publicado el 1 de Octubre de 2022


Imagen de la nota 'Nave espacial impactó por primera vez contra un asteroide para cambiar su rumbo'

El lunes 26 de septiembre a las 20:14 hora argentina, la nave espacial de Prueba de Redireccionamiento del Asteroide Doble (DART, por sus siglas en inglés) impactó contra Dimorphos, un asteroide de 160 metros de diámetro ubicado a 11 millones de kilómetros del planeta Tierra. Se trató de la primera vez en la historia donde se realizó una misión de prueba de “defensa planetaria” diseñada para cambiar el curso original de un asteroide. Si bien Dimorphos no representaba ningún peligro real, el objetivo fue corroborar si este método era efectivo ante eventuales amenazas futuras. La misión, comandada por científicos de Estados Unidos, costó alrededor de 330 millones de dólares. Aunque fue criticada desde diversos sectores, en la actualidad se conocen casi 2300 asteroides potencialmente peligrosos con posibilidades reales de estrellarse contra la Tierra.

A 20 mil kilómetros por hora, la nave espacial chocó contra el asteroide en un evento que fue transmitido en vivo por YouTube para todo el mundo. El fin no fue destruirlo sino modificar levemente su trayectoria. En redes sociales, Mariano Ribas destacó la importancia histórica de este evento. En diálogo con la Agencia de Noticias Científicas de la UNQ, el coordinador del área de Divulgación del Planetario Galileo Galilei (CABA) afirma: “Si bien hay muchísimos más, los asteroides potencialmente peligrosos son aquellos que miden más de 100 metros de diámetro y que se acercan a un umbral crítico de 7,5 millones de kilómetros o menos”.

En Twitter, la cuenta de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) resaltó: “¡Impacto con éxito! la nave espacial del tamaño de una máquina expendedora choca con éxito con el asteroide Dimorphos, que es del tamaño de un estadio de fútbol y desvía su curso para evitar que se convierta en una potencial amenaza para la Tierra”.

Banalización, espectacularización y desconfianza fueron algunas de las reacciones ante la noticia. Especialmente, la crítica apuntó al costo del operativo y todo lo que podría hacerse con más de 300 millones de dólares. Sin embargo, Ribas resalta que el impacto de un asteroide de 100 o más metros de diámetro sobre la Tierra sería la mayor tragedia natural posible para la humanidad.

“Más allá del diagnóstico sobre los objetos peligrosos, hay que hacer los exámenes. En este sentido, DART es el primer paso. Si bien el asteroide no representa una amenaza, es una pista de prueba para cuando la cosa sea de verdad”, afirma Ribas, quien también es astrónomo amateur.

De aquí en adelante, el equipo de científicos observará a Dimorphos utilizando telescopios terrestres para confirmar que el impacto de DART alteró la órbita del asteroide. Se espera que el impacto acorte la órbita de Dimorphos en aproximadamente un uno por ciento. Medir con precisión cuánto se desvió es uno de los objetivos principales de la misión.

 


 Nicolás Retamar es integrante de la Agencia de la Universidad Nacional de Quilmes.