20/11/2021

Economía

Precios y acuerdo con el FMI: la agenda económica en la Argentina

Apenas 24 horas después de que el pueblo haya acudido a las urnas, dos economistas analizaron el escenario económico, social y político. Claudio Lozano y Nicolás Pertierra, lejos de quedarse con una lectura en clave electoral, exponen las necesidades y urgencias del momento, y discuten con las lógicas imperantes de la política tradicional

Publicado el 20 de Noviembre de 2021


Imagen de la nota 'Precios y acuerdo con el FMI: la agenda económica en la Argentina'

En medio de una brutal crisis económica que sigue asolando sobre la gran mayoría de nuestro Pueblo, y ya pasadas las elecciones generales de medio término, con los resultados a la vista, ha quedado mucha tela para cortar.

Claudio Lozano analizó el escenario económico, político y social tras las elecciones del pasado domingo. La crisis económica en el marco de las negociaciones con el FMI y el rol de la militancia fueron los ejes de la charla que mantuvo con La Raíz del Grito, por la Radio de la Universidad de Entre Ríos.

“Si bien hubo una ligera recomposición de votos y se achicó la diferencia en la provincia de Buenos Aires respecto de las PASO del 12 de septiembre, ha dado como resultado que los resortes de gobernabilidad están de nuevo en manos del Gobierno Nacional, eso es lo positivo. Pero por otro lado seguimos teniendo una situación que continúa y que muestra un malestar social importante y esto está indicando que por más que se hayan hecho muchas cosas en el marco de la pandemia, también es cierto que el proceso de recuperación de la actividad económica no se ha dado bajo las condiciones de redistribución de los ingresos y de mejora en las condiciones de igualdad social. Todo lo contrario.”

El constante y acelerado ritmo de aumento de precios de la canasta básica alimentaria y el achicamiento del consumo popular, ponen en evidencia el camino que han tomado las empresas que concentran la formación de precios en la Argentina, que decididamente siguen presionando para maximizar su rentabilidad.  

Sin ir más lejos, la inflación de octubre -que dio a conocer el INDEC días antes de las elecciones- volvió a repetir el amplio margen que se sostiene mes a mes. Ir al almacén o al supermercado se ha convertido en uno de los fastidios y preocupaciones más grandes de la enorme mayoría de las familias argentinas. Tal como se viene insistiendo desde estas páginas semanalmente, son las tensiones y dolores sociales diarios que anidan en el malestar de nuestra gente.

En esta línea, y bajo la imperiosa necesidad de limitar la acción de los sectores que continúan apropiándose de la renta extraordinaria, Lozano indicó la urgencia que existe en la intervención del Estado “sobre algunas actividades centrales a la hora de direccionar el crecimiento, para que el mismo tenga los contenidos de desarrollo e igualdad social que necesitamos”.

Por su parte, Nicolás Pertierra, economista miembro del Centro de Estudios Económicos Scalabrini Ortiz, caracterizó el complejo panorama social de la actualidad y remarcó sobre la necesidad de “compatibilizar” ambas caras de la misma realidad. “Mientras tenemos un sector con mucha capacidad de ahorro, un excedente muy importante que se volcaba al dólar aun teniendo un precio alto; tenemos otra realidad: un 40% de la población que está en condiciones sociales muy delicadas. Compatibilizar eso en la agenda es un desafío.”

En este punto, remarcó que “el gobierno nacional tiene la obligación de dar una respuesta a esa base social que ha sido la que en los últimos años de crisis económica, se organizó para encontrar una respuesta por sus propios medios”, enumerando la gran cantidad de experiencias de organización colectivas, autogestivas y comunitarias que surgieron al calor de los últimos años de crisis económica.

Respecto de los acuerdos de congelamiento de precios, como el que ya existe en los 1400 productos y algunos medicamentos, Pertierra entiende que pasado el fin de año, quedará la tarea pendiente “de avanzar en otros rubros y sectores”. Detalla que insumos industriales, insumos difundidos -acero plástico, químicos-; elementos y artículos de construcción -cemento, arena, vidrio, hierro, cal- prendas de vestir, indumentaria, son algunos de los sectores que faltan y necesariamente deberán integrarse a un acuerdo general de precios.

Revisar regulaciones, replantear las estrategias de intervención fiscal y mejorarlas son algunas de las acciones que, para ambos economistas, son de carácter necesario en este tiempo.

“Cualquier acuerdo con el FMI va a contramano de las necesidades que tenemos como argentinos”, así lo expresó el Coordinador del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas y director del Banco Nación, respecto de las negociaciones que se vienen dando con el organismo internacional.

Ya no hay dudas que detrás de un acuerdo de estas características, se esconden nuevamente recetas que pondrán de rodillas y condicionarán durante años a miles de compatriotas. Un crédito de absoluta irregularidad e inconstitucionalidad que se usó solamente para favorecer la timba financiera, tal como lo reconociera el mismísimo Mauricio Macri días atrás. Una verdadera estafa para el conjunto del pueblo argentino.

“El FMI debe hacerse cargo que es corresponsable y en este marco necesita una salida al endeudamiento que no puede ser bajo las recetas tradicionales”, expresó Lozano.

Por su parte, Pertierra se refirió al “Plan Plurianual” anunciado por el Presidente de la Nación, vía mensaje grabado, luego de conocerse el resultado electorales. “Tengo muchas preguntas, no queda del todo claro cuál es el contenido de ese proyecto. No se ha explicitado. Es un ámbito donde se buscan generar consensos, pero queda la incógnita sobre qué puntos, porque entiendo que en una negociación con el FMI lo que no tiene que resignar el Gobierno son los instrumentos para tener la propia política social, la propia política económica de reactivación. Ahora, poner eso en un artículo de la ley es muy general”, agregó.

En cuanto al rol de la militancia, Lozano fue contundente: “Necesitamos democratizar la gestión. Garantizar la más amplia y ancha discusión sobre los pasos a seguir. Necesitamos que el pueblo se exprese, se organice, se manifieste, intervenga y decida. Y eso implica modificar las condiciones de la construcción política”. 

Publicidad - Fatica