24/4/2021

Deportes

Superliga europea: Una nueva forma de insubordinación capitalista en el fútbol europeo

Con el respaldo de JP Morgan, los presidentes de los clubes más importantes de Europa, protagonizaron un verdadero escándalo con la presentación de una liga paralela que apuntaba pura y exclusivamente a velar por las ganancias de los más pudientes.

Autor de la nota: Franco D. Cruz

Franco D. Cruz

Publicado el 24 de Abril de 2021


Imagen de la nota 'Superliga europea: Una nueva forma de insubordinación capitalista en el fútbol europeo'

La semana pasada se desató un completo escándalo en el fútbol europeo cuando 12 de los clubes más importantes de España, Italia e Inglaterra anunciaron una nueva liga que pretendían conformarse con 20 de los mejores equipos de toda Europa. Prometiendo mayores rentabilidades para aquellos equipos que la integraran, especialmente para Real Madrid, Barcelona, Atlético Madrid, Inter de Milán, Juventus, Milan, Manchester United, Manchester City, Arsenal, Tottenham Hotspur, Chelsea y Liverpool, siendo estos los clubes fundadores

No obstante, la iniciativa se encontró con un gran número de problemas, tanto internos como externos y de coyuntura. Para comenzar, la iniciativa no logró seducir a ninguno de los clubes alemanes o franceses, tanto PSG, Olympique de Marsella, Bayern Munich, como Borussia Dortmund se desentendieron de forma inmediata del proyecto, y crear una liga de los clubes más poderosos, sin la presencia de estos gigantes del fútbol ya comenzaba a verse como un proyecto mutilado.
En este punto, el club más importante de Alemania se mostró contundente e hizo público el siguiente mensaje: "Nuestros miembros y aficionados rechazan una Superliga. Es nuestro deseo como FC Bayern y nuestro objetivo que los clubes europeos vivan esta maravillosa y emotiva competición de la Champions League y la desarrollen junto a la UEFA. El FC Bayern dice no a la Superliga", detalla el comunicado.

En paralelo, el Director General del club, Karl-Heinz Rummenigge, también añade algunas palabras que apuntan directamente contra la actitud egoísta de crear una liga que deja por fuera a prácticamente todos los clubes locales alemanes: “El FC Bayern se solidariza con la Bundesliga. Fue y siempre es un gran placer para nosotros poder jugar como representante alemán en la Champions League. Todos recordamos con cariño nuestra victoria en la Liga de Campeones en Lisboa en 2020, un momento tan feliz que nunca se olvida. Para el FC Bayern, la Champions League es la mejor competición de clubes del mundo".
En cuanto a los problemas internos, ocurrió que los fanáticos ingleses lejos de apoyar la decisión tomada por los presidentes de sus equipos, se posicionaron completamente en contra del proyecto y comezaron a organizar manifestaciones y protestas exigiendo a sus equipos que se bajen de ese ridículo proyecto, mientras que levantaban bien en alto carteles con las leyendas como: “El fútbol nos pertenece a nosotros”.

Una de las más importantes, ocurrió el pasado martes cuando los fanáticos del Chelsea obstaculizaron el ingreso del micro donde viajaban sus jugadores. Los fanáticos se mostraron claramente en contra de las decisiones adoptadas por la directiva y estaban dispuestos a evitar que se disputará su encuentro ante Brighton  por la 32° fecha de la Premier League.

Finalmente, entre jugadores y fuerzas de seguridad pudieron dispersar a los manifestantes, y el partido pudo disputarse. Pero el mensaje era claro, la hinchada no estaba dispuesta a quedar fuera del circuito de UEFA y FIFA, solo por el deseo de unos pocos directivos de maximizar las ganancias del club.
Por otra parte, también hubo un gran número de oposiciones externas dispuestas a echar abajo la controversial iniciativa.

Las dos más importantes, fueron las posturas adoptadas tanto por FIFA, como por UEFA, advirtiendo que esta nueva liga representaba una amenaza directa contra las estructuras ya existentes.

