18/10/2020

Política

Poca virtualidad y mucha realidad: El 17 de Octubre se sintió en las calles

Podía fallar, y falló. La virtualidad no es el fuerte del peronismo. Y en 75 años de historia, una vez más, reemplazó rápidamente el fracaso del intento de celebración virtual por una enorme caravana que se extendió por horas y horas en todo el país.

Publicado el 18 de Octubre de 2020


Imagen de la nota 'Poca virtualidad y mucha realidad: El 17 de Octubre se sintió en las calles'

Caía la noche de ayer y las bocinas seguían resonando. Eran los últimos rezagados de las caravanas que inundaron las calles de la Argentina para conmemorar un nuevo 17 de octubre. 75 años de historia del movimiento político que cambió para siempre la historia de las mayorías populares en nuestro país.

La expectativa, por lo ingenioso, estaba puesta en la movilización virtual que se intentó organizar durante semanas. Pero podía fallar, y falló. Un ataque masivo, organizado desde servidores en el extranjero, impidió que la convocatoria virtual funcionara. Desde las 13 horas, nadie pudo ingresar a la plataforma, y allí la calle volvió a convocar.

Desde bien temprano en la mañana, Camioneros y el Frente Sindical por el Modelo Nacional, había inundado la 9 de Julio, la Plaza de Mayo y los alrededores del centro porteño con una caravana de la lealtad. Eran las 13 horas y los camiones seguían instalados en el microcentro, junto a taxistas y vehículos particulares que acompañaron la iniciativa. Fue la invitación para todo aquel que, sin poder conectarse a la plataforma, y teniendo la posibilidad de contar con un vehículo, decidió salir a la calle y sumarse a la caravana.

Y sucedió en cada localidad del país. Millones de compatriotas celebraron en caravanas por todo el país un nuevo Día de la Lealtad, una oportunidad para seguir pensando el peronismo como una agenda cargada de futuro.




La caravana temprana

"En este día, donde la sociedad entiende este mensaje histórico tan importante que nos ha dejado el general (Juan Domingo Perón), todo lo que se haga en función de reconocer y abrazar aún más la causa del peronismo me parece importante”, dijo Hugo Moyano en la conferencia de prensa organizada al dar inicio a la caravana matutina organizada por el Frente Sindical.

En ese marco, Moyano puntualizó que “todos los trabajadores sabemos cómo actuar en esta circunstancia” de pandemia, por lo cual el llamado a participar fue sobre la base de "cuidarnos con los protocolos que decidió el Gobierno y el Ministerio de Salud, ya que nos infunde un profundo respeto además por todo lo que se viene haciendo para que el coronavirus no se lleve más vidas".

“Queremos transmitirle el respaldo a nuestro Gobierno en general y queremos demostrarle el apoyo que tiene de la inmensa mayoría de los trabajadores", dijo el referente gremial, al destacar que “los trabajadores reconocen el esfuerzo” que están haciendo las autoridades para salir además de “esta situación en la que nos dejó el gobierno anterior”, en alusión a Mauricio Macri.

En este punto, admitió que “el expresidente habla (a través de los medios de comunicación) y da vergüenza escucharlo y verlo, tratando de ocultar el desastre que hizo”.

Por otra parte, consultado sobre si la caravana responde a las protestas opositoras registradas de los últimos días, Moyano dijo que "es una respuesta al requerimiento que hoy necesitan las autoridades, al apoyo que le brindamos" y agregó: "Les puedo asegurar que si no hubiéramos tenido un gobierno como el que tenemos, hubiera sido distinta esta situación".

En tanto, cuestionó las movilizaciones opositoras: "Las marchas esas… cuando salen las señoras bien alimentadas, a decir todo lo que dicen... no le veo mucho sentido y ni siquiera me llaman la atención porque son tan absurdas las cosas que dicen".

"Por ejemplo, dicen que no hay libertad y yo pienso, 'si no hubiera libertad, no estaría donde está, diciendo lo que dice, y menos en un momento en plena pandemia'. Así que no resiste mucho análisis”, añadió.

No obstante, remarcó que “tienen el derecho también de la protesta” aunque ratificó: "No le veo el sentido".

En contraposición, recordó que el país está tratando de "salir del problema sanitario viniendo de donde viene, porque desgraciadamente el Gobierno que se fue es el que nos endeudó y nadie sabe siquiera dónde está esa plata".

"La máxima responsabilidad de lo que nos está pasando es del Gobierno anterior, a lo que se sumó la pandemia que estamos sufriendo", concluyó.

Por su parte, Jorge García, del Sindicato de Peones de Taxis, contó que su sector en particular fue uno de los más perjudicados en la gestión anterior con bajas de “15 mil trabajadores” y dijo que eso ocurrió como “consecuencia, entre otras cosas, de las aplicaciones piratas”.

En este punto, Moyano retomó el micrófono y agregó: "Lo mismo que hicieron con Uber (aplicación para alquiler de viajes) quieren hacer con MercadoLibre, quieren sacarle todos los derechos al trabajador y eso es lo que los gremios de transporte no vamos a permitir".




