1/1/2022

Política

Nos incendiamos

Este fin de año estuvo marcado a fuego. Una vez más, una decena de provincias arden a lo largo y ancho de nuestra Patria. Desde la zona patagónica hasta el Norte arrasado de desmontes. Desde la cordillera hasta el Litoral, que todavía espera la Ley de Humedales.

Publicado el 1 de Enero de 2022


Imagen de la nota 'Nos incendiamos '

Un grito brutal de la naturaleza que dejó de advertir en voz baja sobre los riesgos que amenazan nuestro futuro.

Según el reporte difundido por el Sistema Nacional de Manejo del Fuego, al momento de elaborarse el ultimo informe, se registraban focos ígneos en las provincias de Corrientes, Entre Ríos, Chubut, Misiones, Neuquén, Río Negro, Tierra del Fuego, Santa Fe, Buenos Aires y Santa Cruz.

El organismo también informa sobre la superficie afectada por incendios en el territorio nacional desde el 01 de enero del 2021 al 31 de diciembre del corriente año. La cifra es catastrófica y ya asciende a 302.451,67 has.

Las provincias más afectadas según este registro, son: Córdoba (57.027 has), San Luis (49.282); La Pampa (29.390), La Rioja (21.389); Rio Negro (21.389), Mendoza (19.730); Entre Ríos (19.707); Formosa (18.009); Chubut (18.009) y Catamarca (11.032).

En este contexto, el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA) declaró la emergencia ígnea en todo el territorio nacional por un plazo de 12 meses en función del riesgo extremo de incendios de bosques y pastizales, y se solicitó la articulación entre las jurisdicciones y el Estado nacional con el objetivo de fortalecer las políticas de prevención. Además, se recomendó al Poder Ejecutivo nacional replicar la medida para que se habiliten partidas presupuestarias de excepción necesarias para robustecer las acciones.

Hasta el cierre de esta edición, en cercanías a la localidad de Bariloche trabajaban equipos de tierra para apagar el incendio forestal en las cercanías del Lago Steffen. Fue otro día crítico para la zona y a esto se suman las fuertes ráfagas de viento que dificultan aun mas el combate de las llamas.  

Los problemas para transitar por los caminos aledaños, la amenaza permanente del fuego y la poca visibilidad hizo que se cortaran distintas rutas provinciales y algunos tramos de la Ruta Nacional 40.

"Dicha situación puede afectar las poblaciones aledañas y se prevé que el fuego se dirija hacia la Ruta 40, razón por la cual hay que extremar las medidas de prevención y seguridad, al tiempo que está previsto para el caso que sea necesario, un plan de evacuación de los vecinos de Villegas y El Manso", detallaron las fuentes gubernamentales.

Carolina Alpac, vecina de El Manso, dijo que vecinos de la zona estaban esperando que la lluvia llegara a la zona de los incendios: "es la única posibilidad real de que amaine un poco".

La preocupación entre los vecinos es alta ya que calculan que, hasta el momento, "hay 5.000 hectáreas de bosque nativo consumidos".

Alpac explicó que el fuego se encuentra a 1 o 2 kilómetros de la zona: "ayer por muy poquito no llegó porque desvió el viento, casi de manera milagrosa, y se salvó el pueblito".

Chubut, Neuquén y Río Negro. Tres provincias sumamente afectadas por este problema. Más allá de los anuncios oficiales del envío de brigadistas y aviones hidrantes, vecinos del lugar denuncian la falta de políticas públicas e inversión para esta zona.


En la provincia de Corrientes se registraron incendios en distintas áreas productivas. En Entre Ríos, hay focos en las islas del Delta del rio Paraná; además se combaten focos ígneos frente al Parque Nacional El Palmar, cercano a la localidad de Colón. También durante los últimos días hubo foco en los departamentos Federación y Concordia, donde se quemaron más de 200 hectáreas en cuestión de horas.

Durante 2020 y 2021, los incendios en el delta del río Paraná provocaron graves daños materiales; arrasaron con la flora y la fauna del lugar. Además, gran cantidad de humo y cenizas cubrieron varias ciudades por semanas.

En las islas del Paraná, también hubo fuego frente a la ciudad de Rosario, en el lugar conocido como “el banquito de San Andrés”, donde -aparentemente- el foco se inició por la quema de basura de un vecino. Allí como en otros sectores ubicados más al sur de Rosario, (jurisdicción entrerriana) donde desde hace días el fuego consume grandes extensiones de humedal, se conoció que trabajan alrededor de 50 brigadistas. El sofocante calor sumado a la sequía, la irresponsabilidad y la extensión de la frontera agraria, castiga la zona y pone en serio peligro el futuro del ambiente y las poblaciones de la zona.

“El uso de los humedales para la cría de ganado, para el cultivo de transgénicos como la soja y para la expansión de urbanizaciones exclusivas ponen en riesgo su conservación y restauración”, afirma un trabajo que realizaran investigadores de la Universidad Nacional del Litoral, de la Universidad Autónoma de Entre Ríos, del Conicet y del Foro Ecologista de Paraná.

En el documento que lleva el titulo “Efectos de los incendios 2020 en el suelo y biota de humedales del río Paraná: Perspectivas de restauración ecológica, decena de académicos concluyen que es evidente la necesidad de una ley que proteja a los humedales.


Podes seguir leyendo: Incendios en el Río Paraná y la necesidad de una Ley de Humedales  


Comenzó un nuevo año. Y mientras algunos levanten sus copas, habrá miles de personas afectadas por el fuego y cientos de brigadistas combatiéndolo.

Es hora de terminar con el ecocidio que esto significa para las poblaciones y los ecosistemas que allí habitan a lo largo y ancho de nuestro país. Y para eso, el Gobierno Nacional debe ponerlo en agenda parlamentaria y el Congreso de la Nación debe tratarlo. 

Publicidad - Fatica