2/3/2021

Política

"Se terminó la pesadilla de decidir entre alimentarse o pagar las tarifas"

En el discurso de apertura del año legislativo, el Presidente de la Nación, se refirió a la cuestión energética y tarifaria dejando en claro que se buscará que el costo de las tarifas de servicios impacte cada vez menos en los salarios. Belen Ennis, directora del Oetec, hace un repaso de las principales definiciones y reflexiona al respecto.

Autor de la nota: Belen Ennis

Belen Ennis

Publicado el 2 de Marzo de 2021


Imagen de la nota '"Se terminó la pesadilla de decidir entre alimentarse o pagar las tarifas"'

El presidente Alberto Fernández brindó interesantes declaraciones en materia de energía, tarifas y servicios públicos en lo que fue la apertura de las sesiones del Congreso nacional en el transcurso del día de ayer, 1 de marzo. 

El primer mandatario se adentró en el tema adelantando la presentación de un proyecto de ley para "promover la industria hidrocarburífera que aborde de forma integral al sector, desde su extracción hasta su industrialización y genere el desarrollo de los recursos energéticos que tiene el país en beneficio de los argentinos y las argentinas". 

Además, destacó que "la política energética es clave para asegurar el desarrollo del país". En virtud de ello, "tenemos que trabajar para recuperar el autoabastecimiento y generar las condiciones para que todos los argentinos y las argentinas tengan acceso a la energía en forma eficiente", dijo. 

Se refirió, por tanto, a las condiciones excepcionales de Vaca Muerta y enfatizó sobre su enorme potencial a futuro en el marco del desarrollo nacional, regional y mundial. "Vaca Muerta es la segunda reserva de gas del mundo, un combustible clave en el marco de la transición energética", indicó.

Sobre YPF señaló puntualmente que "lidera el desarrollo de la producción hidrocarburífera en el país y hoy sus proyectos son competitivos a nivel mundial". El objetivo, manifestó el Presidente, es "agregar valor en la cadena y favorecer un mejor balance de divisas". 

Pero no descuidó en su discurso la importancia del acceso a la energía. "Queremos que el desarrollo energético favorezca también a los usuarios", indicó. Y recordó el "martirio" de los tarifazos que la ciudadanía, los comercios y las industrias padecieron con Mauricio Macri. 

"Entre 2016 y 2019, el aumento de las tarifas de la luz y el gas se convirtió en un verdadero martirio. Las empresas productoras, transportadoras y distribuidoras obtuvieron cuantiosas ganancias que terminaron en el bolsillo de sus accionistas sin que el Estado les exigiera un plan de inversiones para sostener la calidad de los servicios", argumentó Fernández. 

Para ejemplificar, brindó algunos datos contundentes. "Si siguiéramos con el sistema de revisión integral que heredamos de la gestión anterior, el gas debería haber aumentado un 80% en octubre y debería aumentar un 130% en abril. La electricidad, por su parte, debería aumentar un 168% en el próximo mes de abril".

En consonancia con lo anterior recordó el compromiso que asumió en campaña para "poner fin a semejante despropósito. Desde el día que llegué y hasta hoy mismo he ordenado el congelamiento de tarifas. He cumplido mi palabra". No obstante, llegó el momento "de regularizar el sistema tarifario que estuvo congelado todo este tiempo", añadió.

Pero hasta tanto se establezca una nueva RTI "creo importante marcar un sendero en el precio de las tarifas (luz, gas y otros servicios) que estén vinculadas al ingreso de la gente", señaló el Presidente. Y ahondó: "Las tarifas deben ser justas, razonables y asequibles; permitir la sustentabilidad productiva y la justicia distributiva". 

Se trata, en definitiva, de expresiones que tanto él como la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner han mantenido a lo largo de todo el 2020: trabajar para alinear ingresos con precios de los alimentos y las tarifas a fin de traccionar la demanda y hacer funcionar el mercado interno, tan devastados luego de cuatro años de recesión, tarifazo y neoliberalismo. 

De allí que Alberto Fernández haya manifestado entre aplausos que "la pesadilla de tener que decidir entre alimentarse o pagar los servicios, la incertidumbre de no saber cuánto iba a venir de luz y de gas ha llegado a su fin". También en sintonía con ello, la iniciativa de presentar un proyecto de ley para desdolarizar tarifas, otro compromiso asumido en campaña.

"Enviaré al Congreso nacional un proyecto de ley que declare la emergencia de servicios públicos y regulados con el objeto de desdolarizarlos definitivamente y adecuarlos a una economía en donde los ingresos son en pesos", adelantó quien conduce el Ejecutivo nacional. 

El objetivo es neurálgico: "Queremos que los costos fijos que representan esas tarifas en millones de familias argentinas repercutan cada vez menos en el poder adquisitivo de cada una de ellas. De ese modo lograremos que los servicios no se vuelvan un problema", concluyó Alberto Fernández.

 

Conclusión

Desde OETEC celebramos el brillante discurso del Presidente al tiempo que destacamos que disminuir el peso de las tarifas sobre las familias es tan importante como hacer lo propio para comercios e industrias, tan vapuleados por el programa neoliberal de ajuste y reprimarización macrista. 

Luego de ello, y de un año de pandemia, nada mejor que tarifas que le permitan a los hogares, los comerciantes, y las PyMEs salir adelante. No hay demanda ni mercado interno que se dinamicen sin energía barata y abundante, esto es, promotora del desarrollo económico y social. 

Será central, por tanto, desdolarizar el precio de los servicios públicos -como bien destacó el Presidente-, alinearlos a los ingresos reales o el poder adquisitivo de las y los argentinos pero también adecuarlos a las necesidades energéticas de nuestro aparato productivo e industrial. 

Si la prioridad en lo que se viene será la infraestructura, la producción y el empleo, orientar la política energética en pos de la pujanza nacional será una pieza clave para garantizar la recuperación económica y el crecimiento genuino, inclusivo y federal de la Argentina.


Fuente: Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo. 
Publicidad - Fatica