infoNativa

Se desarrolla el juicio “La escuelita VIII” de crímenes de Lesa Humanidad en Neuquén


03 de febrero de 2024

Continúan las audiencias del tramo número 8 del juicio “La Escuelita” donde, por primera vez en la región, se juzga a responsables civiles por brindar cobertura judicial a crímenes de Lesa Humanidad cometidos contra 22 víctimas de las cuales 14 continúan desaparecidas.

Francisco Amusategui

El pasado jueves 1 de febrero y viernes 2, se realizó la sexta jornada del juicio “La Escuelita VIII” en el que se juzga la responsabilidad de funcionarios judiciales durante la última dictadura cívico-militar. Los imputados son el exjuez Pedro Laurentino Duarte y el exfiscal Víctor Marcelo Ortiz.

Durante esta ocasión se reanudaron las audiencias en las que declararon víctimas y testigos propuestos por las partes acusatorias. Los declarantes fueron Dora Seguel, Juan Manuel Pincheira, Gladys Durán de Chávez, Maite Oliva y Juan Pablo Boholavsky.

 

Las declaraciones

La primera declarante fue Dora Seguel, que fue secuestrada el 14 de junio de 1976 en el CPEM 6 de la ciudad de Cutral Có junto a su hermana Argentina. Dos días antes, había sido secuestrada Arlene Seguel, hermana mayor de Dora y Argentina. Ambas fueron trasladadas desde la Unidad 9 de Neuquén al centro de detención clandestino “La Escuelita”, en ese entonces ubicado en Bahía Blanca. Una semana después de permanecer detenidas, fueron liberadas y arrojadas a una ruta cercana a la ciudad de Bahía Blanca. A día de hoy, Arlene Seguel continúa desaparecida.

 “Dora Seguel durante su declaración frente al tribunal”

Durante la declaración de Dora Seguel, la fiscalía intentó probar que los secuestros de Dora y sus hermanas eran de público conocimiento en la ciudad de Cutral Có, ya que durante las declaraciones indagatorias Duarte y Ortiz habían dicho no tener conocimiento de las desapariciones. Seguel habló de una cena que había organizado el interventor de la intendencia de Cutral Có con las familias conocidas de la comunidad para contar que Dora y sus hermanas supuestamente eran guerrilleras.

El segundo declarante fue Juan Manuel Pincheira, hijo de Miguel Ángel Pincheira, desaparecido el 14 de junio de 1976 durante el operativo Cutral Có. Pincheira relató la desaparición de su padre, pero no dió datos que pudieran comprometer a los acusados.

Luego fue el turno de Gladys Durán de Chávez, esposa de Carlos Chávez, trabajador de YPF también desaparecido durante el operativo Cutral Có el 14 de junio de 1976. Ella describió cómo secuestraron a su esposo y el proceso legal de buscarlo. El fiscal se detuvo allí y preguntó si algún funcionario judicial la había atendido al presentar el habeas corpus, a lo que Durán respondió por la negativa: nunca le permitieron entrevistarse con un juez o un fiscal.

El testimonio de Gladys Durán favoreció la teoría de que los secuestros del operativo Cutral Có eran de público conocimiento en la ciudad. Ella mencionó que sabía de la desaparición de Miguel Ángel Pincheira y las hermanas Seguel solo por lo que decían los vecinos. “Era una comunidad muy chica, nos conocíamos todos”, explicó.

La cuarta persona que declaró fue Maite Oliva, una periodista neuquina que fue secuestrada junto con su esposo Enrique Esteban el 23 de julio de 1978 en Neuquén capital. Los encapucharon y separaron llevando a cada uno en un auto individual. Ella fue liberada inmediatamente en una ruta cerca de la localidad rionegrina de Villa Regina, pero Esteban permaneció dos meses desaparecido.

En el caso de Oliva fue esencial la participación de una cadena de colegas periodistas de la región que se encargaron de poner el nombre de Enrique Esteban en todos los medios locales y nacionales para dar con su paradero. “La reacción de los periodistas fue emocionante”, contó. Finalmente, Enrique Esteban apareció en Tres Arroyos, Rìo Negro, hecho que se volvió público casi inmediatamente. Lo trasladaron a la U9 donde permaneció detenido por otro periodo de tiempo hasta que finalmente fue liberado.

A pesar de haber realizado la denuncia policial casi inmediatamente, Oliva declaró que sabía por su actividad periodística que las denuncias y los habeas corpus “sólo eran trámites formales” a los que no se les daba seguimiento más allá de preguntar el paradero sin investigación posterior.

 “Madres de Plaza de Mayo estuvieron presentes durante las audiencias del jueves 1”

El último declarante fue un testigo experto que, además, es también hijo de desaparecido. Juan Pablo Bohoslavsky es abogado y doctor en derecho con una amplia trayectoria de participación en juicios por crímenes de Lesa Humanidad en los que se juzga a personal judicial. La querella presentó su libro “¿Usted también, doctor?” como evidencia material para su utilización en la causa. El libro trata diversos casos en los que jueces y fiscales fueron cómplices de delitos de Lesa Humanidad en la última dictadura cívico-militar. La defensa intentó desestimar la obra como evidencia.

Bohoslavsky explicó que “es clave el aparato judicial en los gobiernos autoritarios” y que éste cumple dos funciones: una de control social, donde garantiza la impunidad y es intencionalmente ineficaz en el cumplimiento de sus funciones; y otra de préstamo de legitimidad, donde la corte suprema nombrada por la Junta dio legitimidad jurídica al gobierno de facto. “La justicia fue el último eslabón en la cadena de impunidad”, declaró posteriormente.

 

El operativo Cutral Có

Se llamó “operativo Cutral Có” a una serie de secuestros ocurridos en la localidad neuquina homónima entre los días 12 y 15 de junio de 1976. Allí se secuestraron más de una veintena de personas que fueron trasladadas, en primera instancia, a la U9 de Neuquén y después enviadas a Bahía Blanca, General Roca o Rawson. Arlene Seguel, Carlos Chávez y Miguel Ángel Pincheira, familiares de los declarantes, continúan desaparecidos.

 

Los imputados

Pedro Laurentino Duarte fue miembro del ejército y actuó como jefe de la sección Justicia de la VI Brigada de Infantería de Montaña de Neuquén con el grado de Mayor hasta pocos días antes de ser designado titular del Juzgado Federal de Primera Instancia el 2 de agosto de 1976, cargo que ocupó hasta 1984. Víctor Marcelo Ortíz era secretario de ese mismo juzgado cuando fue nombrado fiscal federal el 23 de septiembre de 1976. Se mantuvo en el cargo hasta 1985.

Duarte y Ortiz llegaron a este juicio acusados en carácter de autores del delito de omisión de promover la persecución penal y de partícipes secundarios de la privación ilegal de la libertad, cometida por funcionario público, agravada por el empleo de violencia, y por ser la víctima perseguido político. El ex juez federal también llegó como imputado del delito de prevaricato, una figura especial que reprime al juez que dictare resoluciones contrarias a la ley o fundadas en hechos falsos.

 

Cómo sigue el juicio

Las próximas jornadas de audiencias se llevarán a cabo el 14 de febrero y se prevé que se realizará una más durante finales de este mes o principios de marzo. Para el momento de escritura de esta nota, no se han publicado quiénes declararán en esas fechas.

Francisco Amusategui

Estudiante de Lic. en Comunicación Social de la Universidad Nacional del Comahue. Periodista de oficio.

Compartir esta nota en