Una de las voces más contundentes para expresarse en contra de lo ocurrido fue la de Gianni Infantino, el presidente de la FIFA, que se pronunció públicamente el pasado martes, durante el Congreso Ordinario de la UEFA. “Si algunos eligen seguir su propio camino, deben vivir con las consecuencias. Pero no quiero pensar en eso, porque la FIFA es una organización democrática y abierta. Todos pueden traer propuestas, pero siempre con respeto a las instituciones”.

En su discurso, también aprovecho a recordar que el fútbol no se trata de los beneficios económicos de unos pocos clubes multimillonarios, sino que existen un gran número de actores que se deben contemplar a la hora de tomar nuevas decisiones, actores que no fueron contemplados por quienes impulsaron este nuevo proyecto: “No hay duda de la desaprobación de la FIFA. La FIFA está aquí, y yo estoy aquí hoy como presidente de la FIFA, para brindar todo el apoyo al fútbol europeo, a la UEFA, a las 55 federaciones miembro de la UEFA y de la FIFA, a las ligas, clubes, jugadores y aficionados [...] Esas 12 instituciones que necesitan pensar no solo en sus accionistas, sino en la afición” y aclaró que se mostraría contundente con todos ellos si se disponían a seguir adelante. “Estás dentro o estás fuera”, sentenció.
Si bien la máxima autoridad de la UEFA, Aleksander Ceferin, fue el encargado de llevar adelante este Congreso, ya había dejado en claro su postura sobre el tema durante la jornada del lunes: “La UEFA y el mundo del fútbol están unidos contra la vergonzosa propuesta egoísta que hemos visto en las últimas 24 horas de unos pocos clubes selectos en Europa que se alimentan puramente de la codicia por encima de todo y que escupe en la cara de quienes aman el futbol”.

También aseguró que de seguir insubordinados en contra de las instituciones, no solo se iniciarán las acciones legales correspondientes, sino que también serían excluidos de las competencias internacionales, y que los propios jugadores que opten por jugar la Superliga Europea, no iban a poder ser convocados por sus correspondientes selecciones en las fecha FIFA.

Es decir, que entre otras cosas esta medida podía hacer que Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, y muchas otros jugadores de elite y personalidades que dieron forma al futbol de nuestra generación, quedaran imposibilitados de vestir los colores de sus selecciones nacionales para el Mundial Qatar 2022. Una idea que aterro a más de un fanático y jugador, provocando que integrantes del plantel del Liverpool se pronunciaran en contra de las medidas que estaban tomando sus propios diligentes.
Dos argentinos muy influyentes

En medio de las controversias, las voces de dos argentinos se mostraron muy contundentes en contra de la Superliga. Por un lado, Marcelo Bielsa, actual director técnico del Leeds United, que no tuvo recelos de cargar contra los protagonistas de este escándalo: “Los más poderosos lo son por lo que producen y lo que convocan. Pero el resto son indispensables. Y lo que le da salud a la competencia es la posibilidad de desarrollo de los débiles, no el exceso del crecimiento de los fuertes” apuntó.

Además, dejó en claro que esto no se trata de un problema exclusivo del deporte sino que “es la lógica que impera en el mundo, y el fútbol no está afuera de eso, es que los poderosos sean más ricos y que los débiles sean más pobres”.

Por otro lado, si bien no tiene su firma personal, se estima que el Papa Francisco tuvo gran injerencia en el comunicado que hizo público el Vaticano. El artículo titulado “En la Superliga de los ricos solo pierde el deporte” que se difundió a través de L'Osservatore Romano, el periódico del Estado del Vaticano, dice: “El dinero, el dinero en demasía, a menudo termina por arruinarlo todo, hasta las cosas más bellas. Porque el dinero da la posibilidad de comprarlo todo o casi todo, es el contrario de los sueños".

También, agrega que "Más que un círculo exclusivo -con los mejores juntado siempre con los mejores- lo que se acaba de presentar parece un grupo excluyente ya que el fútbol, como deporte, debería tener la inclusión como uno de sus valores cardinales", y agrega "El deseo es que se encuentre el modo de parar este desconsiderado intento que, además de barrer lo poco que todavía queda de creíble en el mundo del fútbol, amenaza con causar daños incalculables a todo el sector, visto el presumible descenso del interés hacia los campeonatos nacionales y copas europeas".
Una coyuntura desfavorable:

Cuando las cartas ya estaban sobre la mesa, salió a la luz información que permite evidenciar que este proyecto no se trata de algo nuevo ni espontáneo sino que responde a un intento finamente estudiado y evaluado por los diferentes clubes, presididos por Florentino Pérez.

