1/10/2022

Política

Posición estratégica y fuerza obrera

Neumáticos: la posición que tomó el Gobierno Nacional con una explícita retórica y accionar en favor de las patronales. Un conflicto que pone de manifiesto el poder real del capital cuando decide aplastar cualquier reclamo salarial.

Autor de la nota: David Acuña

David Acuña

Publicado el 1 de Octubre de 2022


Imagen de la nota 'Posición estratégica y fuerza obrera'

La Lucha de clases no es una foto

El conflicto que enfrenta a los trabajadores del neumático con las empresas monopólicas de la actividad ha puesto de manifiesto el poder real con que cuenta el Capital cuando se decide a aplastar cualquier reclamo salarial. El sector productivo del neumático está liderado por el grupo económico transnacional de origen italiano “Pirelli” con anuencia de inversores norteamericanos. A éste le sigue el Grupo Madanes de origen local y el japonés Bridgestone Firestone.

El enfrentamiento entre los trabajadores y los grupos económicos comenzó hace cuatro meses y fue escalando luego de 22 audiencias donde las patronales se negaron sistemáticamente a ceder ni un tranco de pollo ante el Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino (SUTNA).

Un estudio realizado por Claudio Lozano para el Instituto IPYPP señala que “luego de cinco audiencias previas, las empresas del Sector propusieron sumarle al Acuerdo Paritario del 2021(que se había cerrado con un aumento del 50 %, un 16% adicional, y además un 38% en tres tramos para la paritaria correspondiente a este año. Luego de una paritaria en el año anterior que había quedado rezagada respecto a los precios, el ofrecimiento de un 38% frente a una proyección inflacionaria del 100 % para este año francamente parecía una tomadura de pelo […] los datos de la economía permitían constatar que la facturación del sector en el 2021 comparada con el 2020, superaba la evolución de los precios mayoristas de la economía. Facturación Neumáticos (+58%) vs. Precios Mayoristas (+51,3%). A la vez tomando la facturación de las empresas líderes como Pirelli y Fate, la misma crecía un 82% superando no solo a los precios mayoristas sino también, y con creces, a la evolución del PBI corriente (+ 70,2%). Pero por si estos datos recientes no fueran suficientes, una mirada de más largo plazo sobre el sector nos muestra que no solo en el 2021 las empresas líderes crecieron por encima de la media de la economía. Al observar la evolución de los precios del sector desde el 2015 hasta hoy se observa un crecimiento del precio mayorista del 2600%”.

Ante esta realidad incontrastable, donde un puñado de empresarios ganan cifras obscenas de dinero y los trabajadores ven como el salario pierde poder adquisitivo día a día, el gobierno nacional por medio de Sergio Massa, José De Mendiguren y Matías Tombolini, salió al cruce del SUTNA respaldando a las patronales del sector. La foto que trascendió en todos los medios fue la de los funcionarios sentados a la mesa con miembros de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (Afac), la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra), Bridgestone, Pirelli y la conducción de los gremios SMATA y UOM.

El gobierno nacional sostiene que el sector automotriz es clave para la generación de empleos y divisas. Sin embargo, en clara contradicción con esta afirmación amagó con permitirles importar cubiertas, las cuales, por supuesto, se pagan en dólares.

La contracara de la lucha de los trabajadores por el salario fue la foto de Sergio Massa con las patronales y las conducciones sindicales amarillas. Para completar el cuadro fotográfico, Alberto Fernández se hizo tiempo para llamar por teléfono a Madanes Quintanillas (ceo de Fate) e interiorizarse sobre el conflicto. Parece que esa foto y ese llamado fueron más deseados para el gobierno que una reunión directa con los delegados del SUTNA, de los cuales Massa declaró: “No podemos ser rehenes de caprichos y que un grupo muy chiquito ponga en riesgo 150 mil empleos”.

 

Posición Estratégica

Hace ya unos cuantos años, el historiador norteamericano John Womack presentaba su libro “Posición Estratégica y Fuerza Obrera. Hacia una nueva historia de los movimientos obreros” (2007). Retomando enfoques metodológicos de historiadores británicos como E. Thompson y E. Hobsbawm, entre otros, centra su análisis en las formas de lucha de un sector de la clase obrera mexicana. En el mismo, da cuenta que hay sectores asalariados que por su ubicación dentro del proceso productivo poseen una “posición estratégica” al momento de objetivar la contradicción Capital-Trabajo y que los vuelve más fuertes que otros. La fuerza que poseen estos sectores no radica en que fueran "los más calificados", sino de su "posición" en la producción, pues podían "detener a muchos otros obreros, aunque muchos de ellos sean más calificados"

Womack da cuenta que en la sociedad operan un conjunto de fuerzas, pero que sin importar si su sentido es cultural, moral, social, comercial, político, legal, religioso o ideológico, son las que pueden tener (o no) todas las clases, cualquier clase social. Estas fuerzas se combinan entre sí, se superponen unas sobre otras, se contradicen o se suplen cuando una parece retroceder, pero ninguna de ellas puede disminuir o frenar la rueda productiva. Por el contrario, la fuerza obrera si desaparece “abre un vacío que ninguna otra fuerza (sin ser obrera) puede llenar; al hacer que disminuya la producción, se impone sobre las corrientes culturales, comerciales, políticas y demás, activa unas, anula otras. Únicamente la negación obrera tiene tal fuerza definitoria, a la vez crítica y decisiva”, de ahí el terror que la burguesía mantiene en su ADN para con la clase obrera. El capitalismo puede absorber y reformular todo tipo de contradicciones para que el sistema siga su curso, menos el vacío que podría llegar a dejar la fuerza obrera organizada si decidiera no alimentar más la rueda. Aun en la actual etapa del capitalismo, donde pareciera que inevitablemente asistimos a la destrucción del trabajo y donde la reproducción del capital parece independizarse del propio sistema productivo que le dio origen, en última instancia, todo el andamiaje se sustenta en la apropiación que realiza un patrón (o la figura que lo supla) sobre el conjunto de explotados.

Hoy te convertís en trosko

Como eco de la frase de Mascherano a Romero antes de atajar los penales (“Hoy te convertís en héroe”), podemos señalar con justicia que Alejandro Crespo, dirigente del SUTNA, atajo todos los bombazos que las patronales tiraron al arco en un partido amañado desde el primer minuto.

De esta manera, las declaraciones macartistas de Massa al tratar al SUTNA de un “grupo chiquito” quedaron en el ridículo y pasaran al olvido. ¿Acaso la simpatía, filiación o cercanía de Crespo con un partido de la izquierda troskista eran relevantes para el ministro? Por los resultados obtenidos, uno diría que esta vez los trabajadores jugaron un buen partido y clasificaron. En total, el gremio se llevó un 66% de mejora salarial anual para el período 2021/2022. Golazo!!

El gobierno fallido de los Fernández y Massa, de volver a querer ser peronista y generar trabajo, debería dar cuenta que el mismo no se genera con un modelo primario-extractivito exportador, sino en la protección de la industria nacional donde el obrero es el centro de la misma y no el capital extranjero.