2/10/2021

Cultura

Soltar, Soltar: Una obra de Pedro Patzer y Cristian Sabaz en Nun Teatro

Dramaturgia de Pedro Patzer y Dirección de Cristian Sabaz. Los Jueves 21 hs en Nun Teatro, en Juan Ramírez de Velasco 419. Crónica de El Pensador Teatral.

Publicado el 2 de Octubre de 2021


Imagen de la nota 'Soltar, Soltar: Una obra de Pedro Patzer y Cristian Sabaz en Nun Teatro '

Nos sentimos muy gratificados, cuando decidimos ver una obra, sin tener muchas referencias previas y al término de la función, nos sentimos plenos, por haber vivido un momento teatral estupendo, disfrutando de una dramaturgia muy bien elaborada, que divierte,  hacer reír mucho, pero también nos interpela y nos invita a la profunda reflexión. Todas esas sensaciones son las que nos provocó Soltar, Soltar, que sin dudas resulta, una muy buena propuesta que el teatro independiente nos presenta.

El texto de Pedro Patzer, nos habla del conflicto existencial que muchas personas tienen en la actualidad, llevando una vida superficial y basada en el consumismo a a ultranza. Los slogans, el marketing y las frase de moda, como soltar o lo que sucede conviene, parecen ser verdades marcadas a fuego que debemos seguir, sin ningún tipo de cuestionamiento.

La obra también nos hablará de la influencia de la tecnología, en la degradación de los vínculos personales. Tenemos a una persona a unos metros y le mandamos un email, en vez de hablar personalmente o preferimos abordar un tema amoroso importante por wasap y no cara a cara. Los abrazos parecen pasados de moda, ahora todo pasa por sumar likes o seguidores en las redes sociales. Y ni hablar de la importancia del celular, un aparatito todopoderoso, que todo lo puede y que resulta irremplazable, pera seguir con nuestras vidas.

La pieza de manera inteligente, toma esos temas de la realidad y los lleva al escenario, con una trama muy divertida, que genera muchos risas en los espectadores, jugando con algunas situaciones exageradas o satíricas, que en realidad esconden comportamientos que nos resultan muy cercanos. Además se aborda el tema de la falsa espiritualidad que pregonan algunas personas, que se venden como altruistas, pero sus acciones en la vida real, son realmente censurables, apareciendo claramente el doble discurso, digo algo, pero hago todo lo contrario.

Como muchas veces decimos los textos pueden ser valiosos, pero hay que saber llevarlos al escenario, para que resulten atractivos para el público y aquí esto ocurre claramente, gracias a la puesta de Cristian Sabaz, a quien recordamos haber elogiado mucho, en su rol de actor en La Boda del Hijo del Presidente, una obra que tuvo gran respuesta del público. Aquí los elogios se reiteran, pero en su labor en la dirección. Apenas escribió la obra, Patzer pensó que Sabaz, sería el director ideal y no se equivocó. Ya habían trabajado juntos en otras piezas y aquí la dupla se vuelve a reunir, con muy buenos dividendos.

Ya es hora que hablemos de las actuaciones que presenta Soltar, Soltar que son realmente muy buenas. El gran protagonista de la historia es Ariel Gangemi, gerente general de una compañía de seguros de vida, a quien llaman Fulano de Tal. Es todo un gentleman, adora viajar por el mundo, fanático de las compras y de la tecnología, parece ser un hombre feliz que lo tiene todo, pero como dice el dicho las apariencias muchas veces engañan. La actuación de Ariel es soberbia, literalmente se come la obra, con un histrionismo y un magnetismo, que debemos resaltar. Enorme trabajo de Ariel, a quien también ya habíamos visto en La Boda del Hijo del Presidente, lo habíamos elogiado, pero aquí realmente se destaca muchísimo, con una actuación magnífica.

Si bien Gangemi, es sin dudas el gran protagonista de la noche y quien merecidamente, se lleva las mayores ovaciones del público, no debemos ser injustos con el elenco que lo acompaña, ya que la obra presenta actuaciones muy destacables. Niko Fran es Perri, cargado con su mochila roja, parece un repartidor de Pedidos Ya, pero en realidad es un carismático vendedor aplicaciones virtuales. Niko tiene momentos de mucho lucimiento y cumple una muy buena actuación, con momentos muy divertidos y otros donde invita a la reflexión del protagonista

Por el lado femenino, hay dos excelentes trabajos, por un lado tenemos a Laura Canteros, una guardia de seguridad, con pocas pulgas, que es casi una custodia personal del gerente general. Muy gracioso su personaje, con una teaser siempre lista por si las cosas se complican y con una sorpresa reservada para el final. Muy bueno lo de Laura. Cecilia Milsztein es Maya, la novia de Fulano de Tal. Amante también del consumo y la tecnología, encontrará muchos puntos en común con su pareja. Deliciosa composición de Cecilia, aportando belleza y glamour a la historia. 

Resta mencionar a Juan Cereghini, un personaje bastante enigmático y clave para la trama, pero del que no vamos a revelar nada para mantener el suspenso. Cuando vean la obra, entenderán lo que decimos. Son cinco los actores en escena y todos en mayor o menor medida, de acuerdo a los minutos que tienen de acción, encuentran espacio para el lucimiento y no lo desaprovechan. En realidad, resta incluir en esta enumeración a Alejandro Weber, como sexto actor en escena, ya que sentado al piano, es quien se encarga de la música en vivo que tiene la obra y también tiene participación en la trama. Su presencia le suma mucho a la puesta.

A propósito de la puesta, lo dicho antes, Sabaz consigue potenciar las virtudes del texto y hacerlo aún más atractivo, incorporando momentos musicales, efectos sonoros y hasta bellas coreografías que juegan los actores. El diseño de vestuario de Jennifer Sankovic es impecable, siendo muy importante, para las caracterizaciones de los personajes. La iluminación de Santiago Varela y el elegante diseño escenográfico de Bea Blackhall, son ítems que suman a una puesta muy lograda, que luce mucho.

 

Y no contamos más, el resto lo dejamos para cuando vean la obra, porque no hay dudas que deben verla. Nos sorprendió la propuesta de Soltar, Soltar, que con mucho humor, se anima a cuestionar este mundo individualista, regido por slogans, la falsa espiritualidad, relaciones efímeras y la búsqueda permanente del atajo como modus operandi, tratando de eludir siempre los compromisos y escapando por completo a las experiencias nuevas, que pueden corrernos de nuestra zona de confort.

Solo queda dejar nuestra recomendación y decirles, que se van a encontrar con un texto inteligente y descontracturado, en el que se van a reconocer en más de una oportunidad. Si además, a ello le sumamos una puesta muy atractiva y excelentes actuaciones, están todos los elementos dispuestos, para vivir una noche a puro teatro. Los prolongados aplausos con que el público, despide a los protagonistas, son un justo reconocimiento, por la velada teatral vivida, con esta obra que además generar muchas risas, nos interpela y nos invita a mirar hacia nuestro interior, para ver que tan lejos quedaron nuestras utopías.

 


El Pensador Teatral

Publicidad - Fatica