En su idea original, Pérez se disponía a generar un cambio dentro de las estructuras del deporte, aterrado por la pérdida de terreno que venía experimentando el fútbol, en relación a otros deportes, un fenómeno que se producía ante la imposibilidad de atraer la atención de los más jóvenes.

Lamentablemente, lejos de conseguir o proponer un nuevo formato que le permitiera al deporte recuperar el interés perdido, optó por nuclear una liga donde solamente formarán parte los mejores del mundo, ya que en los planes originales se buscaba la posibilidad de incluir a River Plate, Boca Junior y Flamengo de Brasil, quienes finalmente no fueron invitados como consecuencia de la actual situación sanitaria.

Según la información aportada por fuentes anónimas del club brasileño “Hubo conversaciones entre Flamengo y miembros de la Superliga. Según los dirigentes del club, los europeos mostraron interés en incluir al club en el proyecto de forma fija”.

No obstante, para que el golpe pudiera dar resultado, los impulsores de la propuesta solo tenían una herramienta; seducir a los equipos con sumas exorbitantes de dinero. Pero en este nuevo contexto donde las canchas están vacías y la crisis sanitaria golpeó de lleno en la economía mundial, los clubes comenzaban a mostrar serias dudas en la viabilidad de la iniciativa.
Los clubes entre la espada y la pared y JP Morgan como gran ganador:

Tan 48 horas después del anuncio de la Superliga, ya los seis equipos ingleses se habían dado de baja, ante la presión de sus hinchas y del propio Boris Jhonson que estaba dispuesto a dar una batalla legislativa contra los clubes insubordinados. Le siguieron los italianos y finalmente los españoles, que con la única excepción del Real Madrid, que es el único equipo que se mantiene firme en la propuesta; Aunque claro no va a poder conformar una liga de un solo equipo.

Ahora, el problema al que se deben enfrentar los diferentes equipos, además de las sanciones anunciadas por FIFA y UEFA, es una cláusula del contrato que fija en 300 millones de euros, las multas que deberán abonar los clubes fundadores en caso de dar marcha atrás en la decisión.

Esta cláusula, propuesta por el presidente del Real Madrid, estaría relacionada con el préstamo de 3.520 millones de euros que recibió la Superliga del banco de inversión estadounidense JP Morgan.

Dicho banco, fue el encargado de facilitar el préstamo que permitirá la inyección económica necesaria para el lanzamiento de la liga, y que a cambio espera recibir 6.100 millones de euros en un plazo de 23 años, que finalmente fue boicoteado por las manifestaciones populares que se alzaban contra la iniciativa usurera de la Superliga.
Los memes:
Si bien, hace algunas décadas esta clase de medidas podían ser tomadas sin tener en cuenta la voluntad popular, a medida en que nos adentramos al siglo XXI la voz de las masas se hace oír con mayor fuerza. Puede parecer un dato menor, pero los memes acompañaron todo el proceso desde inicio a final y en ellos y en la cantidad de repercusión que conseguían se podía tener una clara noción sobre como era recibida la propuesta.

En un primer momento, los memes se centraron en algunos equipos ingleses como el Tottenham no estarían a la altura de la nueva liga, y como es que Florentino Pérez estaba dispuesto a hacer lo que quería, solo por que contaba con el dinero para hacerlo;
Pero al poco tiempo, cuando el presidente de la UEFA anuncio que de seguirse adelante con la ESL los equipos que la integren dejarían de ser parte de los campeonatos europeos comenzaron a surgir nuevos memes que apuntaban a como se vería una Champions League sin la mayor parte de sus protagonistas, y como afectaría en La Copa del Mundo, si es que los jugadores que integraran la liga no pudieran formar parte.
Por último, están los que comenzaron a surgir cuando las hinchadas se levantaron contra la ESL y el proyecto se vino abajo en cuestión de horas y como es que Real Madrid quedo completamente solo en medio de todo esto.
Publicidad - Fatica