El acto de Alberto Fernández en la CGT

"Empezamos hoy un tiempo distinto, empezamos el tiempo de la reconstrucción de la Argentina. A esta Argentina derrumbada la vamos a poner de pie. A esta Argentina que se enferma la vamos a curar nosotros, sin odios ni rencores", afirmó el Presidente en el acto realizado en la sede la CGT a 75 años del 17 de octubre de 1945, cuando una masiva movilización de obreros colmó la Plaza de Mayo para reclamar la liberación del entonces coronel Juan Domingo Perón.

En su discurso de más de 20 minutos, Fernández subrayó: "Vamos a terminar esta Argentina del odio porque nosotros creemos en la diversidad porque una sociedad que tiene un discurso único no es buena y todos vamos a tener derechos".

"Vamos a convocar a todos los argentinos a estar unidos porque el mundo nos exige la unidad porque la pandemia no ha terminado y no resolvimos el problema del virus", agregó.

Fernández sostuvo que "el peronismo ahora ha querido" que le toque a él ser quien "conduzca este presente" y liderar "en el medio de la tragedia que significa la pandemia" para sobrepasar "el momento más difícil que el mundo ha experimentado" con el "derrumbe de sus economías".

"En una Argentina en crisis como era la Argentina de diciembre del año 2019 esa pandemia la condenó infinitamente más. Le hizo un daño infinitamente mayor", sostuvo, para luego destacar que "menos mal que gobierna el peronismo" porque "como buenos peronistas, hicimos lo que siempre hacemos los peronistas: pararnos primero al lado de los que más lo necesitaban".

Junto a la cúpula sindical de la CGT, funcionarios nacionales, gobernadores, legisladores e intendentes, Alberto Fernández consideró que "el virus avanza, pero no nos derrota porque estamos de pie y unidos".

En una breve cita histórica sobre el inicio del peronismo, Fernández recordó que "todo empezó en una situación que tiene cierta semejanza con el presente" del país y que luego "durante los años de Perón, fueron tiempos en que gran parte de la sociedad que había quedado en el olvido empezó a tener derechos y el trabajo se dignificó con el aguinaldo y las vacaciones".

"Cuando el pueblo vio a su coronel que había dado derechos y reconocido un lugar en la sociedad estaba detenido, salió a la calle a reclamar por Perón y la historia cambió para siempre. Todos entendieron que había una Argentina invisible y que muchos creían que no existía, pero de repente asomo", indicó.

Al referirse a la historia del movimiento nacional justicialista, el presidente señaló que "una vez y mil veces hicieron lo necesario para que el peronismo desaparezca de la Tierra y no pudieron porque el peronismo llegó a las entrañas del pueblo y le dio derechos".

"Tuvimos que pasar con nuestro líder 18 años exiliados, vivir en una tierra donde el nombre de Perón y Evita no podían pronunciarse, donde una marcha estaba prohibida. ¿Por qué? Solamente porque habíamos llegado a las entrañas del pueblo y le habíamos dado a ese pueblo los derechos que reclamaba. Solamente por eso", sostuvo.

"Pasaron 75 años y el peronismo siempre mantuvo la regla de ser leal a su pueblo", sentenció el primer mandatario.

"Peron y Evita fueron leales a su pueblo. Luego, Néstor (Kirchner) vino años después y su lealtad a la gente le permitió a muchos recuperarse a los que había sufrido en la crisis de 2001. Después vino Cristina (Kirchner) y le dio derechos a minorías como nadie otorgó durante la democracia", indicó.

Y agregó: "Como dice el Papa Francisco, primero los últimos, porque si uno abandona en la pobreza a esos últimos esa sociedad nunca va a ser una sociedad valiosa y va a ser una sociedad injusta y desigual".

Durante su discurso, Fernández se permitió bromear al señalar que "Dios debe ser peronista porque menos mal que el peronismo está gobernando la Argentina en estos momentos de pandemia porque en todos estos meses nuestra mayor preocupación es que nadie padezca más de lo que la pandemia ya hace padecer".

Con efusividad, el primer mandatario aseguró estar "seguro de que hay un país que nos merecemos".

"A esta Argentina derrumbada la vamos a poner de pie. A esta Argentina que se enferma la vamos a curar nosotros sin odios. Este acto no es el anti banderazo", añadió en referencia a las manifestaciones de la oposición.

Y, acotó: "Sepan que nacimos del amor a Perón y Evita, no hay odio ni rencores, sino lo que hay es ganas de poner de pie a la argentina de una vez por todas".

En tanto, la vicepresidenta Cristina Fernández no asistió al acto de la CGT pero desde sus redes sociales pidió "que la lealtad a las convicciones, al pueblo y a la Patria sigan inalterables en tiempos de pandemia. Con la misma pasión y el amor de siempre", con una foto de Néstor Kirchner.


Publicidad - Fatica